El Ministerio de Cultura y Deporte adquiere el legado del cineasta de culto Iván Zulueta

El archivo del creador, que atesorará Filmoteca Española, contiene documentos fílmicos inéditos, datados entre 1960 y 2009, entre otros materiales

Iván Zulueta en una exposición sobre su obra en 2005.
Iván Zulueta en una exposición sobre su obra en 2005.JESÚS URIARTE

El Ministerio de Cultura y Deporte, a través de Filmoteca Española, ha adquirido el legado documental y fílmico del director Iván Zulueta, fallecido en 2009 a los 66 años, según ha anunciado la institución hoy martes en un comunicado. Se trata de “uno de los archivos personales más potentes en el contexto cinematográfico de la segunda mitad del siglo XX debido a la profusión y diversidad de los materiales que contiene”, asegura la misma nota. Una vez que haya sido estudiado y digitalizado por los profesionales de la institución, el material será puesto a disposición de los investigadores que quieran tener acceso.

Más información
Último arrebato de Iván Zulueta

La compra supone un “verdadero acontecimiento” para Filmoteca Española, tal y como afirma su director, Josetxo Cerdán, en el comunicado. El responsable subraya la presencia, entre otros materiales, de carretes de película en Súper 8 y 16mm, algunos de ellos nunca proyectados públicamente. “Zulueta es una de esas figuras míticas que recorre el cine español, con una obra cinematográfica realmente escasa pero de culto entre muchos cinéfilos, dentro y fuera de nuestro país. Era, además, un excelente ilustrador, su labor se extendió en muchos terrenos, desde carteles de cine a carátulas de discos o portadas de libros”, agrega Cerdán.

Iván Zulueta apenas filmó dos largometrajes: Un, dos, tres… al escondite inglés (1969) —que no pudo firmar con su nombre dado que el Sindicato del Espectáculo exigía el carné oficial de director, y él no lo tenía por haber sido suspendido en la Escuela oficial de Cinematografía— y Arrebato (1979), su obra más conocida y celebrada, un filme con elementos autobiográficos que seguía el derrumbe de un director de cine heroinómano.

A ellos, se suma una docena de cortos, la serie televisiva Último grito (1968) sobre las tendencias artísticas y musicales del momento, y dos capítulos para sendos programas para Televisión Española, Párpados (1989) y Ritesti (1992), según el repaso del Ministerio de Cultura. Además, el comunicado recuerda “una serie de prácticas realizadas durante su paso por la Escuela Oficial de Cinematografía que ya se conservan en Filmoteca Española”. Zulueta también dejó una “muy profusa obra gráfica que incluye dibujos y pinturas en técnicas muy diversas, así como fotografía. Su trabajo como artista plástico fue requerido por todo tipo de producciones cinematográficas, creando carteles para películas, festivales de cine y todo tipo de iniciativas fílmicas a lo largo de varias décadas”.

El archivo adquirido por Filmoteca Española incluye un guion de una de las prácticas que realizó durante su estancia en la EOC, varios documentos personales y familiares, bocetos, carteles o dibujos, recortes de prensa o correspondencia con Terenci Moix, Will More, Carmen Giralt o José Luis Borau, entre otros. Cultura también destaca las numerosas polaroids, un formato que Zulueta empleó a menudo “para crear pequeñas historias imaginarias mediante composiciones de objetos y muñecos”.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS