‘Los pazos de Ulloa’ salta a las tablas

Helena Pimenta dirige la primera adaptación teatral de la obra cumbre de Emilia Pardo Bazán

Pere Ponce y Marcial Álvarez, en la adaptación teatral de ‘Los pazos de Ulloa’. En vídeo, tráiler de la obra.

La crueldad frente al deseo, las pasiones descontroladas, la soledad de las mujeres frente al machismo, la civilización frente a la barbarie. Emilia Pardo Bazán (A Coruña, 1851-Madrid, 1921) retrató como nadie la vida tras los muros infranqueables de la sociedad gallega del siglo XIX en Los pazos de Ulloa, su obra cumbre, que por primera vez sube a un escenario teatral, coincidiendo con la conmemoración del centenario de la muerte de la escritora. Será este viernes en el teatro Fernán Gómez de Madrid en una versión firmada por Eduardo Galán que dirige Helena Pimenta, y en la que la narración literaria juega un papel clave. La función podrá verse en este escenario hasta el 7 de noviembre.

Seis actores ―Pere Ponce, Diana Palazón, Marcial Álvarez, Francesc Galcerán, Esther isla y David Huertas― representan a los principales personajes de la novela. La figura de la escritora gallega será objeto también en este mismo centro de una exposición con el título Madrid en Emilia Pardo Bazán, en la que se muestra, a través de libretos y partituras, cómo esta ciudad influyó en la obra de esta autora libre, viajera, cosmopolita y gran feminista, a la que se le impidió entrar en la Academia de la Lengua.

Vestuario de la adaptación teatral de la novela 'Insolación' estrenada en 2018, que se exhibe en la muestra ‘Madrid en Emilia Pardo Bazán’, en el centro Fernán Gómez de Madrid.
Vestuario de la adaptación teatral de la novela 'Insolación' estrenada en 2018, que se exhibe en la muestra ‘Madrid en Emilia Pardo Bazán’, en el centro Fernán Gómez de Madrid.Isabel Infantes (Europa Press)

Helena Pimenta, que hasta el año pasado fue directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, asegura que su empeño ha estado centrado en trasladar a la escena elementos propios de la narrativa de la novela en forma poética, para así atravesar de emoción el texto, considerado una de las mejores obras literarias del siglo XIX en España. La función teatral, con vestuario de época y escenografía de poderosos tablones de madera, se adentra en esa sociedad rural y aislada que describe Pardo Bazán, incapaz de llegar al progreso, amoral, por el que van apareciendo un retablo de personajes sin ley ni piedad frente a los personajes más frágiles y débiles.

Don Julián (Pere Ponce), el cura pobre y rural, enamoradizo y débil, es el hilo conductor de esta historia, en la que se mezclan los sueños con los hechos concretos que narra al público, con el que va compartiendo sus experiencias vitales. “Don Julián representa el fracaso de un antihéroe que creía que iba a poder salvar su credo y su encomienda. Es un personaje de tragedia abocado a un destino fatal”, explica Pimenta a este diario.

Un ejemplar de la novela 'Los pazos de Ulloa', en la exposición ‘Madrid en Emilia Pardo Bazán’.
Un ejemplar de la novela 'Los pazos de Ulloa', en la exposición ‘Madrid en Emilia Pardo Bazán’.Isabel Infantes (Europa Press)

La directora se confiesa “entusiasmada y suertuda” ante el hecho de haber podido recorrer los caminos trazados por Pardo Bazán, la mujer poderosa y fuerte pero olvidada y, en muchas ocasiones, anulada. “Fue ella, ya en el siglo XIX, la que acuñó el término “mujericidio” para hablar de la violencia machista y definir los asesinatos de las mujeres por el hecho de ser mujeres. “Ya tenía conciencia en el siglo XIX de esa tragedia, de esa soledad del mundo femenino”, subraya Pimenta, que se alegra de contribuir al reconocimiento que se merece Pardo Bazán. “Ójala la hubiera conocido antes. Cuánto hubiéramos ganado las mujeres. Todavía estamos a tiempo. Por ello, ahora me siento orgullosa de participar de su obra y y su figura”.

La innegable tragedia y el pesimismo que destila Los pazos de Ulloa y que sintió Pimenta durante su lectura se vuelcan en la puesta en escena. “El hecho de que Pardo Bazán no ocultara esa tristeza y esa tragedia, ya que ella venía de la escuela del naturalismo, de Zola y los franceses, y lo pusiera en palabras y en hechos concretos, convierte la obra en una clara denuncia. Es poniendo el dedo en la llaga como se abre el camino a la gran esperanza que alberga el texto. Le pone nombre a situaciones de violencia contra las mujeres y abuso de poder. Con esa denuncia aparece la verdad porque es la manera de colocarla en la historia”.

Los pazos de ulloa

Dirección: Helena Pimenta
Fecha: Del 8 de octubre al 7 de noviembre.
Horario: De martes a sábado a las 20:00 horas.
Domingos y festivos a las 19:00 horas.
Duración: 1 hora y 45 minutos.
Lugar: Teatro Fernán Gómez, Sala Guirau
Precio: Entrada general 22€
Venta anticipada 18€
Martes y miércoles 19€ (día del espectador)


Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS