A cuartos del brazo de Pareja

La capitana lidera el triunfo ante Nueva Zelanda y España se medirá a EE UU

Un lanzamiento de Pareja
Un lanzamiento de Parejavicens giménez

Jennifer Pareja nació en Olot (1984), acaba de ser tía de Ariadna, capitanea la selección española de waterpolo femenino y odia que silben a su alrededor, algo que el grupo sabe y Ona Messeguer especialmente, así que le buscan: “Es la manera de verla enfadada”, ríen. Jenny se pintó las uñas de colores el día antes de empezar los Mundiales y ayer armó el brazo ante Nueva Zelanda (18-6) para llevar a España a los cuartos de final del torneo, donde mañana espera Estados Unidos tras ganar a Brasil (14-3).

Los compañeros y el cuerpo técnico de la selección destacan el compromiso y la fiabilidad de Pareja, un seguro de vida para el equipo. El entrenador, Miki Oca, la convirtió en su brazo derecho al hacerse cargo del equipo femenino español y aún no ha encontrado un motivo de arrepentimiento. “Es puro coraje y corazón”, reconoce Oca. Dicen que Jenny se parece mucho a Miki, mítico integrante de la generación de oro del waterpolo español, por cómo busca la pelota en la piscina para armar el ataque, por valiente, por su empuje contagioso y un brazo que mata. “Es mucho mejor jugadora que yo”, dice Oca, que valora mucho a su capitana.

Es imprevisible, chuta donde quiere, con más colocación que potencia"

Marta Bach

Jenny lideró ayer al equipo en un arranque de partido tremendo. Fue de agradecer. Se le echaba de menos en la piscina Picornell y apareció al fin en el caldero de Montjuïc. El equipo lo aplaudió. “Estamos contentas, lo necesitábamos: ella para coger confianza y nosotras porque sin sus goles somos menos equipo”, dijo Ortiz, consciente de que del brazo de Jenny se camina mejor. “Sus goles siempre se echan de menos, y al final, siempre aparecen”, dice Lorena Miranda. Ayer marcó cinco. “Es grande”, se rindió Marta Bach, que siempre se fijó en su estilo: “Amenaza de tal manera que rompe a las porteras. Nunca sabes si tira en corto, al largo, arriba, al bote o abajo, pero te la acaba metiendo porque tiene una muñeca que no veas”. La portera de la selección española sabe de qué habla: “Es imprevisible, chuta donde quiere, con más colocación que potencia”. Para Ester hay algo mejor que eso. “Como persona es muy grande. Todo corazón. Lo da todo por la gente que quiere y es un ejemplo de capitana”.

Las de Miki Oca se enfrentarán mañana a Estados Unidos en la pileta de Picornell, en la repetición de la final de los últimos Juegos, en Londres, que terminó con clara victoria de las norteamericanas por 5-8.

Cuartos de final: España-Estados Unidos, Rusia-Canadá, Australia-Grecia y Holanda-Hungría.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción