Blogs / Cultura
Elemental
Coordinado por Juan Carlos Galindo

Tres buenos ‘true crime’, y uno brutal, escritos por mujeres

Elegimos cuatro historias de no ficción sobre crímenes reales con una característica en común: van mucho más allá del mero relato de sucesos

Hace tiempo que tengo ganas de escribir sobre mi subgénero de no ficción preferida, el que tiene que ver con los crímenes, ya sea en docuseries, podcasts o, como corresponde a este espacio, libros. Siempre atraído por el alcance y la intensidad del trabajo que se hace en Francia y, sobre todo, Estados Unidos y Reino Unido, la llegada a las librerías españolas en las últimas semanas de dos buenos ejemplos escritos por mujeres me ha dado la idea para citar otros dos (ambos anteriores, uno en francés) y acercarnos al trabajo de cuatro valiosas periodistas, muy diferentes y con mucho que contar. No son las únicas. La crónica negra española tiene en Mayka Navarro o mi compañera Rebeca Carranco otros dos ejemplos notables de ritmo y rigor. Los cuatro elegidos tienen una particularidad que no siempre se da: no son el mero relato de un crimen más o menos espectacular, el conjunto trasciende, indaga. Pasen y lean.

Locura y crimen

La hermandad del mal, Cruz Morcillo (Alrevés). Un true crime no acto para paladares sensibles que cuenta la historia de Bruno Hernández Vega, el Descuartizador de Majadahonda, un hombre acusado de matar y hacer desaparecer a su tía Liria y su inquilina Adriana. Pero Bruno tiene esquizofrenia paranoide y eso lo cambia todo. Cruz Morcillo (autora de otros true crime de referencia como Palabra de Vor. Las mafias rusas en España, con el que ganó el Rodolfo Walsh de la Semana Negra de Gijón en 2011 o el omnicomprensivo y excelente Departamento de Homicidios) tiene una prosa de frase corta y eficaz, un torrente de información de 235 páginas que golpea como un martillo neumático. No es este un libro que viaje solo a los límites de la locura, sino también al de sus víctimas, todas. Es un libro lleno de gente que sufre, incluido el asesino, y eso es algo complicado de leer, de digerir. El encuentro de la autora con Bruno es el cierre perfecto pero, aunque pueda resultar extraño, aporta poco: el trabajo que ha hecho antes nos ha dado ya un perfil exhaustivo del asesino y ha dejado para ese momento casi lo anecdótico.

Los Mossos recogen pruebas cerca de Susquedo en febrero de 2018.
Los Mossos recogen pruebas cerca de Susquedo en febrero de 2018.t. ferragut

El misterio de Susqueda

A orillas del pantano, Tura Soler (Península). Tura Soler es una clásica de la crónica negra catalana. Su trabajo multipremiado la ha llevado en muchas ocasiones por los alrededores del pantano de Susqueda (Girona), el lugar donde, en septiembre de 2017, se hallaron los cuerpos de Marc y Paula, dos jóvenes desaparecidos en extrañas circunstancias un mes antes. Alrededor del pantano, Soler construye una narración poliédrica, en forma de pequeños capítulos en los que recoge muertes, crímenes, suicidios y otras desgracias ocurridas por aquellas tierras y va cerrando el foco hasta llegar a 2017. El ritmo es bueno y la manera que tiene de ir acercándose al crimen es original y funciona. El lector se recupera pronto de la confusión que le pueda crear el conjunto de estampas y se suma al viaje propuesto por la autora, fruto de años de investigación por su parte, muy bien reflejados en la narración. Solo le falla un aspecto: me saca del relato cuando se refiere a sí misma en tercera persona. Una primera persona, más clásica y apropiada para el género, habría sido perfecta. Tura Soler hablando de “la periodista Tura Soler” queda raro, pero no estropea este buen libro.

Patrik Nogueira, durante el juicio.
Patrik Nogueira, durante el juicio.

El crimen de Pioz

Olor a muerte en Pioz, Beatriz Osa (Alrevés). Muchos libros, mejores y peores, sufrieron el batacazo del inicio de la pandemia y de la suspensión de la vida tal y como la conocíamos. El debut de Beatriz Osa fue uno de ellos y merecía más suerte, también por parte de este cronista. El libro es un relato pormenorizado, con todas las armas del periodismo, de un crimen atroz: el que cometió Patrik Nogueira cuando asesinó y descuartizó a sus tíos y a sus dos primos, de uno y tres años, en un chalet de Pioz en 2017. La narración del proceso, desde el hallazgo de los cadáveres hasta el juicio, se apoya en un solvente ejercicio de documentación y en imágenes potentes que sustancian ideas y conexiones que van más allá de la mera descripción de los hechos. Es un libro sensorial, con lo que la autora consigue escapar del morbo, algo complicado en un caso como este. No tiene la voz directa del asesino, que la autora buscó tras un debate moral intenso, sí la de sus intervenciones en el juicio. Pero el resultado no se resiente: puede que la voz del monstruo, del que nunca sabremos hasta dónde dice la verdad, hubiera descompensado un relato bien armado.

Todo sobre el caso del pequeño Gregory

Le bûcher des innocents, Laurence Lacour (les arènes). Un clásico del true crime francés, este libro es el mejor ejemplo de cómo se hace una investigación pormenorizada de un crimen real y cómo se dota después de altura literaria. Casi 900 páginas para narrar uno de los casos sin resolver más célebres de la historia criminal europea, la desaparición y muerte del pequeño Gregory Villemin en 1984. El caso ha vivido distintas resurrecciones mediáticas, la última con la serie de Netflix, pero el libro de Lacour, elaborado entre 1984, cuando llega como periodista de Europe 1 para cubrir el caso, y 1993 sigue siendo perfectamente válido para cualquiera que quiera entrar de lleno en este oscuro asunto. La reedición de 2006, que es la que se puede comprar ahora, amplía y completa el relato, una investigación en la que la autora invirtió una parte considerable de su vida y que cambió para siempre su existencia y su forma de entender el periodismo. Las dimensiones del caso y el ansia de unos por resolverlo y de otros por sacar rédito llevó a cometer todo tipo de errores e infamias a investigadores, jueces y periodistas. Lacour fue parte del circo —no, ni mucho menos, la peor— y no rehúye su responsabilidad, pero el resultado final merece la pena.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan Carlos Galindo

Es responsable de la sección de Pantallas y, además, escribe sobre libros en Cultura y Babelia y coordina el blog de novela negra Elemental. Lleva en EL PAÍS desde 2008 y antes estuvo en 20 minutos, entre otros medios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS