Pinturas de 51 países en busca del rostro de 2020

El Museu Europeu d’Art Modern (MEAM) de Barcelona expone una selección de los retratos que participaron en el ModPortrait

Detalle de 'Nicole', de Anne-Christine Roda, Primer premio de Pintura en el concurso de retrato MadPortrait. MEAM
Detalle de 'Nicole', de Anne-Christine Roda, Primer premio de Pintura en el concurso de retrato MadPortrait. MEAM

Rostros de ancianos y trajes de protección para los sanitarios; confinamiento y teletrabajo, todas estas escenas posiblemente definen el imaginario colectivo del pasado 2020. Pese al protagonismo del virus, los retratos presentados en la VIII edición del concurso ModPortrait huyen de esta temática para ofrecer una visión global de la sociedad desde la mirada de 700 artistas de 51 países diferentes. Una selección de 90 obras finalistas del concurso de retrato, impulsado por la galería virtual ArteLibre, llega a Barcelona tras haber estado expuesta dos meses en el Palacio Bantierra de Zaragoza y se quedará en el MEAM (Museo Europeo de Arte Moderno) hasta principios de septiembre.

“Apostamos por la calidad de los retratos más que por la cantidad y creemos que el ModPortrait no es tanto un concurso, sino una reunión de artistas figurativos que nos permite crear una gran exposición”, señala el director del concurso y de la galería ArteLibre José Enrique González.

En esta edición del concurso, dos mujeres han sido premiadas en las categorías de pintura y dibujo. Nicole, de Anne-Christine Roda, se llevó el Primer Premio de Pintura con un óleo sobre lienzo que atrapa al espectador gracias al hiperrealismo del trazo de la artista francesa. Roda consigue captar la expresión de la mujer protagonista mediante la mirada incisiva que se dirige directamente al visitante. El carboncillo sobre papel de Luisiana Mera, Papa, Dolce y la Planta, consiguió el Primer Premio de Dibujo. La artista figurativa panameña retrata una escena cotidiana y la dota de detalles minuciosos en los que apenas se percibe el contorno, delimitado solo mediante las luces y sombras.

Además de las obras seleccionadas de la vigente edición, el MEAM también reserva un espacio para exponer los ganadores y las obras nombradas con la Mención de Honor el año anterior. La convocatoria de la novena edición se abrirá en octubre para aquellos artistas que quieran participar. “Queremos que el concurso obtenga el prestigio internacional para poder consolidar nuestra apuesta por el arte figurativo, un estilo que creemos que puede convivir perfectamente con el academicismo y las creaciones más abstractas”, afirma González.

Una de las obras de Roberto Ferri que se pueden ver en el MEAM.
Una de las obras de Roberto Ferri que se pueden ver en el MEAM.

Roberto Ferri, el Caravaggio moderno

Des mismo modo que con el ModPortrait, el MEAM reafirma su apuesta por el arte moderno figurativo con la llegada de Roberto Ferri. Parte de la obra del artista italiano aterriza por primera vez en España y se hospedará en el museo barcelonés hasta el próximo 3 de octubre. Se recogen más de cuarentena pinturas y dibujos en la exposición Introspettiva, el desnudo de la mente del artista y de los cuerpos que protagonizan sus cuadros. El pintor explora la anatomía humana mediante un juego de luces y sombras con las que el artista representa escenas propias de sueños y de la mitología clásica. Troncos de olivos, característicos de la Taranto natal del pintor, se fusionan con los cuerpos en lo que parece ser una apología de lo profano y lo prohibido.

Aunque sus cuadros no se caracterizan por el horror vacui que marcó el periodo Barroco, la influencia de esta corriente en la obra de Ferri se palpa a través de la gama cromática que domina en sus pinturas. Su conocimiento sobre el Romanticismo, Academicismo y Simbolismo, movimientos de los cuales bebe su obra, ha propiciado que sea considerado como el Caravaggio de nuestros días.

El artista italiano combina técnicas clásicas con temáticas más recientes. El componente humano se entrelaza con rasgos propios del surrealismo; características que lo convierten en un pintor que combina lo moderno con los referentes clásicos. La sutileza en la representación de la anatomía humana, una temática que investigó el pintor durante su formación autodidacta, es una de las características que lo han llevado a realizar encargos como el retrato del Papa Francisco en dos ocasiones o las 14 telas que componen el Vía Crucis de la catedral de Noto, en Sicilia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS