La amenaza de desahucio a la librería Caótica de Sevilla desata una nueva batalla cultural contra la especulación

La llamada de auxilio de los socios, que reclaman la actualización urgente de la Ley del Libro para proteger espacios independientes, se extiende por las redes sociales y consigue importantes adhesiones públicas

Una clienta de la librería Caótica de Sevilla, el viernes.
Una clienta de la librería Caótica de Sevilla, el viernes.PACO PUENTES

La historia se repite: pequeños héroes locales de la cultura frente al gigante voraz de la gentrificación y la especulación urbanística. Último episodio: la librería independiente Caótica, en Sevilla, un referente cultural en España del que dependen proyectos editoriales como las revistas Jot Down y Mercurio, cuya supervivencia peligra después de la orden de desahucio por impago de tres meses emitida por los propietarios del inmueble en el que Caótica se instaló en 2017 y desde el que sus seis socios desempeñan una actividad comercial y cultural que la convierte en “mucho más que una librería”.

Muchas décadas después de la distópica profecía de Ray Bradbury en la celebérrima novela Farenheit 451 —adaptada al cine por François Truffaut—, que fabulaba en torno a una sociedad sin libros, los socios de Caótica se preguntan: “¿Has imaginado alguna vez cómo sería tu ciudad sin librerías?”. Así encabezan una carta abierta enviada a sus lectores en pleno agosto, donde no arden los libros pero sí sus libreros, que se ha hecho viral en redes sociales y que ha encontrado importantes adhesiones públicas, desde el alcalde de la ciudad, Antonio Muñoz (PSOE), hasta el mediático pianista James Rhodes. Además, uno de los socios, Rafa Castaño, es un recurrente concursante de Pasapalabra, que ha vuelto este verano al concurso y está aprovechando su exposición para amplificar las reivindicaciones de la librería.

Hay que defender a las librerías “como templos de libertad” y “es urgente protegerlas frente a las grandes multinacionales del mundo editorial y del comercio digital”, reclama el comunicado, que apela a una revisión de la Ley del Libro ya que “asfixiar” el último tramo del circuito: las librerías independientes. Según un estudio de Cegal (Confederación Española del Gremio de Libreros), en colaboración con la Dirección General del Libro del Ministerio de Cultura, el mapa de librerías de 2022 en España contabiliza menos de 3.000 (2.977), lo que supone 6,2 librerías independientes por cada 100.000 habitantes.

La carta también explica por qué consideran el desahucio una salida desmedida: “A pesar de haber estado obligados a mantener la vigencia de un aval bancario por toda la duración del contrato del alquiler que cubra esta situación, la propiedad ha optado por la medida drástica del desahucio, entendiendo que no confía en nuestra permanencia ni nuestra solvencia, pero sobre todo privándonos de nuestro derecho a disfrutar del resto de vigencia de nuestro contrato por cinco años más, en los que amortizaríamos la fuerte inversión inicial realizada en el local y en los que cumpliríamos con nuestro plan de negocio”, explican.

Escaparate de la librería, este viernes.
Escaparate de la librería, este viernes.PACO PUENTES

También citan el ejemplo de la ciudad de Barcelona, cuyo Ayuntamiento ha comprado 50 locales comerciales de entre 60 y 1.000 metros cuadrados para evitar que sus librerías desaparezcan. A este respecto, el alcalde Antonio Muñoz ha evitado dar pistas concretas sobre una posible solución. “Caótica es más que una librería. Es un proyecto cultural de enorme importancia que debe tener continuidad. Tiene todo el apoyo del ayuntamiento y colaboraremos en la búsqueda de soluciones para que sigan siendo agentes dinamizadores de la vida cultural de Sevilla”, expone, sin dar más datos, en su cuenta de Twitter. Lo más urgente, sostienen desde Caótica, es frenar el desahucio, por lo que han lanzado una campaña de micromecenazgo en su página web.

Caótica ocupa un edificio de tres plantas en pleno corazón de la ciudad que se ha convertido en un icono de la idiosincrasia cultural del barrio de La Encarnación, donde levanta cabeza en medio de una marea de masificación turística cada vez más evidente. Su ubicación ha revitalizado la zona y ha supuesto, según los inquilinos una revalorización del local. “Es triste que el propio efecto de generar atracción allí donde nos ubiquemos sea lo que pueda condenarnos a desaparecer”, lamenta Maite Aragón, una de las socias.

Interior de la librería Caótica.
Interior de la librería Caótica.PACO PUENTES

La historia viene de lejos. Caótica es el segundo intento de estos libreros que comenzaron con una experiencia similar en la cercana Alameda de Hércules, de donde fueron expulsados al tiempo que la zona comenzaba a ser engullida por veladores y locales de restauración. Tras aquel descalabro —el inmueble que ocupaban alberga hoy un restaurante de comida internacional—, nació Caótica. La librera recuerda aquel 20 de abril de 2017 a las seis de la tarde, cuando soltaron las brochas y colocaron los últimos libros en los anaqueles, con el reloj pisándoles los talones para la inauguración: “Fue emocionante ver la calle colapsada por la gente que acudía a nuestro encuentro”, cuentan los libreros en la carta. “La prensa se hizo eco de lo inverosímil de que la apertura de una librería consiguiera colapsar el cruce de tres calles céntricas, cosa que, en Sevilla, solo ocurre por motivos folclórico-religiosos. Fue tan desmedida la asistencia, que tuvimos que salir a los balcones para poder dirigirnos a todos los asistentes. Empezábamos a lo grande. Caótica prometía”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS