Crítica | La Verónica
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

‘La Verónica’, sórdido retrato de una ‘influencer’

La actriz chilena Mariana Di Girólamo carga con el reto de ser la bella y la bestia de un filme que ocurre enteramente en su rostro

Mariana Di Girólamo, en 'La Verónica'. En el vídeo, tráiler de la película.

Escrita y dirigida por el chileno Leonardo Medel, La Verónica es el sórdido retrato de una influencer, una inquietante reflexión sobre la adicción a la fama y las redes sociales. La apuesta se sostiene gracias a la enorme pegada de su actriz protagonista, Mariana Di Girólamo, que logra sacar adelante una decisión formal tan ingeniosa como a veces cansina en su bucle: toda la película se construye con medio centenar de planos medios fijos de la intérprete que acentúan la patología de su narcisismo. Entre monólogo y monólogo, como un largo vídeo de YouTube, el perfil de La Vero muta de bella en bestia, un temible monstruo contemporáneo que esta película acaba desenmascarando.

Más información
Coto a las maniobras de los ‘influencers’
‘Youtubers’, ‘instagramers’ y ‘twitchers’: el ingente negocio de internet que solo llega a unos pocos

El resto de personajes, el marido futbolista, la biógrafa, el fiscal, las amigas y criadas, la madre humilde, se apoderan de un fuera de campo que amplifica el vacío de una mujer atrapada en el espejo. La Verónica le debe casi todo al enorme magnetismo y carisma de la intérprete chilena, cuyo talento explotó en la magnífica y brutal Ema, de Pablo Larraín, y que aquí es capaz de moverse por nuevos recovecos emocionales. De alguna manera, Di Girólamo explora a través de este nuevo personaje a otra mujer poderosa, aunque en este caso se trate de una fuerza hueca.

El personaje es la esposa de un futbolista famoso que de regreso a su país, Chile, persigue los dos millones de seguidores en Instagram que le proporcionarán un jugoso contrato de belleza. Una meta que la obliga a vivir en una ficción permanente. El espectador se mueve entre esa mentira y la verdad que ella oculta. En la composición de ese cuadro, su otra vida, la real, se colará en el plano. A través del encuentro con la madre, de la que solo conoceremos su lamento y su humilde trenza, o de los insistentes llantos de su bebé, extraeremos la incapacidad para amar a nadie que no sea ella misma. Despojada de su hermosa piel, solo quedará su terrorífica esencia. La Verónica presenta a un personaje tan odioso, tan alejado de cualquier rastro de humanidad, que al final la propia película y su feroz reflexión parecen encadenadas a ese mismo vacío.

La Verónica

Dirección: Leonardo Medel.

Intérpretes: Mariana Di Girólamo, Antonia Giesen, Ariel Mateluna, Josefina Montané, Patricia Rivadeneira, Willy Semler.

Plataforma: Filmin.

Género: drama. Chile, 2020.

Duración: 100 minutos.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS