Fallece Francisco Puche, fundador de la librería malagueña Proteo

Editor, escritor, librero y ecologista, fue uno de los promotores culturales fundamentales de Málaga

Francisco Puche, fundador de la librería Proteo (Málaga).
Francisco Puche, fundador de la librería Proteo (Málaga).Málaga hoy

El pasado mes de mayo, un incendio arrasó más de 50.000 libros en la librería Proteo, con más de 50 años de historia en Málaga. El accidente no ha sido, sin embargo, la peor noticia de 2021 para uno de los faros culturales de la ciudad. Su fundador, Francisco Puche (Antequera, 1940), ha fallecido este viernes a los 81 años, como ha anunciado el director de Proteo, Jesús Otaola. Editor, escritor, librero, ecologista y activista, su legado es incontable en la capital de la Costa del Sol. “Hoy nuestros libros lloran y la gran historia que tenemos como libreros está huérfana. A él le debemos ser lo que somos, el orgullo y el amor por la cultura por la que tanto hemos luchado”, han subrayado desde las redes sociales del establecimiento cultural.

El antequerano fundó la librería Prometeo en 1969 después de estudiar Económicas. Lo hizo con la apariencia de que era un local dedicado a los libros infantiles, pero no era más que una fachada para superar la censura franquista. Introducía libros prohibidos por el régimen que llegaban a la ciudad dirigidos a la librería Proteo. “Si cuando iba a recogerlos había algún policía o alguien le preguntaba, él solo decía que su librería era Prometeo y que aquello no era para él”, recuerda Jesús Otaola. Jamás tuvo un problema con el sistema que le permitió llevar de manera clandestina a Málaga ediciones y temáticas que no podrían haber llegado de otra manera a la ciudad. En 1975, tras la muerte de Franco, el negocio pasó a llamarse Librería Proteo.

“Fue una persona comprometida socialmente, ecologista convencido y siempre dispuesto a ayudar a los movimientos sociales. Le echaremos de menos. Seguiremos leyendo y estudiando como siempre nos pidió”, ha escrito el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en Twitter. En la librería se han creado proyectos culturales, agitado movimientos sociales y defendido, mucho y con una visión optimista, la naturaleza. Dedicó parte de su vida a denunciar los riesgos del amianto —especialmente en los colegios— y fue también uno de los impulsores de la Feria del Libro de Málaga. Muchas de sus publicaciones como autor están relacionadas con la protección del medio ambiente y la crítica al poder. Parte de sus ideario y andanzas están reflejadas en Un librero en apuros, publicado en 2004 por Ediciones del Genal, editorial que él mismo creó.

El equipo de Proteo en los años 90. Francisco Puche está agachado, el primero por la derecha.
El equipo de Proteo en los años 90. Francisco Puche está agachado, el primero por la derecha.

Aquel año Proteo dio un paso adelante. Durante la renovación de su sede en la calle Puerta Buenaventura, recuperó e integró en su interior la vieja muralla nazarí de Málaga. La iniciativa le sirvió para recibir, además, varios premios relacionados con la arquitectura. Antes, en 1998, Puche fue reconocido como librero del año por la Federación de Gremios de Editores de España y en 2017 la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros —él mismo promovió la creación de la entidad a finales de los años 70 del siglo pasado— le otorgó el Premio Nacional a la mejor Librería Cultural. Hoy el proyecto atraviesa uno de sus momentos más delicados tras el incendio que arrasó con más de 50.000 ejemplares y que le ha obligado a mudarse, de manera provisional, a un local cercano en calle Álamos. Irene Vallejo, Rosa Montero, Antonio Soler, Javier Castillo o María Dueñas han firmado libros allí en las últimas semanas como muestra de apoyo.

Su fallecimiento llega justo un día después de que la plataforma ciudadana Todos con Proteo anunciara la celebración de un concierto solidario en el Teatro Cervantes malagueño el próximo 28 de julio. Las de Javier Ojeda, Tabletom, Elphomega o Julia Martín serán algunas de las voces que se escucharán en un evento que tiene como objetivo “canalizar la solidaridad espontánea surgida de todas partes tras el incendio de la librería para lograr beneficios tangibles y útiles para una institución laica y fundamental de la cultura en Málaga, que ahora necesita apoyos prácticos además de gestos emocionales”, según apuntó uno de sus impulsores, Héctor Márquez.

“Un librero nunca se cierra de la vida. No tiene una página última su historia. Siempre hay una nueva de la que ser vocación de hacer de la lectura un mapa, una viaje, una brújula, un pájaro entre las manos. Gracias siempre Paco Puche”, ha añadido Guillermo Busutil, reciente Premio Nacional de Periodismo Cultural. “Con Puche no se va solo un librero, sino un agente decisivo en la historia reciente de Málaga y en su articulación y reconocimiento como ciudad cultural”, ha destacado también el periodista malagueño Pablo Bujalance.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción