Netflix se corona por primera vez en los Emmy con los premios a ‘The Crown’ y ‘Gambito de dama’

La plataforma de ‘streaming’ se lleva 10 galardones y culmina su dominio en la transformación de la televisión. Apple TV+ y HBO logran cuatro premios respectivamente

Olivia Colman, con su Emmy como actriz principal en una serie dramática por 'The Crown' de Netflix. En vídeo, su discurso y los del resto de premiados.

Casi un cuarto de siglo después su creación, y tras una década haciendo series originales, la poderosa Netflix se ha coronado con los premios más codiciados de la televisión. Y lo ha hecho con doblete. La plataforma de streaming ha ganado este domingo el Emmy a mejor serie de drama con The Crown, la historia que relata a través de la ficción la vida íntima de la familia real británica, y mejor miniserie con Gambito de dama, una producción que cuenta la epopeya de una joven prodigio que se abre camino en el competitivo mundo del ajedrez. Nunca antes una plataforma de streaming había ganado a la vez en sendas categorías. Con estos triunfos, se establece el dominio de una marca que transformó la forma de ver televisión. El otro gran ganador de la noche fue Ted Lasso, elegida la mejor comedia del año, una producción de Apple TV+, plataforma que todavía no ha cumplido los dos años.

The Crown en su cuarta temporada se alza con una batería de hasta siete premios de drama, incluyendo guion, dirección, actriz principal (Olivia Colman, por su papel de la reina Isabel II), actor principal (Josh O’Connor, interprete del príncipe Carlos) actriz de reparto (Gillian Anderson, por su Margaret Thatcher, que le valió tantos aplausos como críticas). Ocurrió además algo inusual en esta edición: dos actrices se llevaron un Emmy por interpretar al mismo personaje ya que Claire Foy se hizo con un premio técnico a mejor invitada justo hace una semana por su breve cameo como la joven monarca The Crown. Imelda Staunton ya rueda la quinta y sexta temporada como la tercera y última Isabel II.

El equipo de 'Gambito de dama' tras ganar en la categoría de mejor miniserie o película para televisión.
El equipo de 'Gambito de dama' tras ganar en la categoría de mejor miniserie o película para televisión.AP

Sonrisas y ausencias

Una de las sorpresas de la noche fue el premio a mejor actor de reparto en serie dramática para Tobias Menzies por su interpretación del duque de Edimburgo en The Crown, meses después de la muerte del personaje real. Los pronósticos apuntaban hacia Michael K. Williams, fallecido el 6 de septiembre, por su secundario en Territorio Lovecraft. A Williams nunca lo nominaron a un Emmy por su célebre Omar Little, el delincuente con corazón de The Wire, ni por su Chalky White en Boardwalk Empire. Este parecía un momento para salvar aquella injusticia. Recordemos que los premios son el resultado de las votaciones de los miembros de la Academia de Televisión, cerca de 30.000 profesionales de todas las áreas.

El verdadero golpe en la mesa lo dio Gambito de Dama al final de la velada cuando alzó el premio a mejor miniserie, por encima de Mare of Easttown, que sí obtuvo tres premios actorales. Todos los galardones interpretativos han sido para actores blancos.

Ted Lasso, que llegó como la comedia favorita de 2020, comenzó la gala con fuerza. En cuestión de minutos se hizo con tres de las cuatro categorías de actuación de su género: Jason Sudeikis, que interpreta al entrañable entrenador de un equipo de fútbol, cumplió con todos los pronósticos y se llevó el premio a mejor actor principal en comedia. El cómico escribe el guion, protagoniza y produce la serie estrella de Apple, que ya ha confirmado una tercera temporada con una importante subida de sueldo para todos (Sudeikis se embolsará millón por episodio). La noche quedaba redonda con la victoria de Brett Goldstein al mejor actor de reparto; y Hannah Waddingham, quien interpreta a la dueña del club, a mejor actriz de reparto. Todo iba según lo planeado hasta que se cruzó Hacks en el camino.

La serie de HBO Max, sin estrenar en España, narra la vida entre bastidores de una comediante de stand up (monólogos) en el ocaso de su carrera. Ganó los premios a mejor guionista y director de comedia. La legendaria Jean Smart se llevó su cuarto Emmy, esta vez a mejor actriz, merecidamente con un papel protagonista que le llegó a las puertas de los 70 años. Le dedicó el premio a su marido, muerto en marzo. Aunque la serie amenazó con opacar la gran noche de Ted Lasso, no fue suficiente para el sorpasso y la producción británica de Apple se hizo con el galardón a mejor comedia del año.

Kate Winslet con su premio a la mejor interpretación femenina en una miniserie por 'Mare of Easttown'.
Kate Winslet con su premio a la mejor interpretación femenina en una miniserie por 'Mare of Easttown'.MARIO ANZUONI (Reuters)

El premio a mejor actriz principal en una miniserie, una de las categorías más competitivas de la noche, fue para Kate Winslet por Mare of Easttown. La estrella de cine que se asoma a las series de vez en cuando le arrebató el galardón a otras favoritas como Michaela Coel, que se hizo con el mejor guion por Podría destruirte, y la estrella emergente Anya Taylor-Joy. El drama criminal dio también a Julianne Nicholson su primera nominación y su primer Emmy a mejor actriz de reparto por su cruda y sensible interpretación de Lori, la mejor amiga de Mare. Evan Peters ganó como mejor actor de reparto, un premio que puede deberse a una de las mejores interpretaciones de una borrachera en televisión.

Después de que los Globos de Oro la ignoraran por completo, Podría destruirte recibió seis nominaciones en los Emmy. Michaela Coel se llevó a casa el galardón al mejor guion de una miniserie, serie antológica o película por la gran serie sobre el consentimiento sexual. No solo fue justo, sino también histórico. Coel se convirtió en la primera mujer negra en hacerse con este premio. “Escriban la historia que les asusta, que los hace sentir inseguros, que es incómoda. Los desafío”, sostuvo la artista en uno de los discursos potentes de la noche.

Gala presencial sin momentos memorables

La 73º edición de los Premios Emmy ha sido el primer premio de Hollywood presencial en toda regla desde la pandemia. Nada de Zoom, ni mascarillas, aunque una parte del elenco de The Crown se reunió a altas horas de la noche para agradecer su pila de premios en Londres. Por supuesto, el anfitrión Cedric El Animador (un comediante que tuvo su apogeo en los noventa), lanzó varios chistes de vacunas y cuarentenas. La velada avanzó rápido y no dejó prácticamente ningún momento memorable. Al final, acabó con 10 Emmys para Netflix, 4 para Apple TV + y HBO (el canal de cable), respectivamente, y 3 para HBO Max (plataforma de WarnerMedia).

Jason Sudeikis con su galardón al mejor actor de comedia.
Jason Sudeikis con su galardón al mejor actor de comedia.Chris Pizzello (AP)

La ceremonia se celebró bajo una carpa en el Event Deck, un área ubicada en el centro de Los Ángeles a pocos metros del teatro Microsoft, que solía acoger la fiesta de la Academia de la Televisión de Estados Unidos. “¿Qué hacemos aquí? Dijeron que esto era al aire libre, ¿por qué hay un techo sobre nosotros?”, espetó Seth Rogen en el comienzo de los premios que se habían anunciado que serían al aire libre. Eso sí, todos los asistentes debían presentar su certificado de vacunación. En su discurso de agradecimiento, Kate Winslet resumió el sentir general: “Mare of Easttown nos permitió hablar este año de algo más que una pandemia global”. De eso se trató básicamente esta noche. De premiar a las producciones tras más un año de encierro en el que medio planeta no tuvo nada mejor que engullir series como si fuesen caramelos.

Sobre la firma

Antonia Laborde

Corresponsal en Washington desde 2018. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS