Muere la escritora Hilary Mantel, reina de la novela histórica

La autora británica fallece a los 70 años. Con su trilogía sobre el estadista inglés Thomas Cromwell, que mantuvo en el poder a Enrique VIII, ganó dos premios Booker

La escritora Hilary Mantel, el pasado 24 de febrero en Sunningdale (Inglaterra).
La escritora Hilary Mantel, el pasado 24 de febrero en Sunningdale (Inglaterra).Ellie Smith (THE NEW YOR TIMES / GETTY)

Inglaterra ha perdido dos reinas en poco tiempo. Tras el fallecimiento de Isabel II, la autora inglesa Hilary Mantel ha muerto este viernes a los 70 años. Su trilogía sobre Thomas Cromwell (más de 2.000 páginas de ficción histórica acerca del reinado de Enrique VIII y el hombre que lo mantuvo en el poder) la catapultó a la fama y la convirtió en la reina de la novela histórica contemporánea. Un camino que tardó en encontrar pero que le rindió innumerables réditos literarios y económicos. Es la única mujer galardonada en dos ocasiones con el premio Booker a la mejor novela del año en lengua inglesa: en 2009 por En la corte del lobo y en 2012 por Una reina en el estrado, ambas publicadas en español por Destino. “Estamos devastados por la muerte de nuestra querida autora Hilary Mantel. Solo podemos estar agradecidos por el magnífico trabajo que nos deja”, ha asegurado su editor, Bill Hamilton, en un comunicado. Mantel padecía problemas crónicos de salud y hace tiempo que luchaba contra un dolor constante y una fatiga crónica derivados de una endometriosis.

El trueno en el reino, publicado en 2020, supuso un excelente cierre de la trilogía que le granjeó reconocimiento de la crítica y éxito de público, una obra que le llevó siete años, una epopeya sobre la parte final de la vida de Cromwell, un libro que, como los anteriores, combina rigor histórico con ritmo de thriller. “He escrito muchísimo ya. Tengo escenas con 12 versiones. Estoy tan absorta que casi no sé ni quién soy. Amo tanto el material que no puedo pensar en el momento en que mi curiosidad sea satisfecha”, aseguraba en una entrevista en 2016, en plena elaboración del que sería su último libro. Gran retratista de la época de los Tudor, no sentía, sin embargo, mucho interés por los aspectos más superficiales de la realeza: la pompa y el lujo. Tampoco le interesaba la actualidad, aunque se definía como una autora “profundamente política”. Lo suyo eran, más bien, los rincones oscuros de la historia, retratados al detalle con personajes que forman parte ya del imaginario colectivo.

Nacida en julio de 1952 en Derbyshire (Inglaterra) en una familia de origen irlandés, su vida de infancia y juventud se vio marcada por el hecho de ser “mujer, del norte y pobre”, como recogía en sus memorias, Giving Up the Ghost (Pasando a mejor vida) publicadas en 2003. Parte de esa experiencia la reflejó en Experimento de amor, una novela de 1995 (en España se publicó en 2016, al abrigo del éxito de su ficción histórica), sobre tres jóvenes mujeres que luchan por abrirse paso. “Ganar tantos premios y vender tantos libros ha cambiado mi vida, si bien lo ha hecho con efectos contrapuestos. Por un lado, mi obra me mantiene, no necesito ingresos suplementarios de ningún tipo. Y eso ayuda. Por otro, la promoción y la atención a los medios se ha convertido en una parte más importante de mi vida. Pero pase lo que pase, mi mecanismo interior está determinado por la misión en sí. Siempre voy a por la siguiente frase y estoy absorbida por lo que voy creando día a día”, reconocía en una entrevista en EL PAÍS en 2020. El éxito de las tres novelas se trasladó a las adaptaciones teatrales y después a la televisión, en una serie producida por la BBC y protagonizada por Damian Lewis y Claire Foy.

Mantel estudió Derecho en la London School of Economics y en la Universidad de Sheffield y se empleó un tiempo como trabajadora social. Tras vivir cinco años en Botsuana con su marido, el geólogo Gerald McEwen, la pareja se divorció, algo que la autora siempre atribuyó a su enfermedad y a la infertilidad sufrida por el tratamiento que recibió. Años después se volvieron a casar y McEwen ha sido su asistente durante mucho tiempo. Tras unos inicios difíciles en los que no conseguía encontrar editor para una novela sobre la Revolución Francesa, una obra visionaria que adelantaba su inmersión posterior en los oscuros capítulos del reinado de Enrique VIII, Mantel debutó a mediados de los ochenta con Every Day is Mother’s Day (Todos los días es el día de la madre) a la que le siguió La jaula de cristal, un relato opresivo inspirado en los años que vivió en Arabia Saudí antes de regresar al Reino Unido a mediados de la década de los ochenta e iniciar su despegue, lento pero constante, en el universo literario.

Fe y paradojas

Su compromiso con su misión literaria fue inquebrantable. Su credo era conciso, si bien servía igual para un relato breve que para una novela de 900 páginas: “Concéntrate en lo que quieres decir y dilo de la manera más directa y vigorosa posible. Come carne. Bebe sangre (...). Levántate en las horas tranquilas de la noche, rájate las yemas de los dedos y usa la sangre como tinta. Esto te quitará el gusto por el parloteo”, contaba en sus memorias. Abandonó su fe católica a los 12 años, pero su obra estaba impregnada de moral, que no de moralismo.

En plena elaboración de la tercera parte de su trilogía, esos siete años llenos de dudas y lucha, la británica impactó con el libro de relatos El asesinato de Margaret Thatcher (Destino, 2015), en el que, entre otras historias, incluye una recreación de un atentado contra la primera ministra británica, poco más de 30 páginas que le llevaron cerca de 30 años. Una paradoja literaria: la mujer capaz de escribir intensas novelas históricas de 900 páginas se atascaba con los relatos. “Con la novela sé que puedo hacer que funcione. Pero una historia corta tiene un mecanismo más delicado, para mí depende de una revelación repentina. Con la historia de la señora Thatcher estuve tantas veces convencida de que podía funcionar... pero luego me ponía y sentía como que estaba forzando algo”, explicaba en 2020. Su obra está compuesta por 17 libros entre novelas, conjuntos de relatos y escritos de no ficción.

En las novelas de Mantel, como el destino final de la vida, no hay destripes. La narración busca la verosimilitud histórica y es en el interior de los personajes históricos (y en alguno inventado, como el genial cocinero de Cromwell) donde se desarrolla la ficción. Sus obras están pobladas de hechos, recuerdos, fantasmas. El suyo ha ido hoy a reunirse con los de Cromwell, Tomás Moro o el cardenal Wosley, parte esencial de su monstruosa trama sobre los Tudor. Seguro que tienen muchas historias que contarse.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Juan Carlos Galindo

Es responsable de la sección de Pantallas y, además, escribe sobre libros en Cultura y Babelia y coordina el blog de novela negra Elemental. Lleva en EL PAÍS desde 2008 y antes estuvo en 20 minutos, entre otros medios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS