Un pueblo de Segovia busca micromecenas para salvar su órgano del siglo XVIII

Fuentesaúco de Fuentidueña intenta recaudar 55.000 euros para restaurar una pieza de gran valor musical e histórico

El órgano del siglo XVIII de Fuentesaúco de Fuentidueña.
El órgano del siglo XVIII de Fuentesaúco de Fuentidueña.Hispania Nostra

Devolverle la música al órgano de Fuentesaúco de Fuentidueña (Segovia) cuesta 110.000 euros. El instrumento, creado entre 1710 y 1719, lleva mudo 40 años. No hay fondos para restaurarlo y que esta pieza valiosa en lo musical y lo histórico recobre su esplendor perdido. Una asociación local de este pequeño pueblo segoviano de 250 habitantes trata, mediante una campaña de micromecenazgo con la asociación Hispania Nostra, de recaudar 55.000 euros para empezar esos trabajos y que las Administraciones aporten lo restante para que su iglesia recupere este valioso elemento cultural. La campaña vence este domingo 14 de agosto, pero de momento no se están cumpliendo objetivos.

La agrupación que ha impulsado esta campaña para recuperar el órgano ha constatado que el órgano llegó al templo de la localidad en 1841, pero que el desuso de las últimas décadas lo ha condenado al silencio. “La falta de un relevo generacional de intérpretes, la falta de dinero para poder acometer su mantenimiento, así como diferentes obras y reformas que se han realizado en la iglesia, han acabado por dañar significativamente el instrumento”, explican sus portavoces, que han celebrado múltiples citas culturales para, incluyendo escuelas y orquestas, que ese patrimonio segoviano siga vivo en la conciencia local. “Ha llegado el momento de rehabilitar el instrumento de una vez por todas y sumarlo a la vida cultural de la localidad. Tenemos músicos dispuestos a tocarlo. Tenemos la ilusión de todo un pueblo detrás de su futuro”, sostienen.

Vista frontal del órgano.
Vista frontal del órgano.Hispania Nostra

La iniciativa se encuentra muy lejos de la suma deseada para acometer las primeras labores de restauración encargadas al maestro organero Joaquín Lois, que fijó el coste en 110.000 euros. De momento van unos 7.500 de los 35.000 fijados como objetivo mínimo. El precio, afirman, parece muy elevado, pero en realidad se trata de una cuantía que consideran incluso barata ante los minuciosos trabajos que deben hacer los expertos en arreglar la erosión, los daños y el deterioro que sufre el instrumento. Tanto la estructura del órgano como sus ornamentos y adornos han sufrido el paso del tiempo y el olvido que ahora se intenta reparar.

Las dificultades para obtener la financiación deseada, relatan representantes de Hispania Nostra, se deben a que están siendo “pioneros”. Esta es la primera vez que en España se recurre al micromecenazgo para salvar un órgano, pues lo habitual consiste en pedir ayudas para recuperar inmuebles como iglesias u ornamentos como retablos. “El órgano es indispensable en la liturgia, el proyecto no es solo lograr que funcione sino poner en marcha un complejo de formación musical y darle valor como instrumento musical histórico. Es de los más antiguos de España y tiene un gran valor histórico intrínseco musical, histórico y comunitario”, destacan esos portavoces, a quienes les llama la atención que aunque en Castilla y León suelen funcionar muy bien estas iniciativas por el alto grado de concienciación popular hacia su patrimonio, en esta ocasión en Segovia está costando más despertar ese ánimo solidario. Además, detallan que la Junta se había comprometido a aportar la misma cantidad que la que llegara por las donaciones, pero que el cambio de Gobierno (en abril se pasó de PP-Ciudadanos a PP-Vox) ha ralentizado que se ratifiquen esos acuerdos y se comprometa esa suma de respaldo público.

Esta campaña segoviana, bajo el lema “Queremos que suene”, aspira a unirse a otros proyectos exitosos ejecutados con Hispania Nostra. Esta plataforma ha informado de que mediante 32 campañas de los últimos cinco años, saldadas con más de 500.000 euros de recaudación, se han podido acometer obras en castillos, iglesias, monasterios o muchos edificios religiosos abandonados. Mientras, este órgano segoviano espera socorro sin poder sonar en la iglesia de Santo Domingo de Silos de Fuentesaúco de Fuentidueña.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Juan Navarro

Colaborador de EL PAÍS en Castilla y León, Asturias y Cantabria desde 2019. Aprendió en esRadio, La Moncloa, en comunicación corporativa, buscándose la vida y pisando calle. Graduado en Periodismo en la Universidad de Valladolid, máster en Periodismo Multimedia de la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS