Las pruebas médicas descartan que Emilio de Justo sufra “fracturas de gravedad” en la zona lumbar

El torero continúa ingresado y aún se desconoce el tiempo que deberá estar apartado de los ruedos

Emilio de Justo, junto al equipo médico que lo atiende.
Emilio de Justo, junto al equipo médico que lo atiende.

Los resultados de la resonancia y las pruebas radiológicas realizadas al diestro Emilio de Justo en el hospital Asepeyo de Coslada (Madrid) descartan “fracturas de gravedad”, como sospechó en una primera exploración el equipo médico que lo atendió en la enfermería de la plaza de toros de Leganés, donde este pasado domingo sufrió dos aparatosas volteretas.

Un comunicado emitido por el entorno del torero añade que “no obstante, en la zona del sacro hay una importante hinchazón y un fuerte hematoma que hace que tenga que seguir en observación un día más ingresado para evaluar otras posibles lesiones”.

Emilio de Justo ingresó en la enfermería tras pasear las dos orejas de su primer toro, un animal encastado que lo volteó con fiereza en dos ocasiones durante la faena de muleta. En la primera, el diestro quedó tendido en la arena al ser zancadilleado por el toro, que lo enganchó por las zapatillas y le dio una vuelta de campana sobre sí mismo mientras pasaba por encima del cuerpo del torero; en la segunda, De Justo fue prendido al entrar a matar y, sorprendentemente, se repitió por dos veces la escena anterior.

El torero quedó maltrecho y seriamente conmocionado; dio la vuelta al ruedo entre gestos de dolor y pasó a la enfermería, desde donde fue trasladado al hospital.

A pesar de las buenas noticias, la nota añade que “todavía es pronto para determinar el tiempo que necesitará para su recuperación definitiva”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS