La llave de Brasil está en Finlandia

Del Bosque se plantea cambios profundos en el once de España ante un partido clave para ir al Mundial del próximo año

Valdés y Casillas, durante el entrenamiento del jueves.
Valdés y Casillas, durante el entrenamiento del jueves.as

Vicente del Bosque y sus chicos se juegan medio billete para el Mundial en el Olímpico de Helsinki, donde espera Finlandia (Tele 5, 20.30), que ya les amargó la vida en Gijón el pasado mes de marzo (1-1) y de la que no se fían un pelo. El campeón del mundo no le gira la cara a un duelo que afronta con la trascendencia de un reto crucial, por mucho que Finlandia sea última del grupo y 65ª del mundo, y a sabiendas de que de las siete veces que se han visto las caras, España ganó en cuatro. Resulta que la última vez fue en 1994, en Málaga (2-0), y que desde entonces, acumula dos partidos y dos empates: 0-0 en Helsinki en 2007 y 1-1 en Gijón el año pasado.

Si a Finlandia se la mira como un rival complicado, acertar la apuesta del seleccionador, del once al dibujo, no lo es menos. Del Bosque ni siquiera desveló quién saldrá de portero y aunque dijo tenerlo claro, no adelantó su elección, así que hasta esta tarde no se sabrá si escoge a Casillas (149 veces internacional, suplente en el Madrid en este inicio de Liga), o le da los tres palos a Valdés, que ha empezado el curso como un tiro en el Barcelona, siendo decisivo en los partidos de Liga y en la final de la Supercopa, y que lleva 262 minutos consecutivos bajo los palos de España sin encajar un gol, precisamente el pasado marzo contra Finlandia (1-1).

Roto el equipo por el eje, Del Bosque no puede contar con Piqué, que cumple sanción por la tarjeta roja que vio en la final de la Confederaciones, y ha perdido por lesión el concurso de sus dos medios centros habituales, Alonso y Busquets. Además, arrastra la duda habitual de usar un nueve clásico —Villa, Negredo o Soldado— o bien insistir con un nueve falso, o sea, alinear a Fàbregas, una apuesta con la que ganó la última Eurocopa. A Del Bosque, si algo le preocupan son “las bandas, abrir mucho el campo”.

Del Bosque ni siquiera desveló quién saldrá de portero y aunque dijo tenerlo claro, no adelantó su elección

“Nos darán el balón”, dijo Xavi, “saldrán al contragolpe, intentarán tener ocasiones a balón parado y nosotros tendremos que mantener el balón y ser más efectivos cara a puerta de lo que fuimos en Gijón. Lo importante será abrir el campo, pero sabemos que va a ser muy complicado”.

Del Bosque tiene muy presente que en la ida Piqué y Ramos jugaron casi en el área rival, y Arbeloa, sin nada que defender, naufragó en ataque y complicó la llegada por banda, así que contempla la posibilidad de renunciar a un defensa y modificar el dibujo. Ayer dejó claro que es “una opción muy seria” la posibilidad de usar a Koke como falso lateral derecho. También tiene claro que el equipo necesita “altura”, porque uno de los problemas puede llegar a balón parado. “Hemos de tener cuidado con eso y con sus contras”, reconoció el técnico.

De dar entrada a Koke, el jugador colchonero formado en las divisiones inferiores del Rayo Vallecano, formaría con una defensa de tres, con Alba, Ramos y Albiol cayendo a la zona derecha, para que Koke se pegue a Mario Suárez, previsible sustituto de Busquets. Las circunstancias y el rival exigen una vuelta de tuerca y obliga al seleccionador a cambiar el molde de España, partida por el eje, de principio a fin, de la portería al gol.

El billete al Mundial de Brasil de 2014 pasa, en gran parte, por ganar hoy en Helsinki.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS