Penélope Cruz gana la Copa Volpi
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Penélope Cruz cierra el círculo

La actriz se ha coronado en Venecia con un personaje que ha hecho suyo con el tesón y entrega que caracteriza su ya extensa y aplaudida carrera

Milena Smit y Penélope Cruz, en 'Madres paralelas'. En vídeo, el tráiler de la película.EPV

Con Madres paralelas se cierra un círculo en la vida y la obra de Penélope Cruz. La actriz se ha coronado este sábado en Venecia con un personaje que ha hecho suyo con el tesón y entrega que caracteriza su ya extensa y aplaudida carrera. Pero no se trata de un personaje más, porque Janis, esa madre soltera hija de una hippy yonqui que se enfrenta a un dilema sobre la verdad y la orfandad, sobre el lugar del que venimos y al que, como colectivo e individuos, nos dirigimos, resume su propio lugar en el mundo y, por extensión, en la cinematografía de su principal cómplice, Pedro Almodóvar.

Más información
Penélope Cruz, actriz por encima de los premios
Penélope Cruz gana la Copa Volpi a la mejor actriz del festival de Venecia por ‘Madres paralelas’, de Pedro Almodóvar

Penélope Cruz debutó en el cine de Almodóvar hace 24 años en un papel que en principio podía parecer residual: una parturienta en un autobús público en una oscura madrugada del tardofranquismo. La comadrona en aquella breve aparición era Pilar Bardem, madre de Javier Bardem, que por esos extraños azares de la vida, acabó siendo su suegra. Aquel personaje de Carne trémula se apoderó de tal manera de la película que desde entonces Almodóvar encontró en la actriz a una de sus principales interlocutoras, una intérprete que se encuentra especialmente cómoda y libre ante la exigencia del cineasta, una actriz que ha sabido crecer sobre los robustos brazos de un director que cuando en Dolor y gloria, su película más autobiográfica, pensó en su propia madre, o mejor dicho en el sueño de su madre, figura icónica sobre la que circula buena parte de su vida y su filmografía, solo podía confiar en Cruz, madre entre las madres, esa madre absoluta, como el propio Almodóvar la ha definido al hablar de este nuevo personaje en Madres paralelas.

Si Volver supuso el reconocimiento a sus actrices en el festival de Cannes de 2006, Madres paralelas confirma a la intérprete madrileña como el gran estandarte del cine de Almodóvar. La actriz y el director coinciden en que no ha sido un camino fácil, que ella lloraba desconsolada ante las derivas de su personaje mientras el director le pedía una contención difícil de gestionar. Un tira y afloja que está latente en toda esta desgarradora película.

Hay una secuencia en Madres paralelas que resume hasta qué punto director y actriz han llegado al máximo entendimiento y comunión. En ella, ante una fotografía de Oriol Maspons de una hippy de la Ibiza de los años setenta, el personaje de Janis señala el lugar preciso de su orfandad, que es como decir el lugar preciso de su verdad. Suena una canción de Janis Joplin y la actriz, en uno de esos milagros que solo conceden los grandes interpretes, refleja en su rostro maduro pero aún aniñado toda la bondad y todas las carencias de un personaje que secuestra la emoción del espectador.

El misterio se repite como en aquel autobús en el que Penélope Cruz parió por primera vez ante dos de las personas más importantes de su vida y que ahora, con la pureza de quien siempre se siente a prueba, vuelve a alumbrar un nuevo hito de su carrera.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS