MUERE EL POETA LAWRENCE FERLINGHETTI
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El mejor cerebro de su generación

La poesía de Ferlinghetti nos advierte, casi verso a verso, de lo que hemos hecho mal

Lawrence Ferlinghetti  y Allen Ginsberg, en los años setenta en Londres.
Lawrence Ferlinghetti y Allen Ginsberg, en los años setenta en Londres.Rue des Archives (CORDON PRESS)

En una promoción de genios, Lawrence Ferlinghetti fue el primero que se enteró de casi todo. El primero en saber que “el poeta es un bárbaro subversivo” a las puertas de la ciudad que viene a salvarnos de la propia ciudad. Y que la poesía “está hecha de pensamientos nocturnos” e irrefutables ganas de follar con la vida. Y que Picasso o Fidel Castro, a los que dedica sendos poemas, no son más importantes que un risco o un tendal con ropa interior puesta a secar. El primero en darse cuenta de lo que significaba que la poesía era política, es decir, un instrumento de pacificación al servicio de la historia, una fábrica de utopías, el camión escoba de los enmudecidos por el sistema, una brújula para detectar caminos falsos.

Más información

Ferlinghetti fue un poeta de éxitos enormes (Un Coney Island de la mente vendió en pocos años cerca del millón de ejemplares, y no sólo en librerías, sino en supermercados, gasolineras o droguerías) que han quedado en parte difuminados por los de sus compañeros, en general más excitados por la fama o la pulsión a devenir en símbolos de su época, pero a los que editó y sostuvo con infrecuente generosidad. Su poesía, tan atenta a lo minúsculo, suele, sin embargo, elevarse para trazar, desde esas alturas, planos de lo real, el dibujo de lo que hace el tiempo con nosotros.

Declamatoria sin dejar de ser intimista, clásica en el uso de los recursos, pero de aliento y mirada vanguardistas, e inspirada a partes iguales en la calle y en los autores de referencia de la literatura universal, la poesía de Ferlinghetti, quizás el mejor cerebro de su generación, nos advierte, casi verso a verso, de lo que hemos hecho mal (tantas cosas) y nos señala lo que aún, por no estar del todo estropeado, podemos intentar arreglar. Un faro moral hoy más que nunca.

Jesús Aguado es poeta y traductor estudioso de la generación ‘beat’.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción