Olga Pericet pone a bailar a la guitarra española

La coreógrafa estrena ‘La tienta de La Leona’ en el Festival de Danza de Itálica

La bailaora y coreógrafa Olga Pericet, durante un ensayo de la obra 'La tienta de La Leona'.
La bailaora y coreógrafa Olga Pericet, durante un ensayo de la obra 'La tienta de La Leona'.PACO PUENTES

Olga Pericet (Córdoba, 45 años), uno de los espíritus más inquietos de la danza flamenca contemporánea, ganadora del Premio Nacional de Danza en 2018, se ha sumergido en los orígenes de la guitarra española para componer su nuevo espectáculo. Se titula La tienta de La Leona, en un juego de palabras que alude a la famosa guitarra La Leona del lutier Antonio de Torres (Almería, 1817-1892), considerado el padre de la guitarra española moderna, pero que también se refiere al animal, el felino, cuyos movimientos han inspirado la danza de la bailaora en este montaje.

La tienta de La Leona, que cuenta con la dirección escénica de Carlota Ferrer, quien también diseña el vestuario, se estrena este jueves dentro del Festival Internacional de Danza Itálica, que se desarrolla hasta el 17 de julio en diversos escenarios históricos de la provincia de Sevilla. Es el primero de los cuatro movimientos de una sonata que Pericet se ha propuesto concluir en 2023.

Comenta la coreógrafa en el descanso de un ensayo que ha contado con el asesoramiento del musicólogo y guitarrista Norberto Torres para estudiar a ese famoso lutier del siglo XIX. “Se dice que creó primero un modelo en cartón que llamó La Fea o La Leona y que después esta sería la guitarra de 1852 que se conserva en el Museo de la Música de París, pero no está claro. Sus guitarras posteriores evolucionaron (La Invencible, La Indomable) hasta conseguir que su sonido fuera más amplio, más dramático”, explica Pericet, que estará sola bailando en escena arropada por cinco músicos, entre ellos los guitarristas José Manuel León y Alfredo Mesa y el cantaor El Mati. Aunque el equipo completo suma una veintena de profesionales.

La directora de escena Carlota Ferrer pinta sobre uno de los vestidos que usa Olga Pericet en 'La tienta de La Leona'.
La directora de escena Carlota Ferrer pinta sobre uno de los vestidos que usa Olga Pericet en 'La tienta de La Leona'.PACO PUENTES (EL PAÍS)

Pericet plantea su nueva obra como una tienta, un experimento en el que tiene fijadas varias partes y otras las deja a la improvisación. “Busco la simbología de la leona porque siento el rugido, lo felino, la fuerza interna, las tablas, el flamenco, el preflamenco y los diferentes discursos dancísticos y culturas que llenan mi interior”, dice Pericet para describir esta nueva investigación.

El experimento tiene una vertiente muy visual. “Hemos construido un universo plástico que gira en torno a la pintura de finales del XIX y principios del XX: Ramón Casas, Toulouse-Lautrec, Egon Schiele, Juan Gris, Frida Khalo... Inspirada en las mujeres que estos artistas pintaban, hay un momento del espectáculo en el que me desnudo. Es una figura femenina que se transforma y renace”, apunta.

La creadora juega con las artes plásticas, la leona y la guitarra y las relaciona con el nacimiento del feminismo, en un ejercicio con el que no busca la provocación. “No es un desnudo literal. Vamos a ver arte, pintura”, aclara.

“Nunca sigo una fórmula para crear. Hago caso a mi intuición y me dejo llevar por lo que necesito comunicar en cada momento, y ahora es esa conexión entre las raíces del flamenco y la plasticidad de nuestro origen animal”, afirma Pericet poco antes de volver al ensayo y convertirse, de pronto, en una pintura cubista de Juan Gris jugando con cuatro tapas de guitarras al son de los acordes de Alfredo Mesa.

Pericet, que creó su propia compañía en 2010, no se siente presionada por la expectación que despierta cada uno de sus nuevos trabajos. Interés que ha ido in crescendo desde que en 2015 recibió el premio Max a la mejor bailarina por Pisadas, un año después el ACE Awards de la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York y en 2020 otro Max por Un cuerpo infinito, su acercamiento a Carmen Amaya, con el que ha descubierto la fragilidad de la bailaora. “He aprendido que te hace ser más fuerte. Yo, al igual que todo el mundo, soy frágil en algunos momentos. Enseñar lo que soy me ha llevado a La leona, a la construcción de nuestro origen animal y de las raíces del flamenco”,

El Festival de Itálica, una cita bienal que organiza la Diputación de Sevilla y que en esta edición cumple 40 años, sumará este año a su tradicional escenario del teatro romano de Itálica (Santiponce) el del castillo de Alcalá de Guadaíra, donde se presenta Pericet este jueves y el viernes, y la Hacienda Santa Cruz. El certamen, que por primera vez dedica casi la mitad de su programación al flamenco más experimental, comenzó este martes 22 con el estreno de Éxtasis/Ravel (Show andaluz), de Andrés Marín. Entre las nuevas propuestas flamencas podrán verse también las de Javier Barón y María Moreno. Además, habrá presencia internacional con el estreno absoluto de Broken Chord, de la compañía del bailarín y coreógrafo sudafricano Gregory Maqoma, que después se presentará en el Grec de Barcelona.

Sobre la firma

Margot Molina

Ha desarrollado su carrera en El PAÍS, la mayor parte en la redacción de Andalucía a la que llegó en 1988. Especializada en Cultura, se ha ocupado también de Educación, Sociedad, Viajes y Gastronomía. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado, entre otras, la guía de viajes 'Sevilla de cerca' de Lonely Planet.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS