La plaza de Las Ventas abre sus puertas el 2 de mayo tras un año de cierre

Se celebrará un festival benéfico con el aforo reducido al 25% de las 24.000 localidades

Paseíllo en la plaza de Las Ventas.
Paseíllo en la plaza de Las Ventas.Joaquin Arjona

La plaza de toros de Las Ventas abre sus puertas este domingo, 2 de mayo, para celebrar un festival a beneficio de los sectores taurinos más afectados por la pandemia. Este espectáculo, organizado por el Centro de Asuntos Taurinos (CAT) de la Comunidad de Madrid, es todo un acontecimiento porque el coso madrileño permanece cerrado desde el 12 de octubre de 2019 a causa de la crisis sanitaria por el coronavirus.

Una modificación de la normativa sanitaria del Gobierno regional ha permitido este festejo, que se celebrará con el 25% del aforo de la plaza, que es de 24.000 localidades, por lo que solo han estado disponibles 6.000 entradas, agotadas a las pocas horas de ponerse a la venta.

El festejo comenzará a las 18.00 y en el cartel figuran novillos de las ganaderías de El Capea, Juan Pedro Domecq, Garcigrande, Victoriano del Río, Fuente Ymbro, Jandilla y El Parralejo, que lidiarán el rejoneador Diego Ventura, los matadores Enrique Ponce, Julián López, El Juli, José María Manzanares, Miguel Ángel Perera, Paco Ureña y el novillero Guillermo García, alumno de la Escuela José Cubero Yiyo.

Según el CAT, el espectáculo contará con numerosas medidas de seguridad para evitar contagios. Así, se tomará la temperatura a todos los asistentes, será obligatorio el uso de mascarilla, se mantendrá la distancia de metro y medio entre los espectadores y estará prohibido fumar en todo el recinto. Asimismo, no funcionarán los ascensores, ni habrá servicio de bar ni almohadillas.

Una larga sequía taurina

El 13 de octubre de 2019 fue el último día que la plaza de Las Ventas abrió sus puertas para acoger un festejo taurino. Fue la final del certamen Camino hacia Las Ventas, en el que participaron alumnos de las escuelas taurinas de la comunidad madrileña, y cuyo premio final es la participación en una novillada con picadores en el coso de la capital. Álvaro Burdiel, un chaval nacido en Sevilla, en 1998, fue el triunfador de la tarde, cortó una oreja a cada novillo de su lote y salió a hombros por la puerta grande.

Nadie imaginaba entonces que esa entrada y salida al túnel de la gloria permanecería cerrada durante un año y medio a causa de una pandemia. De hecho, Simón Casas y Rafael García Garrido, gestores de la plaza, diseñaron una Feria de San Isidro 2020 “cargada de sorpresas”, según los empresarios, que se iba a presentar el 25 de marzo en una gala en el cine Capitol de la Gran Vía madrileña y que tuvo que ser suspendida.

La declaración del estado de alarma el 15 de marzo obligó a la suspensión de la novillada inaugural de la temporada, prevista para el 22 del mismo mes, en la que estaban anunciados Fernando José Plaza, Alejandro Adame e Isaac Fonseca, con reses de Fuente Ymbro. A continuación, corrieron la misma suerte la novillada del 29 de marzo y las corridas previstas para el Domingo de Ramos y el de Resurrección.

Posteriormente, la Feria de San Isidro, la más larga e importante del mundo taurino, fue oficialmente suspendida el 24 de abril, tras una reunión celebrada dos días antes entre la empresa de la plaza, la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid y el Centro de Asuntos Taurinos. Se anunció entonces que el resto de la temporada quedaba supeditada a las directrices de las autoridades sanitarias, de modo que se podrían celebrar festejos en el otoño si las circunstancias lo permitieran.

Pero toda esperanza se fue difuminando a lo largo de la temporada; no solo no se abrieron las puertas de Las Ventas, sino que la Comunidad prohibió festejos anunciados en Alcalá de Henares, San Sebastián de los Reyes y Aranjuez, entre otras localidades.

Mientras tanto, en el resto de España se celebraron 62 corridas de toros, 14 novilladas, 12 espectáculos de rejoneo y 11 festivales; en total, 99 festejos frente a 991 del año anterior. Y solo una corrida se celebró en una plaza de primera, en Córdoba, el 12 de octubre, un mano a mano entre Morante de la Puebla y Juan Ortega.

Ahora, por fin, un año y medio después, se anuncia un espectáculo taurino en Las Ventas con un aforo limitado, los toreros vestidos de corto y con un tufo político del que la afición siempre ha pretendido huir. La Comunidad de Madrid ha organizado este festival benéfico el día del cierre de la campaña electoral autonómica, y en contra de las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, lo que le confiere al festejo una evidente connotación política.

Sea como fuere, se espera que sea el inicio de una temporada taurina normalizada en la primera plaza del mundo en un corto plazo de tiempo. Mientras tanto, solo 6.000 espectadores podrán sentarse de nuevo en los tendidos para presenciar un espectáculo menor, que será retransmitido por Telemadrid y la cadena de pago Movistar.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS