“Yo no vendí el ‘galileo’. He entregado a la policía francesa el catálogo”, afirma el librero que puso a la venta el tratado según la Biblioteca Nacional

Patrice Sourget, el bibliófilo conocido como el librero del Elíseo, afirma en una entrevista exclusiva que nunca tuvo en sus manos el ‘Sidereus nuncius’ robado en Madrid, en contra de lo que sostienen el investigador Nick Wilding y el exfalsificador Marino Massimo De Caro

Páginas de la copia falsa del tratado astronómico 'Sidereus nuncius', de Galileo.
Páginas de la copia falsa del tratado astronómico 'Sidereus nuncius', de Galileo.BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

La policía de París ha visitado al librero Patrice Sourget, de 71 años, en busca del Sidereus nuncius, el libro de Galileo Galilei robado en la Biblioteca Nacional de España. La visita de los agentes al afamado bibliófilo en su casa de Chartres, localidad a una hora de la capital francesa, se produjo días después de que EL PAÍS revelara la desaparición del tratado de astronomía, editado en Venecia en 1610, y tras la entrevista de este diario al conocido exfalsificador Marino Massimo De Caro en la que asegura que vendió a Sourget un original de la misma obra. El librero entregó a los gendarmes el catálogo donde se anunció el Sidereus nuncius y respondido a sus preguntas. Un informe de la BNE concluye que esta librería francesa puso a la venta el ejemplar robado en Madrid. La institución tardó más de cuatro años en denunciar la sustracción a la policía.

Más información
La Biblioteca Nacional ocultó durante cuatro años el robo de una obra original de Galileo
“Yo vendí en París el ejemplar de Galileo que busca la Biblioteca Nacional”

Patrice Sourget es uno de los bibliófilos más conocidos de Francia. Se autodefine como “el librero de los presidentes de la República”, confiesa que ha tenido a varios de ellos como clientes y cuenta con orgullo anécdotas sobre sus visitas al Elíseo. Estudió Ciencias Políticas en París y dejó la banca para crear un club donde cautivó a millonarios y financieros para que invirtieran en libros antiguos. En 1983 fundó en Chartres su librería, hoy cerrada. Su esposa, entonces magistrada, abandonó su carrera para acompañarle en la aventura. Dos de sus hijas han seguido sus pasos y tienen establecimientos de libro antiguo en la capital francesa. Sourget aceptó un encuentro cara a cara en su domicilio, pero finalmente su familia pidió por seguridad ante la pandemia que esta entrevista exclusiva con EL PAÍS se celebrara por videoconferencia.

El librero francés Patrice Sourget, en una imagen sin datar.
El librero francés Patrice Sourget, en una imagen sin datar.

Pregunta. ¿De qué conoció a Marino Massimo De Caro, el falsificador condenado en 2013 a ocho años en Italia por robar centenares de libros en una biblioteca pública?

Respuesta. Lo conozco muy bien. Me llamó a través de un amigo librero italiano y me preguntó si podían venir a verme a Chartres. Buscaban un cliente para vender una biblioteca. Mi primera impresión de Massimo fue excelente. Esa es la parte diabólica de ese individuo, es un personaje de novela, no tenía nada de vulgar. [Su esposa, atenta a la conversación dice no estar de acuerdo]. Sabía mucho más que yo porque mi especialidad no son los libros de ciencia. Me dijo que iba a publicar una bibliografía de Galileo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

P. De Caro afirma que le vendió a usted un original del Sidereus nuncius.

R. Ese es el problema, pero evidentemente nunca me ha vendido un Sidereus nuncius. Si me lo hubiera vendido tendría una factura a nombre de la librería Sourget y tendría en 2005 en su cuenta bancaria el pago correspondiente. Estamos en Francia y este país se distingue por la administración fiscal más severa del mundo. Aquí no se puede pagar en efectivo. De Caro es un personaje de novela, es un personaje excepcional y es el más grande mentiroso que he visto nunca. Usted tiene que ver la diferencia entre un hombre que ha mentido a la policía, a los libreros, a los clientes, a los periodistas, y un hombre como yo que en mis 50 años de bibliófilo nunca me han pillado mintiendo. Él se ha pasado la vida mintiendo, es su profesión.

P. Pero, le ofreció el libro y usted lo incluyó en su catálogo.

R. A principios de 2005 recibí una llamada de Massimo. Me preguntó si aceptaría catalogar el Sidereus nuncius. Mi respuesta inmediata fue que sí. En aquella época De Caro todavía tenía una reputación excelente. En nuestra profesión todo se basa en la confianza, el día que la pierdes ni existes ni tienes un cliente. Me propuso enviarme fotografías y la ficha del libro. Él era más competente que yo para hacerla. Recibí la descripción y las fotos y lo incluí en el catálogo, pero no acepté poner en el libro el precio. Un librero no puede poner un precio a un libro si no lo ha tenido en sus manos. Hay que ver su encuadernación, su estado. Nunca tuve el libro en mis manos.

P. Entonces, ¿por qué acepto catalogarlo?

R. En el ámbito de la bibliofilia no es algo habitual, pero con obras excepcionales ocurre. Una vez tuve en el catálogo una carta de Cristóbal Colón de 1495 a petición de una librería de París. En este caso era prestigioso tener ese libro en el catálogo. Me ayudaría a tener clientes nuevos en el ámbito científico y si se vendía De Caro me daría un 10% del precio de venta que yo no conocía. Si alguien se interesaba tenía que darle la dirección de Massimo que era quien tenía el libro. Pero no logré nada. En cambio, el 3 de septiembre de 2005 me llamó un empleado y me dijo que tres policías de Orleans preguntaban por mí. Me dio miedo, no sabía qué ocurría.

P. ¿Qué querían esos policías?

R. Venían a buscar el Sidereus nuncius. Había una investigación en Italia sobre ese libro. De Caro debió de decir que me había vendido ese libro y vinieron dos veces a mi casa porque había salido en mi catálogo. Se fueron sin el libro.

P. Se trataría de otro ejemplar del Siderus nuncius que fue robado en Italia. [Existen varios ejemplares de esta obra]. Entonces, en la Biblioteca Nacional de España no sabían, todavía, que les habían robado su original.

R. Aquellos policías de Orleans venían por una investigación judicial italiana.

P. De Caro afirma que usted le compró el libro de Galileo por 500.000 euros.

R. En mi contabilidad no está esa factura y no tengo cuentas en Suiza. Estaría bien que le dé a usted la factura que le hizo la librería y que le enseñe el pago de Sourget. No me sorprende, él es así. Hace un año recibí otra visita de la policía.

P. ¿Otra visita relacionada con De Caro?

R. Sí, vino un policía de Chartres y me preguntó si conocía a Massimo. Me dijo que De Caro afirmaba que me había vendido otra obra distinta, un libro en latín, un libro pequeño y sin valor. Le dije que ese hombre llevaba años mintiendo, le dije que me enseñara la factura y ahí terminó todo. No es su primera tentativa de decir que ha vendido (libros) a Sourget. Todo es falso. Nunca estuve tentado en comprar el Sidereus, no conozco bien el libro ni tengo clientes.

P. ¿Le contó De Caro la procedencia del libro?

R. Nunca, ni le pregunté de dónde venía. Tenía confianza en él.

P. El profesor Nick Wilding, el gran experto en Galileo de la universidad de Georgia (EE UU), dice que habló con usted por teléfono en 2016 y que usted le afirmó que el Sidereus nuncius de su catálogo había sido confiscado por la policía francesa. Su testimonio aparece en un informe oficial de la BNE.

R. Eso es falso, lo que yo le conté fue lo de la visita de los policías de Orleans. Es muy grave lo que dice ese profesor. Estoy sorprendido. No sé si el profesor habla bien francés, me debió de entender mal. Me parece escandaloso, es muy grave, hablaré con mis abogados. La prueba está aquí, en Francia, habrá un informe sobre el caso en Orleans.

P. ¿No se interesó nadie por el galileo de su catálogo?

R. No, lo único que recibí fue la visita de los tres policías. Yo era un gran librero de la época. Como iba a arriesgarme a incluir en mi catálogo un libro robado, yo con una mujer jueza. Sería un idiota total.

P. Pero no se supo que el libro había sido robado en España hasta 2018. La BNE cree que el libro con el que se sustituyó el original robado lo falsificó De Caro.

R. Ah, pues no se fíen de las facturas que presente De Caro, podrían ser falsas.

P. ¿Conoce a Daniel Pastore, librero socio de De Caro, y a César Ovidio Gómez (sospechoso de haber robado el Sidereus nuncius)?

R. No, no los conozco.

P. ¿Se ha puesto en contacto con usted la policía española?

R. No, hace unas tres semanas la policía francesa fue a ver a mis hijas pensando que ellas se habían ocupado de este asunto. Luego vinieron a verme y me pidieron fotocopia del catálogo del 2005 donde aparecía el Sidereus nuncius y la lista de precios. Hicieron preguntas, les envié un texto explicativo sobre lo que había pasado y les pedí que hablaran con sus colegas de Orleans. En 2005 vinieron por una investigación de Italia, ahora vienen por otra de España. No me han dado tantos detalles como usted porque es una investigación judicial.

Testimonios contradictorios

Marino Massimo De Caro, el exfalsificador italiano de 49 años, condenado a ocho años de prisión por expoliar centenares de libros de la biblioteca que dirigía en Nápoles y sospechoso de ser el autor del facsímil del Sidereus nuncius con el que se dio el cambiazo por el libro original en la Biblioteca Nacional, afirma que él vendió en 2005 a Patrice Sourget un ejemplar auténtico de esta obra de Galileo Galilei. “Sourget miente. Él me compró el libro y lo pagó. No hay factura porque fue vendido en negro. Pagó el libro en una cuenta en Suiza de una de mis sociedades, Nuncius o Príncipe, no recuerdo en cuál. Las cuentas las cerré en 2012”, asegura por teléfono.

 

De Caro se reafirma en las recientes declaraciones que hizo a este diario en Verona (Italia) y a la pregunta de si el librero francés tenía suficiente liquidez para abonar 500.000 euros por el libro responde así: “Me pagó 450.000 euros por el libro y entregó un ejemplar del Ketham, un libro de medicina, valorado en unos 50.000. Este hombre es millonario, también me compró una colección de 25 libros de Galileo por unos dos millones. Se la vendimos y se la recompramos. Al final salió a subasta en Londres. Le pregunté cómo le había ido con el nuncius y me respondió: ‘lo vendí’. Quizás está protegiendo a su cliente. Tenía clientes muy importantes”.

 

Nick Wilding, el profesor de la universidad de Georgia (EE UU) que avisó en 2018 a la Biblioteca Nacional de que el ejemplar que exponían en su catálogo era una falsificación, afirma que cuando telefoneó al librero Sourget para interesarse por la obra, este le dijo que había sido confiscada por la policía francesa. “Le pregunté por el nombre de los oficiales y dijo que no lo sabía, ni del departamento al que pertenecían. Le expuse mi sorpresa de que entregara un libro tan valioso sin conocer la identidad de los receptores. No fue un malentendido”, señala.

 

El considerado máximo experto en la obra de Galileo Galilei exhibe un correo de Sourget en el que este responde que el Sidereus nuncius por el que se interesó había sido retirado del catálogo. Wilding asegura que en una conversación telefónica con Sourget que duró unos 25 minutos el librero le aseguró que había comprado el libro a De Caro y al librero italiano Filippo Rotundo. “Lo que le ha dicho ahora a usted es completamente contradictorio con lo que me dijo a mí”, sostiene.

El informe de la Biblioteca Nacional sobre el robo del Sidereus nuncius elaborado por Javier Docampo se sostiene en las investigaciones del profesor británico. Según sus conclusiones, el libro que se ofreció en la librería Sourget es el original que se robó en la BNE.

 

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

José María Irujo

Es jefe de Investigación. Especialista en terrorismo de ETA y yihadista, trabajó en El Globo, Cambio 16 y Diario 16. Por sus investigaciones, especialmente el caso Roldán, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Ortega y Gasset y el Premio Internacional Rey de España. Ha publicado cinco libros, el último "El Agujero", sobre el 11-M.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS