El Valencia perdona al AZ

El equipo de Emery pierde tras errar muchas ocasiones (2-1)

Tino Costa pelea por el balón con Maher.
Tino Costa pelea por el balón con Maher.PETER DEJONG (AP)

Sumido en una fase de debilidad emocional, el Valencia desaprovechó una docena de llegadas a la meta de Esteban y, por el contrario, cedió dos goles en las escasas ocasiones de un AZ muy limitado. Se le quedó cara de tonto al cuadro de Emery ante un rival, el lídera de la Liga holandesa, que apenas podía creérselo, dada su innegable inferioridad. En Mestalla, el Valencia debería marcar la verdadera distancia que lo separa del AZ, siempre y cuando supere la depresión de las últimas jornadas. Lo mejor llegó por parte de Topal. Jugador taciturno por naturaleza, incapaz de soltarse en español en dos años en Valencia, el mediocentro turco se ha liberado en la Liga Europa: ya marcó un golazo desde 35 metros ante el Stoke en el Britannia, y esta vez amplió su repertorio con un cabezazo formidable en territorio holandés.

AZ ALKMAAR, 2 - VALENCIA, 1

AZ Alkmaar: Esteban; Marcelis, Moisander, Klavan, Poulsen; Martens, Elm, Maher; Gudmundsson, Altidore (Benschop, m. 76) y Holman. No utilizados: Heyblok, Johansson, Boymans, Falkenburg, Lam, Wijnaldum.

Valencia: Alves; Barragán, Ricardo Costa, Dealbert, Mathieu (Piatti, m. 76); Topal, Tino Costa; Pablo, Jordi Alba; Feghouli (Jonas, m. 64); y Soldado. No utilizados: Guaita, Albelda, Aduriz, Víctor Ruiz y Parejo.

Goles: 0-1. M. 46. Holman empalma un centro de córner. 1-1. M. 50. Topal cabecea cruzado un centro de Ricardo Costa. 2-1. M. 78. Martens.

Árbitro: Martin Atkinson (Ing). Amonestó a Barragán, Maher, Dealbert.

Unos 17.000 espectadores en el AFAS Stadion.

Cuarenta y cinco minutos de absoluta superioridad y uno final, el de descuento, de frustración total. Eso fue la primera mitad para el Valencia, productor de tiros frustrados y, por contra, encajador de goles muy evitables. Soldado se marchó al descanso negando con la cabeza, creyendo que sufría una especie de maldición.

El triángulo formado por Jordi Alba, Feghouli y Soldado había sometido a un vendaval al AZ, ampliando el campo y jugando al espacio, gobernados desde la medular por Topal y Tino Costa. Lo peor era el resultado, inamovible porque ni Soldado ni Jordi Alba superaron al costarricense Esteban. El AZ se limitó a la pelea en el área de Altidore con un Dealbert bordeando el penalti en el cuerpo a cuerpo. Eso y las incursiones del islandés Gudmunsson desde el extremo derecho. El volante zurdo, a pie cambiado, le hizo un nudo a Mathieu en la penúltima acción de la primera parte. De resultas de ese córner, Holmes, solo en el segundo palo, empalmó con el interior por encima de la cabeza de Diego Alves. Todo el trabajo valencianista del primer tiempo, al cubo de la basura. Y las dudas y los miedos, en primer plano.

El taciturno Topal,

Los pareció disipar a los cinco minutos de la reanudación. Un centro al área de Ricardo Costa, como tantos otros, se encontró con un cabezazo espectacular de Topal, elevándose por encima del lateral Marcelis y golpeando la pelota con la frente hacia el palo contrario. Un homenaje a los grandes cabeceadores. El mediocentro turco exhibió un recital de pases largos milimetrados. Lanzado el cuadro de Emery, el árbitro inglés obvió un empujón de Elm a Barragán dentro del área. El lateral derecho se convirtió en un puñal por el extremo. Esteban le detuvo dos remates consecutivos a Soldado. Y Jonas, sustituto de Feghouli, también perdonó en un disparo mordido. Tan blandito en la definición estuvo el Valencia que el AZ entendió que tendría una nueva oportunidad. Solo una, pero suficiente para volver a ponerse por delante. Gracias a que Barragán no tapó la internada de Holmes hasta la línea de fondo. Su centro atrás lo remachó con el interior de la diestra Martens, muy solo en el punto de penalti. Inocente en las áreas, el Valencia regresó a casa con rostro de pardillo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS