Descalabro del Barça

El Obradoiro deja en evidencia la falta de energía y concentración del equipo azulgrana y se impone por 77-60 en le Fontes do Sar

Dewar lanza ante Papanikolaou.
Dewar lanza ante Papanikolaou.EUROPA PRESS

La apatía y el desacierto combinados con la inspiración y la exuberancia en el juego del Monbus, retrataron a un Barcelona débil como pocas veces, a pesar de que ya había dado varias muestras esta temporada de su vulnerabilidad. El Barcelona cayó con estruendo y ofreciendo una pobrísima imágen en el Fontes do Sar, donde se celebró por todo lo alto la victoria del Obradoiro en el partido correspondiente a la séptima jornada de la Liga Endesa.

Ni defendió ni atacó bien el equipo azulgrana ante un rival que solo sumaba una victoria en los seis partidos anteriores. El Barcelona mantuvo en la primera parte y durante algunos minutos estuvo por delante en el marcador. Pero a medida que pasaban los minutos se observó su falta de energía y su desbarajuste defensivo. A medida que Corbacho y Dewar se fueron entonando en el tiro exterior y que Oriol Junyent, Rafa Luz y Muscala se adueñaron del rebote, el Barcelona se desplomó con estruendo.

OBRADOIRO, 77; BARCELONA, 60

Rio Natura Monbus: Xanthopoulos (2), Pumprla (4), Dewar (8), Minnerath (6), Muscala (10) –equipo inicial-; Delas (8), Scott (4), Junyent (11), Corbacho (14) y Rafa Luz (10).

Barcelona: Marcelinho (11), Navarro (2), Papanikolaou (6), Nachbar (12), Tomic (3) –equipo inicial-; Dorsey (1), Sada (0), Abrines (6), Hezonja (0), Lampe (10) y Pullen (9).

Parciales: 16-19, 16-13, 23-13 y 22-15.

Multiusos Fontes do Sar. Unos 5.000 espectadores.

Séptima jornada de la Liga Endesa.

La segunda parte del equipo de Xavi Pascual resultó lamentable. Sobrepasado en defensa, se quedó también sin pólvora. Solo anotó 28 puntos en su nefasto segundo tiempo. Navarro solo anotó dos puntos y Tomic se quedó en tres. Apagadas dos de sus mejores piezas, no encontró tampoco alternativas. Marcelinho fue su máximo anotador, con 11 puntos. Pero el ritmo del juego perteneció siempre al Obradoiro, mucho más rápido y certero. Siempre encontraron mejores posiciones los jugadores de Moncho Fernández.

Abrines, fantástico el jueves en la cancha del Partizán, no estuvo tan afinado en los 15 minutos que estuvo en el Fontes do Sar. Y algo semejante le sucedió al alero griego Papanikolaou. Las escasas canastas del Barcelona se produjeron casi siempre en acciones individuales. La falta de elaboración se traslució en los bajos porcentajes del equipo en los triples, un 29%, y la escasa concentración se dejó notar en los tiros libres: 15 de 24.

El Barcelona suma dos derrotas consecutivas en la Liga Endesa, tras la que sufrió la pasada semana en la cancha del hasta entonces colista Bilbao, y también suma dos derrotas en la Euroliga, contra el Nanterre y contra el Fenerbahçe.

Xavi Pascual: “Asumo toda la responsabilidad de la derrota”

Xavi Pascual denotó su contrariedad por el rendimiento y la actitud de sus jugadores. “Ni tenemos carácter, ni tenemos energía, ni tenemos decisión, ni tenemos nada”, les dijo a sus jugadores en uno de los tiempos muertos. En la sala de prensa, explicó el descalabro de su equipo: “Desaparecimos del partido en la segunda parte, sin desmerecer en absoluto la victoria del Obradoiro. Asumo toda la responsabilidad. Nuestro juego interior ha sido un desastre. Con el primer triple de Corbacho todo cambió”.

Más que las derrotas o la situación del equipo azulgrana en la Liga Endesa, en la que suma dos derrotas en siete jornadas, lo más preocupante es su mal juego y la mala imagen que ofreció en Santiago, similar a la que ya había deparado en ocasiones anteriores esta temporada. “Hay que reflexionar un poco”, indicó Pascual, que repitió: “Asumo totalmente la culpabilidad de la derrota”.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS