El Gobierno crea un Observatorio Global del Español con sede en La Rioja

El nuevo centro, con un presupuesto de cuatro millones, depende del Instituto Cervantes y elaborará estudios para que el castellano sea clave en el desarrollo de la nueva economía digital

Un hombre caminaba delante de un cartel en español e inglés en El Paso (Texas), en noviembre de 2020.
Un hombre caminaba delante de un cartel en español e inglés en El Paso (Texas), en noviembre de 2020.Mario Tama (Getty Images)

El Gobierno tiene previsto anunciar este martes tras el Consejo de Ministros la creación de un Observatorio Global del Español, que estará en la Comunidad Autónoma de La Rioja, con un presupuesto inicial de 3,9 millones de euros y que dependerá del Instituto Cervantes. El real decreto, al que ha tenido acceso EL PAÍS, señala que el Observatorio se concibe “como un centro de investigación que analice y estudie la situación del español en el mundo con énfasis en la nueva economía digital”. “Esa labor se plasmará en “estudios e informes técnicos para fomentar el conocimiento y prestigio de la lengua y las culturas hispánicas”, prosigue el texto.

El nacimiento de este organismo se anunció, junto a otras medidas, el 1 de marzo, cuando el Ejecutivo de Pedro Sánchez aprobó el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) de la Nueva Economía de la Lengua, un ambicioso plan para el que se consignó una partida de 1.100 millones de euros. Lo que este martes se concretará es, además de la dotación del Observatorio, sus objetivos, actuaciones y organigrama. En marzo el Gobierno nombró para coordinar este plan a Cristina Gallach como alta comisionada para la Nueva Economía de la Lengua.

El Observatorio estará adscrito al Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, como el propio Cervantes, que se encarga de la política para la defensa y promoción de los idiomas del Estado (no solo el español) fuera de las fronteras, y cuenta con la colaboración del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Entre sus objetivos, según el texto, se encuentra “potenciar la relación con el hispanismo en aquellos ámbitos de interés económico de la lengua”, es decir, explorar proyectos que propicien ingresos para el país. Cálculos oficiales suelen señalar que el PIB vinculado a la lengua se sitúa en torno al 15%.

Entre los informes que se prevé que elabore el Observatorio, fuentes del alto comisionado subrayan a este periódico que se “promoverá la ciencia en español y las industrias culturales, en especial la industria audiovisual y la del videojuego”. El español es hoy el segundo idioma en hablantes nativos del mundo, solo por detrás del chino, y los españoles representan únicamente el 8% de esa comunidad de 590 millones.

Pendiente aún de la fecha definitiva en la que arranque, su ubicación podría ser San Millán de la Cogolla, la cuna del castellano. Allí se encontraron las primeras referencias escritas del idioma, las glosas emilianenses (a caballo entre los siglos X y XI). Además, la localidad riojana es sede del Centro Internacional de Investigación de la Lengua (Cilengua). El Observatorio dispondrá en cualquier caso de “un espacio de diálogo, análisis y debate de expertos en torno al español”, según el texto. Las mismas fuentes descartaron que la elección de La Rioja obedezca al proyecto de descentralizar nuevas instituciones estatales, sino a que “es un lugar con experiencia en el estudio de la lengua”.

De su funcionamiento, el real decreto indica que el Observatorio impulsará acciones “para fomentar la presencia de la lengua española en las nuevas tecnologías”. En esta área hay que recordar que dentro del Perte de la Nueva Economía de la Lengua se incluye el proyecto Lengua Española e Inteligencia Artificial (LEIA), abanderado por la Real Academia Española (RAE), que busca que las máquinas que nos rodean (ordenadores, móviles, tabletas...) entiendan y usen un español correcto, incluso con el acento de cada zona cuando se dirijan a nosotros.

Una cuestión delicada con la que tendrá que lidiar este Observatorio es la existencia previa de otros organismos hermanos en España y en el exterior, como el mencionado Cilengua riojano, la Oficina del Español, en la Comunidad de Madrid; el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, en Burgos; o el Observatorio que el propio Cervantes tiene en Harvard. El real decreto especifica que se “coordinará la actuación con centros ubicados en diferentes países”. ¿Y con los españoles? Las fuentes del alto comisionado declararon: “Hay que ser capaz de trabajar con quien ya hace tareas específicas, por lo que no esperamos que se produzcan choques políticos con otras Administraciones”.

En cuanto a la composición del Observatorio, presidido por el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, habrá vocales de diferentes organismos, ministerios y uno del Gobierno de La Rioja. La comisión ejecutiva la presidirá el director del Cervantes, Luis García Montero, aunque se prevé el nombramiento de una persona para presidir el Observatorio. Fuentes próximas al Cervantes informaron de que se buscará a alguien que reúna tres requisitos fundamentales: “Conocimiento filológico, formación en la nueva cultura digital y perfil hispanoamericano”. Esa comisión ejecutiva “se reunirá al menos una vez por cuatrimestre”, añade el texto.

Por último, el real decreto subraya que la creación del Observatorio “no supondrá incremento del gasto público” y que se podrán asignar “puestos de trabajo incluidos en la plantilla del Cervantes”. Sobre este asunto, las fuentes del alto comisionado apuntan que “el personal permanente extra será limitado, por lo que se recurrirá a expertos para tareas específicas”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Manuel Morales

Periodista de la sección de Cultura, está especializado en información sobre fotografía, historia y lengua española. Antes trabajó en la cadena SER, Efe y el gabinete de prensa del CSIC. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y máster de Periodismo de EL PAÍS, en el que fue profesor entre 2007 y 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS