Raikkonen descansa en secreto

Ni Lotus, su actual equipo, ni Ferrari, el próximo, saben dónde se recupera el piloto finlandés de la operación de espalda

Kimi Raikkonen en una imagen de archivo.
Kimi Raikkonen en una imagen de archivo. MANAN VATSYAYANA (AFP)

Kimi Raikkonen está en paradero desconocido, para la gran mayoría del paddock, al menos para Lotus, la escudería para la que ha corrido los dos últimos años y que le debe gran parte del sueldo de esta temporada, y también para Ferrari, adonde regresará el curso que viene como compañero de Fernando Alonso. Aquello que en cualquier otro piloto del Mundial de F-1 sería impensable, en Raikkonen es lo normal e incluso forma parte de su encanto, según le defienden sus seguidores. El finlandés, que está de baja por una dolencia en la zona lumbar que le llevó a pasar por el quirófano el jueves de la semana pasada, no tiene ningún problema en mentir para que le dejen descansar en paz.“Ya se sabe cómo es Kimi”, le excusa su entorno. Según Steve Robertson, su agente, la intervención se iba a llevar a cabo en Salzburgo (Austria), pero la realidad fue que le operó el doctor Afshin Gangi en Hospital Universitario de Estrasburgo, en Francia. La confusión no fue tal cosa, sino una maniobra para evitar que la prensa se concentrara en la clínica y le hiciera fotos.

Después de que Lotus anunciara a Heikki Kovalainen como sustituto con vistas a los dos últimos grandes premios del curso (Austin y el de este fin de semana en Brasil), nadie sabe con exactitud cuál ha sido el destino elegido por el Hombre de Hielo para recuperarse. Sea cuál sea, el de Espoo está acompañado en todo momento por Mark Arnall, su entrenador, con el que trabaja desde que se conocieron en McLaren en 2004. “No tenemos ni idea de dónde está”, aseguran en Lotus. “Nosotros solo tenemos constancia de que está bien, tranquilo, reposando, y que ya ha comenzado la recuperación. La cirugía fue muy poco invasiva, todo salió perfecto. Calculamos que en unas semanas comenzará a entrenarse”, afirman desde Ferrari.

El finlandés, que está de baja por una dolencia en la zona lumbar que le llevó a pasar por el quirófano el jueves de la semana pasada

Para encontrar el origen de la lesión de Raikkonen hay que remontarse más de una década atrás, al año de su debut (2001), con Sauber. En el Gran Premio de Francia, el nórdico salió de pista y se empotró lateralmente contra las protecciones. Salió magullado y con un nervio pinzado. Hasta ahora había ido trampeando, pero en Singapur, al subirse a un piano más alto que de costumbre, su bólido le soltó un zurriagazo que le dejó doblado y sin respiración, y que le obligó a recurrir a la cortisona para afrontar la cronometrada. El episodio se repitió en Abu Dabi, tres semanas más tarde, con el agravante de que a partir de ese momento los dolores en la zona baja de la espalda le provocaron serios problemas a la hora de conciliar el sueño por las noches. Todos eso le llevó a tomar la decisión de bajarse del coche y dar por terminado el Mundial 2013.

“Kimi ya vino a Maranello hace algunas semanas, a hacerse el asiento a medida, y no sabemos si volverá antes de fin de año, para subirse al simulador”, añaden en la Scuderia. Según el constructor italiano, tampoco se sabe el nombre del que será su ingeniero de pista, después de que Mark Slade, quien desempeña esta función en Lotus, haya descartado mudarse a Italia. “Lo que tiene claro Stefano [Domenicali, el director de Ferrari] es que será alguien de dentro”, añade una voz del taller de los bólidos rojos. Se da la circunstancia de que el técnico que le guió desde el muro en su etapa anterior vestido de rojo fue Andrea Stella, que actualmente lo hace con Alonso.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción