La Academia de los Oscar condena por primera vez de manera explícita la agresión de Will Smith: “Estamos molestos e indignados”

El presidente, David Rubin, envía una carta a los miembros donde promete una “acción apropiada” ante el bofetón del actor al cómico Chris Rock y pide paciencia, ya que el procedimiento oficial tardará “unas pocas semanas”

Primero, la Academia de Hollywood no dijo nada. Ante el bofetón de Will Smith al comediante Chris Rock, que acaparó todo el protagonismo de la gala y de los debates posteriores, los organizadores de los Oscar no tomaron ninguna iniciativa oficial. El intérprete siguió en la sala, subió a recoger el premio al mejor actor y se justificó en un discurso donde pidió disculpas, pero también afirmó: “El amor te hace hacer locuras”. Al cabo de unas horas, el organismo publicó un breve comunicado donde decía que no “consiente” la violencia, pero invitaba a celebrar a los ganadores. Sin embargo, a medida que las protestas contra el gesto de Smith aumentaban y se endurecían, los principales responsables de la Academia se reunieron de urgencia el lunes y anunciaron una investigación formal sobre lo sucedido. Ayer martes, cuando ya había pasado más de un día y medio desde la ceremonia, el presidente, David Rubin, envió una carta a todos los académicos para expresar la rabia de la institución, la primera condena explícita de la agresión perpetrada por Smith y la promesa de una “acción apropiada” a lo largo de las próximas semanas. Hay, además, una reunión del organismo convocada para hoy miércoles.

“La retransmisión de la 94ª edición de los Oscar estaba concebida como una celebración de los muchos individuos de nuestra comunidad que hicieron un trabajo increíble el año pasado. Estamos molestos e indignados por el hecho de que esos momentos fueran eclipsados por el comportamiento inaceptable y dañino de uno de los nominados sobre el escenario. Para ser claros, condenamos las acciones del señor Smith ocurridas el domingo por la noche”, reza el arranque de la misiva, que reproduce la revista especializada Variety. A la vez, el documento promete a los miembros que el consejo de gobernadores —la Academia cuenta con unos 10.000 miembros, pero es encabezada por 64 poderosos profesionales— decidirá “una acción apropiada”, pero les avisa de que habrá que esperar: “Ya que rige la ley de California sobre los miembros de organizaciones sin ánimo de lucro, y como se expone en nuestro Código de conductas, todo esto debe seguir un procedimiento oficial que tomará unas pocas semanas”. La expulsión o suspensión de Smith como miembro de la Academia son las opciones que más bajara la prensa estadounidense, mientras que la retirada de la estatuilla está considerada como poco probable.

El cómico Chris Rock apareció en la gala del pasado domingo para entregar el Oscar al mejor documental. Pero, antes, se dedicó a reírse de los asistentes. Primero, se dirigió a “Javier Bardem y su mujer” [la actriz Penélope Cruz], bromeando sobre lo que supondría en su casa la eventualidad de que solo uno de los dos obtuviera el premio. Luego, el presentador se refirió a Jada Pinkett Smith, intérprete y pareja de Will Smith, a la que le dijo que la vería bien en la secuela de La teniente O’Neil, película de 1997 donde Demi Moore interpretaba a una soldado, en alusión a su pelo rapado. Pero la elección de Pinkett Smith no es estética: anunció públicamente hace tiempo que padece alopecia. Tras la broma, la actriz dio muestras evidentes de su molestia. Su marido, en cambio, se levantó, subió al escenario y fue a propinarle un bofetón a Rock. Tras regresar a su butaca, le espetó dos veces al cómico: “Mantén el nombre de mi mujer fuera de tu puta boca”.

La gala continuó, aunque ya nadie pensaba en el cine. Más tarde, Smith ganó el premio al mejor actor protagonista, por El método Williams, y subió al escenario entre aplausos. En su discurso, se disculpó con la Academia y los otros nominados. Y dijo, entre otras cosas: “Richard Williams [el polémico personaje real al que interpreta, padre de las tenistas Venus y Serena Williams, presentes en la gala] fue un acérrimo defensor de su familia. En este momento de mi vida, estoy abrumado por lo que Dios me pide que haga y sea […] He sido llamado a proteger a mi gente, a ser un río para mi gente. Para estar en el negocio del espectáculo tienes que aguantar insultos”. Recibió aplausos de muchos de los presentes, aunque varios periodistas en la sala relataron que también hubo quien permaneció inmóvil.

Smith acudió luego a la fiesta organizada por Vanity Fair, junto con su familia. Pero, ayer lunes, fio a las redes un comunicado donde pedía disculpas también a Chris Rock: “La violencia, en cualquiera de sus formas, es venenosa y destructiva. Mi comportamiento anoche fue inaceptable e indefendible... Me gustaría disculparme públicamente contigo, Chris. Estuve fuera de lugar y me equivoqué”. Después, la propia Jada Pinkett Smith rompió su silencio en internet, para decir que considera que es tiempo de “sanar” y que está “lista para ello”. Nada se sabe de la opinión de Rock, salvo que decidió no presentar una denuncia ante la policía de Los Ángeles.

Muy tajante, en cambio, se mostró el actor Jim Carrey, entrevistado en un programa de la emisora CBS. “Me asqueó la ovación a Will Smith. A Hollywood le falta espina dorsal y parece que es una clara indicación de que ya no somos el club que mola”, aseguró. Afirmó que Smith debería haber sido escoltado fuera del teatro y que él, en lugar de Rock, habría denunciado al actor exigiendo 200 millones de dólares: “Este vídeo va a estar ahí para siempre”. “Si quieres gritar desde la platea y mostrar tu desaprobación o decir algo en Twitter, está bien. Pero no tienes derecho a subir al escenario y pegarle a alguien en la cara por haber dicho algunas palabras”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS