Las diez mejores películas sobre deporte en plataformas

El próximo estreno de ‘42 segundos’, filme sobre la selección masculina española de waterpolo de Barcelona 92, lleva a revisar clásicos deportivos como ‘Toro salvaje’, ‘Un domingo cualquiera’, ‘Hoosiers, más que ídolos’ o ‘Carros de fuego’

Jamie Foxx (con casco), Al Pacino y Dennis Quaid, en 'Un domingo cualquiera'.

Sangre, sudor y lágrimas. Compañerismo y rivalidad. Atletas surgidos de la nada que se convierten en leyendas, semidioses para los mortales. El deporte era eso, y en algún momento aún lo es hoy, antes de que el negocio lo absorbiera. A todas esas facetas ha dedicado buenos títulos el cine, especialmente el estadounidense, ahíto de historias de don nadies triunfadores.

En España, ahora que llega el estreno de 42 segundos —sobre la selección masculina española de waterpolo que compitió en los juegos olímpicos de Barcelona 92, un conjunto forjado a golpes de entrenamientos brutales que se quedó a menos de un minuto del oro―, el cine deportivo se ha centrado en biografías de futbolistas (La saeta rubia) y en comedias que usan el deporte para hablar de algo más: El tigre de Chamberí (1958), Días de fútbol (2003), El penalti más largo del mundo (2005), Campeones (2018) o Los futbolísimos (2018). También hay varios títulos ambientados en el boxeo —desde Young Sánchez (1954) a A golpes (2005), La distancia (2010) o Alacrán enamorado (2013), además de que en el cine de José Luis Garci siempre hay apuntes de este espectáculo— y un curioso drama sentimental que se desarrolla en un equipo de baloncesto: La vieja música (1985), de Mario Camus. Repasamos ahora, en orden alfabético, algunos de los mejores títulos disponibles en plataformas.

Carros de fuego (1981). De Hugh Hudson. Basada (ligeramente) en hechos reales, ilustra la rivalidad entre dos atletas de distinta clase social y religión, que estudian en Cambridge con un objetivo en mente: los Juegos Olímpicos de París de 1924. Ahora bien, las cosas y, en general, la vida no serán fáciles. Carros de fuego, con sus interpretaciones, su pulso narrativo y su banda sonora de Vangelis, es un clásico del cine sobre deportes. Disponible en Disney+.

El castañazo (1977). De George Roy Hill. Una alocada comedia sobre un equipo de hockey sobre hielo en horas bajas, que para remontar los resultados adversos, decide enguarrar los partidos y lanzarse a un juego ultraviolento. Paul Newman decía que esta fue uno de los rodajes que más disfrutó en su carrera. Curiosamente, esta sátira sobre las competiciones deportivas se basa en las vivencias del hermano de la guionista, durante sus años de jugador en ligas menores. Disponible en AppleTV.

El mejor (1986). De Barry Levinson. El béisbol alberga una característica que muy pocos otros deportes poseen: la posibilidad de triunfar en él incluso a edades maduras. Ahora se atiende mucho más a la forma física (de ahí sus numerosos problemas con el doping), pero hace décadas existían lanzadores con barriga, cuyo éxito se cimentaba en un buen juego de muñeca e instinto para la colocación. En El mejor, Robert Redford —excesivamente mayor para el papel—, encarna a un jugador veterano surgido de la nada que deslumbra por su talento. ¿De dónde viene? ¿Qué pasó en su juventud? Las dos narraciones avanzan en paralelo en este thriller deportivo. Disponible en Filmin.

En busca de Bobby Fischer (1993). De Steven Zaillian. En los últimos años, el ajedrez ha estallado en el audiovisual, pero la primera película de calidad sobre el tema de los ajedrecistas infantiles fue En busca de Bobby Fischer (al año siguiente llegaría otra destacada, Fresh). ¿Qué es mejor, disciplina y entrenamiento o talento, improvisación y diversión? Josh avanza a trompicones en Nueva York con esa duda: puede ser el nuevo Bobby Fischer, pero como niño le gustan mucho más las partidas rápidas en el parque. Disponible en Amazon Prime Video y AppleTV.

Hoosiers, más que ídolos (1986). De David Anspaugh. La gran película sobre el baloncesto. Basada en la historia real del Instituto Milan de Indiana, que ganó el campeonato estatal de baloncesto en 1954, a pesar de ser de un pequeño pueblo siendo un equipo de un pequeño pueblo, la película va mucho más lejos: habla de la importancia del trabajo, de la cooperación en los deportes de equipo, de la perseverancia. Y encima cuenta con Gene Hackman como entrenador y Denis Hopper. Disponible en Amazon Prime Video y AppleTV.

Senna (2010). De Asif Kapadia. El gran documental deportivo que abrió la espita de la actual eclosión de este género (Free Solo, El último baile...). Ayrton Senna tenía carisma, talento y conducía muy muy deprisa. Ganó tres campeonatos del mundo de Fórmula 1 antes de morir en un accidente en el circuito Enzo y Dino Ferrari a los 34 años. Kapadia muestra todas las facetas (agradables o no) de la leyenda brasileña. Disponible en HBO.

The Damned United (2009). De Tom Hooper. Solo fueron 44 días, pero la que lio Brian Clough como entrenador del Leeds United en 1974. Un entrenador con ganas de comerse el mundo a la contra de la mejor plantilla, entonces, de la liga inglesa. El choque de trenes está estupendamente contado en este drama de barro y balonazos. Disponible en AppleTV y Rakuten.

Toro salvaje (1980). De Martin Scorsese. ¿Rocky o Toro salvaje? Bueno, convengamos que la película de Martin Scorsese está un escalafón por encima. La vida de Jake LaMotta con un excepcional Robert De Niro es un soberbio retrato de los ídolos caídos y de lo rápido que pasan los tiempos de gloria: lo que te hace estrella es también lo que destruye tu carrera. Disponible en Filmin y AppleTV.

Un domingo cualquiera (1999). De Oliver Stone. No es que sea una enorme película de deportes, es que es un gran largometraje más allá del género. Centrada en el fútbol americano profesional, en su desarrollo habla de viejas y nuevas escuelas, de veteranos y estrellas en ciernes, de lo que significa formar parte de un equipo con un objetivo común (ese discurso motivador de Al Pacino vale para cualquier deporte), de lo retorcido del negocio que se impone al espíritu deportivo, de maestros y alumnos... Y todo ello con el poderío visual de Oliver Stone. Disponible en HBO y Movistar.

Yo, Tonya (1986). De Craig Gillespie. Una inteligentísima tragicomedia que ilustra el enfrentamiento en el patinaje artístico entre Tonya Harding y Nancy Kerringan, que acabó con un ataque a la segunda encargado por el entorno de la primera. Pero de fondo hay más, mucho más: clasismo y elitismo, la necesidad de triunfar para sobrevivir y el terrible triunfo de lo crematístico en el deporte. Disponible en HBO y Movistar.

Tráiler de 'Yo, Tonya'.

Hay muchos y más títulos de calidad en el cine deportivo, pero no están disponibles en plataformas. A clásicos por cómo marcaron en su estreno la narración de su deporte como Quiero ser como Beckham (2002), Hoop Dreams (1994), Olimpiada (1938), When We Were Kings (1996) o Touching The Void (2003) solo se puede acceder en DVD.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Gregorio Belinchón

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS