El Bizkaia BB se hunde un poco más

El equipo de Vidorreta se hunde en el segundo cuarto

La conjunción y la labor de equipo del Blancos de Rueda, fulminante en ataque y rígido en defensa, sobre todo en el segundo cuarto, ha servido al conjunto vallisoletano para lograr su séptima victoria ante un Bizkaia Bilbao Basket nervioso y anulado en varias fases del encuentro. Van Lacke y Diego García, con 18 puntos cada uno, y Dumas, con 19, fueron los baluartes del equipo vallisoletano, que encontró en la intensidad defensiva de Battle un seguro de vida. Los primeros compases de la contienda fueron un toma y daca continuo. Bilbao Basket, por su parte, se encomendaba al tremendo acierto de Banic desde todos los frentes, cuando no se ahogaba con el marcaje al hombre de la escuadra local.

BLANCOS RUEDA, 93; BIZKAIA, 81

Valladolid: Van Lacke (18), García (18), Dumas (19), Barnes (4), Battle (11) -cinco inicial-, Baldo (-), López (11), Puyada (3) y Baez (9).

Bizkaia BB: Warren (17), Banic (16), Mumbrú (7), Hervelle (21), Blums (8) -cinco inicial-, Conley (-), Salgado (-), Guardia (-), Markota (3), Seibutis (7) y Rodríguez (2)

Árbitros: Hierrezuelo, Bultó y García León.

6.025 espectadores en el Polideportivo Pisuerga.

En el segundo período, el Blancos de Rueda subió la marcha sirviéndose de la rotación bilbaína, que se mostraba incapaz de aguantar el tipo ante un Diego García descomunal, de ahí que Txus Vidorreta devolviera pista a sus primeros espadas como Mumbrú, Blums y Hervelle.

Tras la reanudación, el equipo de Txus Vidorreta espabiló de la mano del tino de Hervelle y la mayor concentración de sus hombres hasta reducir la ventaja local a los trece puntos. El Bizkaia Bilbao Basket no abrió más brecha en el electrónico, sino que, merced a la buena dirección de Dumas, y al acierto desde el perímetro de Van Lacke, los vallisoletanos mantuvieron a raya a los bilbaínos, que habían modificado su defensa a una en zona 2-3. Una variante que sirvió de poco, pues la diferencia a la conclusión del tercer cuarto, como en el segundo, era de 19 puntos que dejaban, a priori, el partido sentenciado. En el último y definitivo cuarto, y a pesar de que el Bilbao Basket intentaba la machada, pero los triples de Markota y Mumbrú eran respondidos "ipso facto" por otros de Báez, López y Van Lacke. Un festival anotador desde la línea de 6,25 que no hizo otra cosa que animar al público.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS