Partidos nada benéficos

Campo Rodicio, representante de una ONG, denuncia que no recibió lo que le correspondía por el Amigos de Messi-Resto del Mundo

José Luis Campo Rodicio.
José Luis Campo Rodicio.

La supuesta trama de blanqueo de dinero de los partidos benéficos celebrados bajo el eslogan Los Amigos de Messi vs. Resto del mundo que investiga la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, ha dejado ya un reguero de denuncias en Colombia. El representante de Benposta Internacional en Bogotá, el español José Luis Campo Rodicio, reclamó en 2012 a la Agencia Tributaria del país latinoamericano —la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN)— que investigara el posible fraude de la empresa Total Conciertos. Esta firma, constituida en marzo de 2012 por Harigsson González y Juan Andrés Barco, al que la policía considera el cabecilla de una supuesta trama para blanquear dinero del narco a través de eventos deportivos y musicales, había organizado, en junio de ese mismo año en Bogotá, un partido de la Batalla de las Estrellas cuya recaudación se comprometió a entregar a dos asociaciones de protección de la infancia —una de ellas, Benposta Internacional, una Ciudad de los Muchachos con entidad jurídica propia— que no habían visto uno solo de los 50 millones de pesos colombianos —unos 19.000 euros— que les correspondían en total a cada una.

Para el gestor de La Ciudad de los Muchachos, “Messi también fue engañado”

“Los niños de Benposta fueron utilizados”, denuncia Campo desde Bogotá. En su opinión, Messi y el resto de jugadores internacionales que se sumaron a esta acción “disfrazada de solidaridad”, fueron igualmente engañados por la organizadora del evento.

En julio de 2012, un mes después del partido, los representantes de Benposta pidieron por escrito a la gerencia de Total Conciertos información sobre el cobro de la recaudación destinada a su organización infantil y la empresa los convocó en la emisora latinosradio. El presidente de Benposta en Colombia acudió con los documentos necesarios para recibir el dinero y allí mismo, en antena, una representante de la empresa le informó de que “aunque el evento no había aportado beneficios porque los costes fueron muy altos, Total Conciertos pagaría de todas formas a las dos organizaciones benéficas en un plazo de dos meses”. Transcurridos tres sin novedades, Harigsson González, uno de los socios de la empresa investigada ahora por la UCO, explicó por carta a Benposta que no entregarían dinero en efectivo. “Nos dijo que el compromiso era entregar artículos”, explica Campo. La asociación aceptó y le envió una relación de alimentos y otro material que necesitaban los niños. “Pero ya no conseguimos ponernos en contacto con nadie de Total Conciertos”.

Tras reclamar, la organización llegó a recibir un “cheque sin fondos”

Campo elevó el tono de su denuncia. Recorrió ministerios y medios de comunicación colombianos alzando la voz contra “el fraude económico y moral” de la organizadora de los partidos de las estrellas. Y Harrigson Gonzálezl legó a un acuerdo de pago. Le remitió por fin un cheque... “No tenía fondos”.

Cuando este año, coincidiendo con la apertura de la investigación por supuesto blanqueo de dinero en estos partidos benéficos, los medios de comunicación españoles le pusieron un micrófono al presidente de Benposta Internacional y este denunció de nuevo el fraude, otro representante de la empresa, Juan Andrés Barco se puso en contacto con la asociación. “Barco saldó el 40% de la deuda: 20 millones de pesos colombianos”. Campo no tiene ni idea de si la organización infantil verá el resto del dinero recaudado por Messi y su equipo de estrellas internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS