El Ministerio de Cultura turco cancela un concierto de Ara Malikian

El músico llamó en un programa “psicópata” al fundador de la República de Turquía, Atatürk, pero luego lo matizó

El violinista Ara Malikian.
El violinista Ara Malikian.ÓSCAR GONZÁLEZ (getty images)

El músico hispano-armenio Ara Malikian no actuará el 11 de junio en Turquía, como estaba previsto. El violinista confirma en conversación telefónica con EL PAÍS que el concierto que tenía que ofrecer en Ankara ha sido suspendido por el Ministerio de Cultura turco. Tenía otros espectáculos contratados en Turquía (uno en Estambul el 8 de junio) durante el verano y esos todavía siguen en pie. “Recibo constantes amenazas de muerte por redes sociales. Y no solo dirigidas a mí, sino también a mi mujer y a mi hijo”, señala. Todo viene por un mensaje de Twitter.

Malikian (Beirut, Líbano, 46 años) participó como invitado en el programa de televisión de Cuatro Planeta Calleja del pasado abril. Allí, a una pregunta del presentador sobre el genocidio de los armenios, el músico señaló que fue provocado por “un psicópata, Atatürk”. Se refería a Mustafa Kemal Atatürk (1881-1938), fundador de la República de Turquía y primer presidente. “Siendo armenio yo, siempre que me preguntan hablo del genocidio, porque fue así y porque afectó a mi familia. Y nunca ha habido ninguna censura. Pero se viralizó un tuit con ese extracto del programa y parece ser que llegó a las autoridades turcas. Desde aquí quiero decir que me equivoqué acusando a Atatürk, porque los responsables del genocidio eran los otomanos”, apunta Malikian.

Si bien el Ministerio de Cultura turco no ha hecho público el razonamiento sobre la suspensión del concierto de Malikian en Ankara, el medio digital turco OdaTV cita fuentes del Ministerio que, efectivamente, atribuyen la cancelación a las declaraciones del violinista sobre Atatürk. En realidad, el fundador de la moderna República turca no participó en el genocidio armenio, pues en la época en que se produjo era un simple oficial del Ejército otomano y mantenía pésimas relaciones con quienes lo idearon, en especial con el Ministro de la Guerra, Enver Pasha. Es más, en una conversación en septiembre del 2008, el entonces director del Museo del Genocidio Armenio en Yereván (Armenia), Hayk Demoyan, aseguró que Mustafa Kemal Atatürk salvó de la deportación a una caravana de armenios enviados al destierro a los desiertos de Siria, que, de otro modo, hubiera perecido como otros cientos de miles de armenios otomanos.

Al término de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y de la Guerra de Independencia turca (1919-1923), Mustafa Kemal alcanzó el poder y no hizo nada por salvar a los principales líderes acusados de gestar el genocidio, quienes murieron en el exilio a manos de pistoleros armenios (Operación Némesis). En cambio, el nuevo régimen turco sí que protegió y otorgó importantes cargos a los funcionarios otomanos de nivel bajo y medio que desempeñaron importantes responsabilidades durante la deportación y aniquilación de los armenios otomanos. Desde entonces, el Estado turco ha negado que las matanzas de 1915-1918 constituyan un genocidio (término legal acuñado por el jurista Raphael Lemkin en 1944 precisamente teniendo en cuenta las masacres de armenios otomanos) y las enclava en los crímenes llevados a cabo por ambas partes durante la contienda mundial.

Hace una década, el Gobierno turco adoptó una postura más comprensiva con el sufrimiento de los armenios y el propio presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, llegó a pedir perdón por ello (aunque sin mencionar el término genocidio), si bien en los últimos años ha endurecido su postura y criticado a todos los países que adoptan legislación que pena la negación del genocidio. En Turquía existe una ley, la 5816 de 1951, que castiga con entre uno y cinco años de cárcel el atentar contra la figura y la memoria de Mustafa Kemal Atatürk.

Según el violinista, algunos turcos se sintieron ofendidos por su comentario y sus redes sociales comenzaron a llenarse de insultos y de amenazas de muerte. “El mensaje lo retuiteó un político turco de extrema derecha y fue cuando se armó todo el lío. Estoy muy apenado por lo que ha pasado. Espero que todo esto se calme y poder actuar en Turquía lo antes posible porque no tengo nada en contra de los turcos”, insiste el músico.

Malakian, que tiene nacionalidad española y vive en España, es posible que sea el violinista que más público convoca en sus conciertos. En España ha reunido en sus conciertos a audiencias de 10.000 personas. Su último trabajo se titula Ara (2021) y lo está presentando en 2022 por todo el mundo. En las próximas semanas actuará en Zaragoza, Valencia, Toledo, Granada o Baleares.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS