La Real sigue intratable

El Cádiz se congeló tras adelantarse en el marcador y acabó goleado

La Real estrenó el nuevo año con un cómodo triunfo ante el Cádiz. El equipo blanquiazul alcanzó su octava victoria consecutiva en Anoeta y bate un nuevo récord en los 17 años de existencia del estadio donostiarra. Una gesta y un buen resultado en un partido con muchos goles, pero exento de juego brillante. El conjunto realista supo sobreponerse a las ausencias de Zurutuza, Estrada, al ambiente gélido y a las urgencias clasificatorias de su rival, el Cádiz, que sigue inmerso en una profunda depresión, en puestos de descenso directo.

Con presencia de la nieve, la Real inició muy fuerte el partido. El central Mansilla salvó desde la línea de gol un disparo a bocajarro de Aranburu tras una buena jugada de Xabi Prieto. Del desacierto realista se pasó a la plena efectividad del Cádiz con el gol del veterano Diego Tristán. Un claro fallo en el despeje de puños del portero Claudio Bravo fue aprovechado por el centrocampista Abraham para disparar desde fuera del área, golpeando su envío el delantero sevillano con su pierna izquierda al fondo de la red. El gol encajado no descentró a los realistas que respondieron muy pronto con el tanto del empate. En su segunda opción, no falló Aranburu, con otro lanzamiento desde fuera del área que superó al portero Casilla.

REAL SOCIEDAD, 4; CÁDIZ, 1

Real Sociedad: Bravo; González, Labaka, Ansotegi, De la Bella; Rivas (Bergara, m. 78), Elustondo, Aranburu (Jonathan, m. 82), Xabi Prieto, Griezmann; y Agirretxe (Bueno, m. 75).

Cádiz: Casilla; Cifuentes, Mansilla, Silva, Cristian; López Silva, Fragoso, Abraham, Enrique (González, m. 60), Cortés; y Diego Tristán (Toedtli, m. 33).

Árbitro: Ontanaya López. Amonestó a Rivas, Aranburu, Enrique, Cristian y Mansilla.

Goles: 0-1. M. 6: Diego Tristán. 1-1. M. 11: Aranburu. 2-1. M. 46: Agirretxe. 3-1. M. 76: Elustondo. 4-1. M. 90: Griezmann.

Unos 15.000 aficionados en Anoeta donde nevó de forma constante durante todo el partido y antes hubo que retirar la nieve del terreno de juego.

El segundo periodo comenzó con el inesperado regalo del conjunto andaluz. Un fallo defensivo en el despeje del balón por parte de Cristian, se estrelló en el cuerpo de Mansilla, cuyo rechace lo recogió Agirretxe para batir con su pierna derecha a puerta vacía. El delantero marcó el segundo gol y rompía su sequía goleadora tras cinco partidos consecutivos en blanco.

La Real continuó con su abrumador dominio en el juego ante un frágil Cádiz que no opuso mucha resistencia, ni tampoco creó peligro sobre la portería de Bravo. El equipo de Martín Lasarte sentenció el partido con otros dos tantos de Elustondo y Griezmann, este último de bella factura tras un jugada personal del joven centrocampista francés.

Agirretxe, felicitado tras su gol.
Agirretxe, felicitado tras su gol.JAVIER HERNÁNDEZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS