Córdoba ganó una estación de AVE y perdió el mayor palacio del Imperio Romano

Unas jornadas reviven la destrucción hace 30 años del gran complejo construido por el emperador Maximiano Hercúleo en el siglo III. Las administraciones priorizaron la infraestructura para la Expo de Sevilla sobre la protección del patrimonio

Vista aérea de la zona palatina del yacimiento de la Cercadilla, el 22 de mayo de 1991, dos días antes de la entrada de las excavadoras.
Vista aérea de la zona palatina del yacimiento de la Cercadilla, el 22 de mayo de 1991, dos días antes de la entrada de las excavadoras.Rafael Hidalgo
IN ENGLISH
In Spain, loss of Roman Empire’s largest palace for a high-speed train station still hurts

Fue descomunal, brutal, un gigantesco atentado contra el patrimonio histórico, un expolio sin matices. “Una herida aún abierta”, según Camino Fuertes, arqueóloga de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, que este martes pronuncia la conferencia 30 años del yacimiento de Cercadilla para recordar que se cumplen ahora tres décadas de la destrucción del palacio imperial romano de Córdoba, levantado por el emperador Maximiano Hercúleo entre los años 293 y 305. “Un dolor enorme”, recuerda Ana Zamorano, presidenta de la asociación Amigos de Medina Azahara, que ha organizado otras jornadas en línea ―Cercadilla, la pérdida de la inocencia―. El complejo, que ocupaba ocho hectáreas, comenzó a ser arrasado en mayo de 1991 para edificar la estación del AVE en la ciudad andaluza.

Ya en el siglo XIX, sobre los terrenos que ocupaba el complejo palatino se construyó la estación de tren de Cercadilla, que incluía un pequeño edificio, un apeadero, un aparcamiento y un nudo ferroviario que permitía a los convoyes cambiar de sentido. El 22 de mayo de 1991, con la decisión tomada de sustituir la vieja estación por una nueva para el AVE, entraron las excavadoras para horadar el subsuelo y destruir el palacio y su entorno. Los arqueólogos trabajaron a toda prisa para intentar salvar lo posible. Pero las máquinas, en pocos días, habían arrasado ya medio kilómetro lineal y unos 200 metros de ancho. La prensa del momento hablaba de “lápidas, mosaicos, un teatro romano, un templo, un circo, un anfiteatro, un palacio” destruidos.

Maqueta del 'palatium' de Cercadilla, en Córdoba.
Maqueta del 'palatium' de Cercadilla, en Córdoba.R. Hidalgo

Los arqueólogos que excavaban el yacimiento ―un estudiante universitario había alertado de la aparición de una gran galería abovedada― dormían junto a los restos para evitar su demolición por la noche e insertaban anuncios en prensa para que no fuese devastado un conjunto “mayor que el Foro de Trajano en Roma”, como lo definió Rafael Hidalgo, codirector de las excavaciones. Pero las administraciones locales, regionales y nacionales ya habían tomado su inapelable decisión: el AVE entre Madrid y Sevilla, donde en 1992 se iba a inaugurar la Exposición Universal, tenía que parar en Córdoba en ese exacto lugar. Y así fue.

“Fue un expolio, se orquestó una campaña de fake news contra el yacimiento”, denuncia Fuertes, que este martes participó en unas jornadas organizadas por el Instituto Municipal de Turismo de Córdoba sobre esta destrucción: “Se decía que, si no se arrasaba el yacimiento, el AVE nunca llegaría a Córdoba; que lo hallado carecía de valor, que los arqueólogos nos estábamos haciendo ricos con las excavaciones; que los restos iban a integrarse en la estación y, finalmente, que se cambiaría el trazado de todas las vías del tren. Todo era absolutamente falso”, se indigna tres décadas después.

Anillo con el sello del obispo Sansón, siglo VI, hallado en las excavaciones de Cercadilla.
Anillo con el sello del obispo Sansón, siglo VI, hallado en las excavaciones de Cercadilla.Camino Fuertes

El alcalde de Córdoba, Herminio Trigo, de IU, llegó a calificar el yacimiento de “cuatro piedras”. La revista Época publicó en marzo de 1992 que ni el Gobierno central ni la Junta de Andalucía, ambos en manos del PSOE, hicieron nada para salvar el yacimiento. Al contrario, miraron para otro lado e incluso apoyaron la destrucción. En septiembre de 1992, una comisión internacional de expertos advirtió de que se podría estar “ante un monumento único en el mundo que debía respetarse y ser estudiado”. “Era el de mayores dimensiones de todo el Imperio Romano”, declaró Hidalgo junto con el otro codirector de las excavaciones en aquel momento, Pedro Marfil.

El arqueólogo jesuita Manuel Sotomayor, premio de Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, se sumó a las quejas: “Es una excavación impresionante”. Miguel Rodríguez-Pantoja, catedrático de la Universidad de Córdoba, calificó el yacimiento como “algo único en el mundo por sus dimensiones, la época en que fue construido y su enorme significación. Cuesta creer que será destruido”. El parlamentario del PP Juan Ojeda denunció, por su parte, la “política de hechos consumados” de las administraciones. “Córdoba tiene que saber la verdad. Lo que se va a destruir es un yacimiento único en el mundo”, aseveró.

Galería del criptopórtico del palacio del emperador Maximiano, en Córdoba, en la zona actualmente conservada.
Galería del criptopórtico del palacio del emperador Maximiano, en Córdoba, en la zona actualmente conservada.Camino Fuertes

Al noroeste de la colonia romana de Patricia Corduba, a poco más de 600 metros de su muralla, se construyó a finales del siglo III una enorme sede del poder imperial, el centro político de la diócesis de Hispaniarum, desde donde Maximiano dirigía toda la Península y el norte de África. El conjunto palatino estaba dividido en dos zonas principales. La primera era una enorme plaza rectangular de aspecto castrense conectada con un área palaciega. Para acceder a esta última había que atravesar una puerta con grandes torres a ambos lados. La zona palatina se articulaba a través de un criptopórtico ―galería cubierta semicircular columnada― de 109 metros de longitud que daba acceso a los diversos edificios públicos y privados del conjunto.

“La gran exedra [el pórtico semicircular con columnas] constituía”, describe Hidalgo, “una gran plaza abierta, libre de construcciones, que desempeñaba el papel de espacio de acogimiento para aquellos que gozasen del privilegio de acceder al interior del palacio, permitiendo a través de su pórtico la distribución del tránsito a los distintos espacios de recepción que la circundaban”.

Superposición sobre una imagen de Google de la estación de Córdoba del palacio imperial y un anfiteatro cercano.
Superposición sobre una imagen de Google de la estación de Córdoba del palacio imperial y un anfiteatro cercano.

Nada más cruzar el criptopórtico, los visitantes podían elegir entre tres circuitos de tránsito diferentes: el público, compuesto por edificaciones oficiales; el semipúblico, con dos espacios destinados a la celebración de banquetes, o el privado, formado por salas más pequeñas, como las termas. Fuertes recuerda que en el centro de las construcciones oficiales se erigía “el salón del trono”, donde el emperador llevaba a cabo las recepciones.

En el siglo VI, con el fin de la etapa romana, tres de sus construcciones se convirtieron en edificios dedicados al culto cristiano, tal vez en honor a San Acisclo, patrón de Córdoba. El templo contaba con un gran cementerio a su alrededor con centenares de tumbas. Durante la época emiral (siglos VIII a X), sus edificaciones siguieron siendo ocupadas por los cristianos, hasta que en el año 1010, como consecuencia de la fitna ―guerra civil en Al-Ándalus―, se abandonaron.

Esqueleto de un cristiano enterrado en Cercadilla que vivió durante el emirato (756-929)  y que recibió un gran hachazo en la cabeza.
Esqueleto de un cristiano enterrado en Cercadilla que vivió durante el emirato (756-929) y que recibió un gran hachazo en la cabeza.E. A. Cercadilla

Los arqueólogos pidieron en 1991 que se le concediese de urgencia al yacimiento la declaración de bien de interés cultural (BIC), la máxima protección posible. Compraron incluso espacios en la prensa para publicar un listado de firmantes que reclamaban la protección urgente del conjunto. La Junta de Andalucía no respondió. En 1995, cuando más de la mitad del yacimiento ya había desaparecido, la Consejería de Cultura incoó expediente de protección. En 1997 fue declarado BIC. “Era uno de los pocos palacios imperiales existentes en el mundo. Ya no podemos hacer nada. Es una herida en el corazón de Córdoba que aún no se ha sabido curar”, insiste Fuertes.

En 2006, los vestigios que se salvaron de la destrucción ―unas termas, más de 80 metros de recorrido del criptopórtico, los apartamentos imperiales, las salas triconques de los extremos de la zona palatina, un acueducto…― se abrieron al público. Están pegados a los muros exteriores de hormigón gris de la estación. Desde el tren no son visibles.

Reconstrucción digital de la vista del palacio de Maximiano desde las murallas de Córdoba en época romana.
Reconstrucción digital de la vista del palacio de Maximiano desde las murallas de Córdoba en época romana.Rafael Hidalgo


En 2015, la Junta de Andalucía trasladó de manera unilateral la gestión del parque arqueológico al Ayuntamiento de Córdoba, que lo mantiene cerrado. Desde entonces no existen políticas de mantenimiento ni actuaciones de conservación. “Imaginemos que se hubiese conservado completo el palacio. Imaginemos que Córdoba recibiese a los visitantes que se bajasen del AVE con los restos del mayor palacio imperial romano que se conoce. Imaginemos…”, concluye Fuertes.

En un artículo publicado en febrero de 1992 en el Diario de Córdoba, el catedrático Rodríguez-Pantoja escribió: “No tardaremos mucho en parecer a nuestros propios hijos tan bárbaros como a nosotros nos parecen quienes con menos medios y conocimientos hicieron desaparecer tanta grandeza [en Córdoba] como se ha destruido”. Ahora se van a cumplir 30 años de aquellas proféticas palabras.

Sobre la firma

Vicente G. Olaya

Redactor de EL PAÍS especializado en Arqueología, Patrimonio Cultural e Historia. Ha desarrollado su carrera profesional en Antena 3, RNE, Cadena SER, Onda Madrid y EL PAÍS. Es licenciado en Periodismo por la Universidad CEU-San Pablo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS