Crítica | Las consecuencias
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

‘Las consecuencias’: nadar en aguas demasiado oscuras

Pese a su potente ambientación en una isla volcánica, la película de Claudia Pinto no logra sostener el peso dramático de lo que quiere contar

Alfredo Castro, Juana Acosta y María Romanillos, en 'Las consecuencias'. En el vídeo, tráiler de la película.

Las consecuencias toca un asunto tan sórdido y oscuro que salir airoso del reto roza lo imposible. Un drama familiar sobre la delgada línea que separa a la víctima del verdugo y sobre el insoportable alcance de esas consecuencias a las que se refiere el título. La película de Claudia Pinto se centra en el triángulo afectivo entre una madre, su hija adolescente y el abuelo, tres personajes enfrentados a una emboscada personal y geográfica que les obligará a desenmascararse. Interpretados casi sin red por Juana Acosta, Alfredo Castro y la joven María Romanillos, viajan a la isla familiar de la que la madre y el abuelo huyeron hace años. Una isla que abre una herida jamás cerrada. La metáfora geográfica funciona bien gracias a un paisaje volcánico de aguas negras que encaja en la oscuridad y atrapa a los personajes, pero ese paisaje-metafóra, o fatalidad telúrica, ni basta ni justifica la sima de putrefacción que abre la película. Pese a la lograda ambientación visual —en gran parte realizada en la misma isla de Canarias, La Palma, que ahora está amenazada por una erupción volcánica real—, Las consecuencias encalla por un guion incapaz de sostener el peso de lo que quiere contar.

Más información
Alfredo Castro, un explorador del lado oscuro
Juana Acosta, el triunfo de la actriz laboriosa

Acosta se mete en la piel de una mujer acechada por lo que parece una depresión endémica, a la que se suma un fatal suceso que abre la película, una excusa para devolver a los personajes a la isla aunque queda suspendida en el vacío. El personaje de Acosta parece nadar entre las aguas de una hija adolescente que empieza a madurar y un padre con el que la nieta tiene una complicidad especial. El hombre, interpretado por el chileno Alfredo Castro, no resulta mucho más alegre que su hija, como si ambos viviesen cercados por la misma nube. Alrededor de ellos, la película presenta a una serie de familiares que viven en la isla y que son cruciales para comprender el silencio que acogota a los personajes.

El problema es que la mayoría de ellos, pese a estar bien interpretados, incurren en tantas contradicciones psicológicas y de conducta (sobre todo la adolescente y los familiares de la isla) que el fondo del asunto, más negro aún que el fondo del mar volcánico que sirve de escenario, acaba resultando irritante por caprichoso.

LAS CONSECUENCIAS

Dirección: Claudia Pinto.

Intérpretes: Juana Acosta, Alfredo Castro, María Romanillos, Carme Elías, Sonia Almarcha, Christian Checa, Héctor Alterio, Enrique Gimeno.

Género: drama. España, 2021.

Duración: 96 minutos.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS