TEATRO

Musicales para las masas: el género se reinventa en Internet

Grandes nombres del teatro musical y estrellas del cine como Meryl Streep triunfan con versiones ‘online’ de los grandes títulos

Meryl Streep, Christine Baranski y Audra McDonald, en el homenaje a Stephen Sondheim por su noventa cumpleaños. En vídeo, fragmento de la actuación de las tres actrices por videollamada.Vídeo: Reuters

El 90º cumpleaños del legendario compositor Stephen Sondheim iba a ser un ejemplo de cómo se celebran las cosas en Broadway: cien de los pesos más pesados del teatro musical se iban a reunir el 16 de mayo en el Symphony Space de Nueva York para un concierto de unas ocho horas de duración, cuyas prohibitivas entradas llevaban meses agotadas. No ocurrió, como tampoco ocurrió prácticamente ninguno de los eventos culturales previstos para la primavera de 2020. Sí se celebró, el 26 de abril, un concierto similar, solo que adaptado a la estética del coronavirus: desde casa de los artistas, con medios caseros y por Internet. Y sucedió algo más reseñable: Stephen Sondheim tuvo a sus 90 años su primer momento de viralidad, no solo entre sus fans, sino en el mundo entero. Christine Baranski, Audra MacDonald y Meryl Streep convirtieron la canción The Ladies Who Lunch, de Company, en un trio, que interpretaban mientras bebían en bata, y dieron en una de las imágenes de la cuarentena. De inmediato, esa estampa quedó canonizada en las redes. Se compartieron, se diseccionaron y se convirtieron en meme.

Es raro que una canción de un musical enamore en masa. Normalmente, el género se le suele atragantar al público general. Pero este no es un momento normal y el teatro musical está experimentando un boom digital durante el confinamiento. Con las funciones paralizadas y los actores en casa, las redes se han llenado de actuaciones grabadas por ellos mismos desde sus salones, con un toque de informalidad y espontaneidad casi nunca permitido en el teatro y que funciona especialmente bien en el mundo online. La veterana Patti LuPone cuelga en Twitter arengas políticas o actuaciones desde su sótano. Ben Platt, que ganó el Tony en 2017 por Dear Evan Hansen, cantó en Twitter lo que pidiera su público todos los sábados de abril.

Al poco, estos vídeos se fueron monetizando en incontables programas para recaudar fondos con el mismo resultado de hacer ruido en las redes. El dueto que el compositor y actor Lin Manuel Miranda y el propio Platt hicieron de New York, New York el 8 de mayo también logró su momento viral. Este sábado habrá una variación del formato, donde de nuevo se juntarán las estrellas del género: Lin Manuel Miranda, Audra MacDonald, Laura Benanti, Judy Kuhn o Philipa Soo. Es la jet set del género y no será el primer directo de casi ninguno. El 11 de junio habrá otro, en homenaje a las funciones que no se están interpretando.

Fragmento de una actuación musical en homenaje a Nueva York.Vídeo: TWITTER

Disney fue la primera en sacar rédito de la nueva moda. Rápidamente organizó dos programas de televisión en el que estrellas de sus películas cantaban desde sus casas canciones de sus películas clásicas: está disponible en Disney +. A mediados de mayo anunció que el 3 de julio estrenaría en su plataforma Hamilton, de Lin Manuel Miranda, el musical más exitoso en la memoria reciente y cuya versión filmada estaba guardada como oro en paño para proyectarse en cines de todo el 15 de octubre de 2021.

Pocas veces el musical ha estado tan accesible, y menos veces aún había sido tan bien recibido. “Fuera de los países anglosajones ha sido históricamente difícil romper la barrera cultural e idiomática. Es una tradición que no hay en otras culturas y, por el tema del idioma, son obras difíciles de exportar manteniendo su riqueza: no son solo chicas levantando la pierna porque no es solo un espectáculo estético”, explica el productor teatral Fernando de Luis-Orueta. “Pero las nuevas generaciones han viajado más, hablan mejor el idioma, tienen más contacto con la cultura anglosajona. Y, a la vez, hay cada vez más actores de musical en series, algo que sin duda influye lo que vemos”. Ben Platt protagoniza The Politician en Netflix, Christine Baranski o Bernadette Peters se pueden ver en The Good Fight y la propia LuPone oficia en Hollywood. Puede resultar más fácil conectar con una interpretación de alguien cuyo rostro resulta conocido.

Cada viernes de abril y hasta mediados de mayo, Andrew Lloyd Webber, el compositor de más éxito comercial de estas obras (Evita, Jesucristo Superstar, Cats), estuvo mostrando un musical suyo en YouTube. También tuvo un éxito razonable: la emisión de El fantasma de la ópera logró incluso un par de trending topics en Twitter. Pero las imágenes desde un teatro no tuvieron el mismo impacto. Actuaban más como un recuerdo del mundo exterior, algo lejano. Hay algo que se ha ganado al trasladar las clásicas canciones al ahora, sin focos, sino en los salones y con bata. De repente, el viejo género tiene un mundo nuevo que explorar. El 11 de mayo, Stephen Sondheim, con 90 años y 50 días, se abrió una cuenta en Instagram.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Tom C. Avendaño

Subdirector de la revista ICON. Publica en EL PAÍS desde 2010, cuando escribió, además de en el diario, en EL PAÍS SEMANAL o El Viajero, antes de formar parte del equipo fundador de ICON. Trabajó tres años en la redacción de EL PAÍS Brasil y, al volver a España, se incorporó a la sección de Cultura como responsable del área de Televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS