Javier Rey y Macarena Astorga presentan ‘La casa del Caracol’ a los lectores de EL PAÍS

El primer largometraje de la directora, protagonizado por el actor y Paz Vega, compite en el Festival de Málaga

Macarena Astorga ya sabía que su película La casa del Caracol había sido seleccionada para participar en el Festival de Málaga unos días antes de que se hiciera público. Aun así, cuando vio la noticia, lloró. El primer largometraje de la directora participa en la sección oficial del evento cinematográfico, que se celebra hasta el 13 de junio. Junto a su protagonista, Javier Rey, ha participado en un encuentro virtual con lectores de EL PAÍS en el que han desgranado los entresijos de este thriller psicológico que se estrena el próximo viernes.

Más información
‘Destello bravío’, el fogonazo que ilumina el festival de Málaga

El año pasado Astorga, curtida en cortometrajes y documentales, dejó su plaza como profesora de formación profesional para encarar este proyecto. “Me fui el 13 de marzo del instituto con la ilusión de hacer mi primera película y el 14 estábamos todo en casa confinados”, lamentó con sorna en el encuentro, enmarcado en el programa de experiencias exclusivas de EL PAÍS +.

Después de un par de semanas de llanto, el trabajo salió finalmente adelante con Javier Rey en el papel de Antonio Prieto, un escritor que busca la inspiración perdida en una aldea malagueña, Quintanar. Allí se topa con personajes extraños y una leyenda que los influye a todos. “Es una huida hacia delante”, explicó Rey sobre el viaje de aislamiento de su personaje. “No encuentra su lugar en el mundo y Quintanar despierta en él el encontrarse”. Prieto tendrá que lidiar con su perfil público, su carencia de creatividad y con su pasado para descubrirse a sí mismo.

Rey trabajó este personaje un tanto antipático, con problemas para relacionarse y alcohólico más allá de lo recogido en el guion. Esta “mochila” que carga Prieto fue la que llevó al actor a decir sí al proyecto. “Hay muchas cosas que no se han plasmado en la película, pero que nos han servido a Macarena y a mí para construirlo y darle profundidad”, explicó.

La complejidad del protagonista se fue volviendo cada vez más espesa durante el rodaje gracias a un trabajo colectivo. Rey confesó que este ha sido uno de los papeles más intensos de su carrera, tanto por las características del protagonista, como por la oscuridad de la trama y las condiciones de rodaje, marcadas por las medidas sanitarias contra la covid-19.

Lo contrario de Prieto es Berta, interpretada por Paz Vega, quien le sirve de guía para integrarse en el pueblo y conocer así la historia que tanto busca para su próxima novela. Tanto Astorga como Rey destacaron la luz de su personaje, así como las tablas de la actriz. El actor alabó su talento, generosidad y sentido del humor. “Estamos haciendo una peli con momentos muy densos y cuando dicen ‘corten’ hay otra vida detrás; hace mucho equipo y es muy divertida”, agradeció Rey. Y añadió: “Con Paz al fin del mundo”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Andrea Nogueira Calvar

Redactora en EL PAÍS desde 2015. Escribe sobre temas de corporativo, cultura y sociedad. Ha trabajado para Faro de Vigo y la editorial Lonely Planet, entre otros. Es licenciada en Filología Hispánica y máster en Periodismo por la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS