CONCIERTOS
Crónica
Texto informativo con interpretación

50 Cent: ‘hip hop’ de ayer en un festival muy de hoy

El rapero neoyorquino, una de las más rutilantes estrellas del género de la primera década de este siglo, triunfa en el festival Icónica de Sevilla

El rapero 50 Cent, durante su actuación en el Festival Icónica de Sevilla, el jueves.
El rapero 50 Cent, durante su actuación en el Festival Icónica de Sevilla, el jueves.CRISTINA QUICLER (AFP)

iPhones y hip hop. Estas tal vez sean las dos cosas que más han avanzado en la última década. Y el hip hop, incluso algo más, si nos atenemos a lo conservador que es el último modelo lanzado hace unas semanas por la firma de Cupertino. 50 Cent (de nombre real Curtis Jones, nacido en Nueva York hace 47 años) debutó en 2003, cuando aún no había iphones, pero los ipods dominaban el planeta, con Get Rich Or Die Tryin’, un éxito descomunal que despachó casi un millón de copias en su semana de lanzamiento (el rapero ha vendido 30 millones de discos en sus tres lustros en activo, y acumula 8,5 millones en ganancias gracias a Bitcoin este último año). Ayer por la noche, en su presentación en el Festival Icónica de Sevilla, era inevitable, por momentos, pensar que se estaba ante una versión algo antigua de un sistema operativo, el del hip hop, que se reinventa y progresa a una velocidad brutal. Y eso no tiene por qué ser malo. Al menos, no en términos absolutos. 50 Cent es ya realeza del hip hop, lo que significa que puede hacer sonar clásico y clásico tras otro, pero a veces desprende una sensación similar a la que debían de desprender los grupos de rock sinfónico cuando salían de gira en los años posteriores al punk.

Puestos de comida gourmet, ambiente entre rapero, burgués, canallita e influencer, la presentación en un pequeño escenario una hora antes de 50 Cent de la magnífica joven rapera onubense de origen japonés Icy Amane (acompañada de dj ADR), un clima agradable… En fin, un marco incomparable. Un festival boutique en toda regla, que tras los conciertos se convierte en club al aire libre y que incluso en las noches en que no hay evento abre las puertas como espacio de ocio. Así es Icónica Festival.

Acompañado por dj Chubby Chubb, un guitarrista, un batería, dos raperos de refuerzo y ventilación (Uncle Yurda y Tany Yayo) y cuatro bailarinas, 50 Cent despachó en aproximadamente una hora y veinte minutos el grueso de sus tres primeros y más relevantes largos, un puñado de versiones de Pop Smoke, Dr. Dre, Lil Kim o Eminem y, al menos, cuatro cambios de camiseta, todas bien ceñidas a su descomunal torso, que tras las chanzas que sufrió por su supuesto sobrepeso tras actuar en la Super Bowl del año pasado, vuelve a lucir como una especie de rocadragón descomunal.

“Queríamos traerlo, porque creemos que el hip hop es muy importante en Sevilla”, comentaba un par de horas antes del concierto Javier Esteban, director de Icónica Festival, evento que llega este año a su segunda edición y por el que ya ha pasado C Tangana (lleno absoluto, 18.000 personas) y que durante las próximas semanas tiene previstas las presentaciones de Patti Smith, Ludovico Enaudi, Boy George o Seguridad Social. La única baja, de momento, ha sido la de Becky G, quien ha cancelado su actuación prevista para el 29 de septiembre. “El año pasado, con la pandemia, tuvimos un cartel muy nacional, pero este año ya hemos logrado tenerlo tan ecléctico como buscábamos. Y mira, una noche estaba en casa viendo giras de artistas a los que poder contactar en mi ordenador y vi que 50 Cent estaba en Malta, o por ahí, unos días antes, y nos pusimos en contacto con él”. La idea era traer al de Nueva York en colaboración con un evento lisboeta, pero finalmente los portugueses se bajaron del barco. “Ha sido complicado. Hasta un minuto antes de saltar al escenario, aún estábamos debatiendo con el equipo del rapero algunos detalles pequeños pero vitales del show”, apunta tras el evento un miembro de la organización. “Ha venido con la banda, ha sido brutal. Las otras veces que lo había visto en España solo recuerdo que se presentara con un dj”, comenta otro reforzando la idea de que trabajar con Curtis Jones es abandonarse a la providencia.

Escenario en el que actuó 50 Cent, en el Festival Icónica de Sevilla.
Escenario en el que actuó 50 Cent, en el Festival Icónica de Sevilla.CRISTINA QUICLER (AFP)

La cámara no deja de enfocar a una chica rubia que vapea en segunda o tercera fila. El recinto de la imponente Plaza España de Sevilla ha sido reducido para adaptarse a la demanda. Son casi 4.000 personas las que prácticamente llenan este espacio, perfectamente armado con pista, grada y dos palcos. El mismo formato se utilizará para Boy George. Con Ludovico Enaudi, que ha vendido todas las entradas desde hace semanas, todo el público estará sentado. La chica sigue vapeando, el cámara no la abandona y, sobre el escenario, antes de acometer una memorable rendición de Just a Little Bit, 50 Cent bromea sobre que está haciendo contacto visual con ella desde que arrancara el concierto con una titubeante versión de What a Gangsta. Al rapero le ha llevado 10 minutos y cuatro temas calentar la voz. Pero ahora ya está a punto para despachar el concierto que tiene contratado y, por lo que vemos en las cámaras y en su cara socarrona, lo que vendrá después. Hay algo, tanto en el juego constante de enfocar chicas del público, en los bailes de club de strip tease de las bailarinas e incluso en el interludio para fumar marihuana (desaparece 50 Cent, suena Bob Marley y los dos raperos que le acompañan se encienden un porro del tamaño de un Iphone 14 Pro Max), que parece de otra época. Según se vea, es dulce nostalgia o amargo anacronismo. Eso sí, para la mayoría del público es lo primero. La conexión es enorme, los bailes continuos y la cantidad de temas reconocidos por el respetable, altísima. Aquí se vive el hip hop. Y el de 2007 fue de los mejores, la verdad.

“Me ha encantado, mucho”. Sentado en una barra del recinto poco después del final del concierto, Zatu, de la mítica banda de rap sevillana SFDK, se hace fotos con fans que le recuerdan aquella noche en Chiclana o aquella otra en Madrid, y repasa lo que acabamos de ver sobre el escenario. “Siempre me gustó 50 Cent. Era diferente. A mí no me ha parecido para nada viejo lo que ha hecho. Es cojonudo que haya conciertos de hip hop en este festival. Nosotros actuamos el año pasado y fue muy emocionante. Aquí me traía mi abuela con la bicicleta cuando era pequeño y en esos bordillos me he roto los dientes varias veces”, recuerda el rapero. “Me voy a dormir, que mañana madrugo. Y, mira, yo entre semana no suelo salir, pero esto valía la pena. Han sonado muchos de aquellos temas que se escuchaban las noches de los miércoles en los locales undergound de Sevilla. Esas noches de miércoles eran nuestras, del hip hop”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Xavi Sancho

Forma parte del equipo de El País Semanal. Antes fue redactor jefe de Icon. Cursó Ciencias de la Información en la Universitat Autónoma de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS