El viaje que convirtió a Mela Pabón en la astróloga del reguetón

La dibujante puertorriqueña acaba de publicar su primer libro, ‘No eres tú, es el cosmos’, transformada ya en una estrella de las redes sociales, donde triunfa con sus horóscopos y consejos ilustrados

La ilustradora puertorriqueña Mela Pabón.
La ilustradora puertorriqueña Mela Pabón.Daniela Paola “Supakid”

Mariela Pabón (Puerto Rico, 1991) es escorpio, con ascendente en cáncer y luna en escorpio. Esto podría no significar nada o implicar que la artista nació lista para la intensidad, la creatividad y las películas mentales. “Tengo muchos planetas y signos en la casa cinco, que es una casa bien divertida, la de la expresión artística”, cuenta en una videollamada desde San Juan y se ríe, “estoy contenta, nací en la hora correcta”. Su historial lo corrobora: tiene menos de 30 años, un millón de seguidores en Instagram, hace horóscopos personalizados para Bad Bunny, se divierte ilustrando malos consejos, le lee la carta astral a J Balvin y a Ricky Martin, y acaba de publicar su primer libro No eres tú, es el cosmos, con la editorial Planeta. En lenguaje boricua, Mela Pabón está matando la liga.

El origen del fenómeno de Checkin Mela —como se llama su cuenta en referencia a su época de recepcionista— hay que buscarlo en 2017 en un Puerto Rico devastado por el huracán María. “Es la mayor crisis que ha vivido mi generación”, recuerda Pabón. Sin electricidad, agua o cobertura, Mela decide escribir su propio horóscopo: “Te va a llegar la luz, la electricidad va a venir pronto, todo va a estar bien”. Hasta entonces, Pabón compartía cómics sobre las preguntas surrealistas de los turistas estadounidenses en el hotel o sobre situaciones incómodas diarias. Pero los ánimos de la recién estrenada astróloga fueron tan bien recibidos en una población ansiosa de buenas noticias que decidió escribir el resto de signos.

Más información
‘Querida Mela’, los consejos ilustrados contra el aburrimiento pandémico

“A pesar de venir de una cultura bien cristiana y católica, la astrología es un aspecto cultural superimportante para los latinos”, analiza Pabón ahora. Ella y miles de puertorriqueños crecieron con el horóscopo televisado de Walter Mercado y buscaron un atisbo de futuro en los signos del periódico. “Pero yo no sentía que ningún horóscopo fuera directo al grano. Los leía y no entendía, que si Marte o Mercurio. Y ahí vi una oportunidad narrativa, entrar en ese mundo y tratar de transcribirlo de una forma que fuera más accesible”, cuenta.

Para Pabón, que estudió Escritura Creativa, la astrología ha sido una puerta para contar nuevas historias: “Yo no me considero astróloga. La astrología la aprendí como recurso narrativo, me parece superinteresante como lenguaje, por ejemplo, la simbología de cada planeta, de cada casa, de cada signo”.

Al principio, la ilustradora hacía las predicciones para los signos basándose en cómo estaban sus amigos. Los categorizaba para luego escribir: “Diablo, todos, absolutamente todos queremos ser virgo este mes. Qué envidia cabrones, ustedes van a estar tan lucíos y radiantes por ahí”, o “Capricornio, bebecín, cabra que jala pa’l monte, azucena de mi alma: puñeta al final la cosa arranca”. Cuando la cuenta empezó a agarrar mucha fuerza, Pabón sintió la llamada de la responsabilidad y comenzó a estudiar los tránsitos, las casas y los planetas. Pero sin perder el tono que tenía clavados a sus miles de seguidores. “Cuando Ricky Martin le dio like a algo, casi me desmayo. Fue tan inesperado ver a gente que respeto y admiro desde pequeña siguiendo la página”, dice.

La ilustradora Mela Pabón.
La ilustradora Mela Pabón. SUPAKID

Tras un concierto en Ciudad de México, le dio a Bad Bunny el horóscopo que había preparado para él (”Tienes que cuidar la salud, tómate un descanso, estás muy intenso, tienes que cogerlo suave porque te vas a fatigar”) y el cantante la invitó a su fin de gira X 100PRE Tour, donde Pabón instaló un consultorio. Poco después hizo la carta astral a otra de las grandes figuras de la música urbana: J Balvin. “Él es Tauro. Tiene a Júpiter en la casa 10, que es la de la carrera. Eso es superexito rotundo, es la meta de las oportunidades, un montón de suerte. Su carta estaba bien buena, muy fogosa”, cuenta entre risas. Se la hizo también a los cantantes Ricky Martin y Edgar Ramírez. “Tras ese proceso siento que ya son amigos de toda la vida, porque haces la carta y sientes que ya somos íntimos”.

Pabón mantiene que la astrología, por más genérica que sea, permite conocerse un poco mejor: “Cada quien va a agarrar lo que lo identifique en el momento. Si lees en el horóscopo algo que te funcione, eso ya cumple una función positiva”. Y más en esta época de crisis donde todos buscan algo que les haga creer que va a salir bien. “Cada vez estamos buscando más ayuda venga de donde venga, yendo a terapia, numerología, astrología, lo que sea, que nos haga sentirnos bien y echar palante”. De eso trata su primer libro, No eres tú, es el cosmos (Planeta, 2021), que acaba de salir disponible en México y Colombia: “Es una guía para maniobrar por la vida para personas tan intensas como yo”.

Defensora a ultranza del lenguaje boricua, incluye en el libro un glosario con algunos de los términos más utilizados en la jerga puertorriqueña, en la que se cuelan de forma natural términos del trap y el reguetón. “Siempre nos han dicho que hay que neutralizar nuestra forma de hablar, porque no es elegante. Teniendo esta situación tan complicada con Estados Unidos y esa crisis de identidad, para mí era imprescindible que en el libro no se editara ninguna palabra”, concluye Pabón. “Para mí fue un acto político”.

Malos consejos ilustrados

Como si estuviera destinada a ser una criatura con varias cabezas, con el huracán María surgió también el otro alterego de la dibujante: Querida Mela, el espacio que utiliza para dar “malos” consejos a las pequeñas crisis que alteran la paz de sus lectores. Esta primavera, Pabón lanzó su consultorio pandémico e ilustrado también en EL PAÍS. El primero de muchos consejos fue para un muchacho en 2017, que había dejado a su novia antes del huracán y después de la catástrofe se encontró con que ella ya tenía pareja nueva. “Yo le dije: ‘Si no estuviste para poner las tormenteras, no esperes volver a recoger los escombros’. Fue como mano, todo el mundo lo está pasando mal, por situaciones bien fuertes, pero siempre hay que encontrar el humor, y la complicidad en ese bad trip”, cuenta ahora, cuatro años después de aquello.

De todo este tiempo leyendo lágrimas y peticiones, la ilustradora concluye que tenemos “demasiados ex dando la vuelta” y que el desamor nos agarra a todos. “También llegan muchas situaciones incómodas y ahí yo me siento experta. Porque sobrepienso mucho las cosas y la he cagado lo suficiente para dar consejos”, añade. En algunos casos, consulta a su madre, psicóloga de profesión, para no equivocarse demasiado. ¿El consejo que más veces se ha tenido que repetir a ella misma? “No se puede complacer a todo el mundo”.

Pabón, que se ha tenido que dar codazos para hacerse un hueco en el mundo tradicionalmente masculino del cómic, cree que en su libro están implícitos los miedos y preocupaciones de las mujeres. “Nuestras experiencias tienen voz”, señala, y añade que se encuentra en un proceso de deconstrucción. “El feminismo es inevitable cuando eres una mujer viviendo en un estado machista”.

Para los planes a futuro, a la artista puertorriqueña le gustaría seguir explorando la escritura en otros espacios también fuera de Instagram. “Me encantaría hacer una serie, por ejemplo, de comedia y buscar otros formatos donde pueda contar historias”. Dice que está preparada para lo que venga, pero para saberlo seguro habría que preguntarle a Madame Mela, es ella la que lleva la capa.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Sobre la firma

Beatriz Guillén

Redactora de EL PAÍS en México. Trabaja en la mesa digital y suele cubrir temas sociales. Antes estaba en la sección de Materia, especializada en temas de Tecnología. Es graduada en Periodismo por la Universidad de Valencia y Máster de Periodismo en EL PAÍS. Vive en Ciudad de México.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS