Urrutia salva la papeleta

Un 65% de los socios compromisarios del Athletic respaldan el criterio contable del actual presidente y desairan a Macua - Un 73,5% aprueba las cuentas del presente ejercicio

El presidente del Athletic, Josu Urrutia, pasó ayer con nota su primera Asamblea General del club, un termómetro que reflejó la paz social existente en la actualidad en el, casi cien días después de ganar las elecciones en Ibaigane. Un 65,3% —487 de un total de 746— de los compromisarios dieron validez a su criterio contable y aprobaron su balance del último ejercicio, que contemplaba 10 millones de euros de déficit. Superó, en tono cordial, las discrepancias que le separaban de la anterior junta, liderada por Fernando García Macua y que, en su caso, contabilizaba algo más de dos millones de superávit. Fue por tanto el anterior dirigente del club quien salió peor parado al verse afeado su planteamisnto con los números de 2010. Los socios también respladaron el presupuesto presentado por Urrutia para la presente campaña por un 73,5% —548 de 746—. En relación a las cuentas actuales, que Urrutia calificó de "absolutamente realistas", el presidente recalcó en el Euskalduna que los gastos bajarán un 8,6% y los ingresos subirán un 7,6%. En concreto el coste de personal caerá 5,3 millones de euros. Las cuenta ascienden a 61,1 millones y contemplan una subida del 3% en las cuotas de los socios.

La principal cuestión a dilucidar ayer, las cuentas del año pasado, era más estética que un punto que pudiera acarrear graves consecuencias prácticas. La clave estaba en computar o no como ingresos los 7,3 millones de euros procedentes de los 6.500 Socios Barria creados, 1,5 del nuevo contrato de televisión y otro más procedente de la Fundación. La Junta actual no incluye estos conceptos como ingresos, la de Macua, sí.

Los detalles del primer punto del orden del día, el balance del año pasado, corrió a cargo del contador del club, Alberto Uribe-Echevarria, quien remarcó que un auditor externo, "el mismo de los últimos 20 años", aprueban sus cuentas porque arrojan una "imagen fiel" de la situación y se ajustan a la ley. "Está libre de errores y no se han cambiado los criterios contables", advirtió.

El contador del anterior presidente rojiblanco, Juan Antonio Zárate, salió a escena para explicar, también en tono también conciliador, la postura de la anterior junta directiva y aclarar las discrepancias "técnico-contables". "No falta un euro en la caja, no hay agujero. Hemos dejado una buena herencia. Las cuentas son correctas y siempre han reflejado la situación en que realmente está el club", apuntó. Asimismo, Zárate se preguntó por qué los socios barria sí pudieron entrar gratis el sábado a ver al Bilbao Athletic- Gimnástica si no son socios de pleno derecho. "No queremos fomentar debate ni combate. La unidad del Athletic está por encima de todo", dijo Zárate y se negó a pedir el voto en un sentido u otro. En su ánimo estaba, según dijo, "explicar ambas posturas". Uribe-Echevarria respondió a Zárate para matizar que la foto hecha por la actual directiva "no es de la gestión ni de la contabilidad del futuro, sino de las cuentas del pasado". "El criterio que quiere aplicar es ilógico y atenta contra los intereses del club. El dinero de estos socios barria no es patrimonio del club", zanjó el contador.

En su discurso inicial, Urrutia, en tono conciliador, repasó a grandes rasgos los pilares de su proyecto para el club y se detuvo en el plano deportivo. "El nuevo sistema de juego es distinto al de años atrás y necesita un tiempo de ajuste y asentamiento", subrayó el presidente. Con "humildad", el exjugador señaló que el nuevo proyecto que lidera Bielsa "cristalizará en breve". Respecto a las cuentas del ejercicio anterior, Urrutia remarcó el déficit hallado, aunque se apresuró a matizar que la situación del club es "mejor que la del resto" de equipos.

Varios miembros de la junta respondieron a preguntas de los compromisarios, previamente recopiladas y reflejadas en una pantalla, en relación a los Socios Barria. Ya durante el turno de preguntas, en el que el club evitó mostrar la imagen de los compromisarios y solo facilitó a las televisiones una señal única, varios socios dudaron de la conveniencia de no computar los adelantos de los Socios Barria. "¿No perjudica la imagen del Athletic dar sensación de debilidad patrimonial que no existe?". "¿No podrían haber llegado a un acuerdo y nos hubiéramos ahorrado tres horas de discusión?", preguntó otro.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS