Abrines acelera al Barça en Belgrado

El alero mallorquín, junto a Papanikolao y Pullen, somete a un flojo Partizán

Abrines trata de deshacerse de Kinsey.
Abrines trata de deshacerse de Kinsey.Darko Vojinovic (AP)

Le costó, pero el Barcelona acabó imponiéndose con la amplitud que se auguraba ante un rival peleón y espoleado por su entusiasta afición, pero individual y técnicamente inferior como el Partizán. El Barcelona tiende esta temporada a sumirse en la rutina. Son rachas de juego que condicionan sobremanera sus posibilidades. Sin aceleraciones, sin improvisación, sin nervio, a expensas de la propuesta del rival de turno. Así fue, de entrada, en el Pionir de Belgrado. El Partizán es el vicecolista del grupo A, con solo una victoria, como el Budivelnik de Kiev. Los serbios comparecieron sin su mejor jugador, el base francés Leo Westermann, lesionado. No importó. El Barcelona se acomodó y se puso a rebufo del ritmo que imprimió el base serbio de 21 años, Bogdan Bogdanovic. Lento y sin ideas, le costó un montón al Barcelona romper la defensa del Partizán. Anotó seis puntos durante los siete primeros y medio, en los que dio la sensación de que solo Tomic podía desequilibrarla.

PARTIZÁN, 64; BARCELONA, 82

Partizán: Bogdanovic (24), Milosavljevic (10), Kinsey (11), Lauvergne (9), Milutinov (0) —equipo inicial—; Dallo (2), Gagic (6), Musli (2), Andric (0) y Bezbradica (0).

Barcelona: Marcelinho (3), Navarro (5), Papanikolaou (8), Lampe (9), Tomic (8) —equipo inicial—; Pullen (13), Dorsey (7), Sada (4), Abrines (19), Todorovic (0), Hezonja (3) y Nachbar (3).

Árbitros: Ryzhyk (Ucr.), Latiseus (Let.) y Vylicky (R. Ch.). Eliminaron a Tomic (m.38).

Pionir de Belgrado. 8.500 espectadores.

El equipo azulgrana —que vistió de negro en esta ocasión— despabiló en el segundo cuarto, con la segunda unidad en la cancha, tras un par de robos de balón que le permitieron afianzarse en el convencimiento de imprimir más velocidad a su juego. En cuanto lo hizo, con Abrines inspirado —tres triples y 19 puntos—, con Pullen ganando una confianza tan inexistente que le hacía estar bajo sospecha, el Barcelona puso tierra de por medio. Más rápido y decidido en sus acciones, el equipo de Xavi Pascual pasó de ser poco menos que una comparsa en su flojísimo primer cuarto (17-11), a tomar decididamente las riendas (32-38) y a barrer (42-62) a un rival fallón en los triples y que perdió muchos balones. Lo aprovechó Papanikolaou, autor de ocho puntos, cinco rebotes y cinco asistencias.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS