La llamada de Will Smith al presidente de la Academia de Cine provoca una crisis interna

La conversación telefónica del martes entre el responsable de la institución y el actor, que pidió perdón por la bofetada a Chris Rock, se ocultó al resto de los directivos en la reunión posterior. El productor de la ceremonia asegura que la policía estaba lista para arrestar al agresor la noche de los Oscar

Denzel Washington (en la parte inferior) habla con Will Smith momentos después de haber golpeado a Chris Rock, parado sobre el escenario.Foto: BRIAN SNYDER (REUTERS) | Vídeo: EPV

La bofetada de Will Smith a Chris Rock en la gala de los Oscar del pasado domingo sigue generando ondas sísmicas dentro de la industria del cine. El jueves se reveló que el agresor del cómico y ganador del Oscar a mejor actor habló por videollamada el martes 29 de marzo con el presidente de la academia, David Rubin, y con la consejera delegada de la institución, Dawn Hudson. Smith se disculpó por su conducta, que empañó la 94ª edición de la ceremonia. Esta llamada ha provocado una crisis en la cúpula de gobierno de la academia porque su contenido no fue explicado, ni siquiera se habló de su existencia, en la reunión de emergencia del día siguiente, miércoles, en la que se inició el proceso de sanción contra el protagonista de El método Williams.

Smith llamó a Rubin y Hudson para transmitirles las disculpas que, poco después, publicó en su cuenta de Instagram. La publicación Variety ha informado de que el actor explicó los motivos que le hicieron perder la compostura después de escuchar un chiste de Rock sobre el rapado de su esposa, Jada Pinkett Smith, quien sufre alopecia. La revista asegura que la videollamada duró media hora, pero fuentes de la organización han asegurado a Deadline, web de periodismo audiovisual, que fueron solo seis minutos.

Rubin envió el martes a los cerca de 10.000 académicos una carta en la que expresaba su rabia debido a que la gran noche del cine hubiese quedado eclipsada por el comportamiento “dañino e inaceptable” de Smith. El organismo estudia las sanciones posibles contra el actor. Fue la primera condena explícita a lo ocurrido, después de que el domingo sorprendiera ver cómo un hombre que había agredido a un presentador frente a millones de personas que lo veían por televisión volvía minutos después al escenario a recoger un premio. Rubin prometió entonces mantener a todos los académicos al tanto.

No fue así. El miércoles se celebró la primera reunión de los gobernadores (la junta directiva que representa a los 10.000 académicos) para debatir sobre lo sucedido. En la reunión no se mencionó la llamada de Smith a Rubin y Hudson, según afirmaron varias fuentes a Variety y a Deadline. Esto ha generado suspicacias en el grupo de directivos, entre los que se encuentran Laura Dern, Whoopi Goldberg, Susanne Bier, Ava DuVernay o Steven Spielberg. “¿Por qué querrían ocultarnos algo así? Solo contribuye a crear una atmósfera de sospecha”, ha explicado a estas publicaciones un gobernador que prefirió mantener el anonimato. EL PAÍS contactó con uno de los directivos de la academia, pero este rechazó hablar sobre el proceso que se está siguiendo en este caso insólito en la historia de los premios.

Esta no es la primera información contradictoria que proviene de la institución. El miércoles anunció que el propio Rubin y Hudson pidieron a Smith que abandonara el teatro Dolby después de la agresión a Rock. “Se negó”, aseguraba el comunicado. Sin embargo, esta versión fue rechazada en medios locales por algunos asistentes a la gala, que señalaron que no hubo ninguna petición formal ni explícita para que el actor se fuera de su butaca.

En la reunión del miércoles de los directivos se acordó iniciar el proceso disciplinario contra Smith, que contempla 15 días para que este se defienda por escrito. La decisión sobre el castigo, que podría llevar a una suspensión de la membresía o a una expulsión de la organización, se comunicará el 18 de abril.

“Estamos preparados para arrestarlo”

Con el paso de los días se conocen nuevos detalles sobre cómo se desarrollaron los hechos la noche de los Oscar. Will Packer, el productor de la ceremonia, ha asegurado en su primera entrevista, emitida este viernes, tras lo ocurrido que la policía de Los Ángeles estaba lista para arrestar al protagonista de Men in Black. “Es una agresión’, esa fue la expresión que utilizaron en ese momento. Podemos ir a por él. Estamos preparados. Pueden presentar cargos”, dijeron las fuerzas del orden, ha contado Packer a Good Morning America, de la cadena ABC, que emitió la gala por televisión. No hubo arresto porque Rock no quiso denunciar a Smith. “Ellos [la policía] le presentaron varias opciones, pero Chris las rechazó. Solo decía: ‘Estoy bien, estoy bien”, recordó Packer, quien también explicó que pidió al presentador que considerara lo que los agentes le ofrecían.

El productor aseguró también que el chiste de Rock sobre Pinkett Smith no estaba en el guion, que en un principio hasta él mismo pensó que era una broma pactada entre ambos y que fue a ver al cómico en cuanto abandonó el escenario. Le preguntó si realmente el actor lo había golpeado y Rock le contestó: “Sí, acabo de recibir un golpe de Muhammad Ali. Inmediatamente, se puso en modo de broma, pero se notaba que todavía estaba en estado de shock”. Packer insiste en que se puso a disposición de Rock, que haría lo que él quisiera, y que el cómico respondió “que estaba bien, que no deseaba empeorar la situación”.

El productor añadió que en ningún momento de la noche habló con Smith, lo que desmiente las informaciones publicadas en los últimos días que afirmaban lo contrario. Con respecto a la afirmación de la Academia de que le pidieron a Smith que abandonara la gala, el productor explicó que le comunicaron que lo iban a hacer, pero que él no formó parte de esas conversaciones. “Me dirigí a los responsables de la Academia que estaban en el lugar y les dije: ‘Chris Rock no quiere eso, ha dejado claro que no quiere empeorarlo”. Y sobre el discurso con el Oscar en la mano del agresor 20 minutos después de incidente, afirmó: “En ese momento pensaba que se iba a disculpar con Chris Rock y decir que lo que había hecho estaba mal. Si llego a saber que no iba a ser así, me hubiera gustado que se hubiera marchado”. Packer contó también que Smith se comunicó con él la mañana siguiente para disculparse.

Tras todo esto, Rock volvió el miércoles por la noche a los escenarios. En un teatro en Boston, donde retomaba su gira de monólogos cómicos, confesó a una audiencia que le aplaudía de pie que “aún estaba procesando todo lo ocurrido”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard

Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS