Nikola Karabatic: “No he vuelto porque nunca me fui”

La Francia de Karabatic, que gira en torno a él, lucha con España por un puesto en la final (18.30, Teledeporte)

Karabatic celebra un gol con Francia durante el Europeo de Dinamarca.
Karabatic celebra un gol con Francia durante el Europeo de Dinamarca.JONATHAN NACKSTRAND (AFP)

Hace un año Nikola Karabatic (Nis, Serbia, 1984) seguía siendo el jugador de balonmano más mediático de la última década, pero había dejado de reír tras su supuesta implicación en un caso de apuestas ilegales en Francia. Recuperada la sonrisa, no solo ha acentuado su protagonismo fuera de la cancha. Dentro de ella, vuelve a ser temible. Como la Francia que gira en torno a él y con la que España luchará este viernes (18.30, Teledeporte) por un puesto en la final. Tras ellos (21.00, Tdp), Dinamarca contra Croacia.

Pregunta. ¿Cuándo supo que lo suyo era el balonmano?

Respuesta. Muy pronto. No sé, con siete u ocho años. Veía que era mejor que los otros niños, incluso que los que eran tres o cuatro años mayores. Recuerdo que una vez mi padre me llevó a un partido y me pregunto qué me parecía. Yo le dije: “Papá, eso puedo hacerlo sin problema”. Pero no era arrogancia, me salía natural. Era un niño y pensaba que, si era tan bueno con los de mi edad, cuando creciese lo seguiría siendo. Lo que no pensé es que todo iría tan rápido: con 18 llegué a la selección, con 19 gané la Champions con el Montpellier, con 21 fui a la Bundesliga, al Kiel, gané otra Champions, después me eligieron mejor jugador del mundo... Sabía que conseguiría mi sueño, pero ha ido todo tan rápido...

P. Este Europeo está rindiendo a un nivel altísimo. ¿Ha vuelto el mejor Karabatic?

R. No, porque yo nunca me fui. Eso es algo que les gusta a los periodistas. ¿Dónde vuelvo? ¿Adónde me fui? Tuve la mala suerte de hacer un mal Europeo en Serbia, hace dos años. Desde entonces, cada partido que juego bien me dicen: “Ah, has vuelto a tu nivel, vuelves a ser el mejor”. ¡Pero tíos! Fue un mal momento, un mal campeonato, no quiere decir que sea malo. Yo sé cuándo juego bien y cuándo mal. Soy el primero que hace autocrítica. No necesito leerlo ni oírlo. Pero sí, ahora me siento muy bien, juego muy bien, meto muchos goles, doy asistencias... Juego en defensa, en ataque... Tengo mucha influencia en el juego de mi equipo. Cuando ellos van bien, yo también.

Mi hermano es
el jefe de la defensa
y solo ha jugado seis años al balonmano

P. Hoy hace un año que L’Equipe les dedicaba su portada después de ser eliminados por Croacia en cuartos en el Mundial de España con un “gracias por todo”. ¿Fue un entierro prematuro?

R. ¡Es verdad...! Pienso que era más una despedida para Dinart o Karaboue. Pero quizás pensaban que no íbamos a volver a llegar a unas semifinales. Antes del Europeo, al menos en Francia, nadie pensaba que fuésemos a jugar tan bien. Quizás el resto de equipos también creían que nos iba a costar recuperar nuestro juego.

P. ¿Qué queda de Les Experts?

R. La estructura, 10 jugadores logramos el oro en Londres 2012. Luego, Narcisse, Abalo, Omeyer, Fernández, Gigou, yo... ganamos los cinco oros (todos los torneos desde los Juegos de Pekín a Londres salvo el Europeo de 2012). Pero lo más importante: el espíritu de equipo, la experiencia para saber llevar la presión y la voluntad de ganar.

Será duro. España
no gana con claridad, pero tiene un gran espíritu de equipo

P. ¿Qué aporta su hermano?

R. Se ha convertido en el jefe de la defensa tras la marcha de Didi [DINART]. Antes del Europeo no había jugado ni 10 partidos con la selección. Para la poca experiencia que tiene está demostrando un nivel increíble. Para mí es una suerte jugar con él. No era ni un sueño, porque él jugaba al tenis... Lleva solo seis años jugando al balonmano. De pequeño sí jugó, pero lo dejó a los 10 u 11 por el tenis. Volvió porque el balonmano era su pasión y la de la familia. Estoy muy orgulloso.

P. Tanto usted como su hermano se vieron implicados en el supuesto amaño de un partido. ¿Cómo le afectó?

R. Hace un año y medio de todo eso ya. Ahora estoy tranquilo. La justicia deportiva dejó claro que no tuve nada que ver.

P. Aún está pendiente la resolución de la justicia ordinaria.

R. Sí, sí, pero hay que esperar, no sé si dos meses, tres o más. Obviamente a veces le das vueltas, pero yo me concentro en el balonmano. Sé que no hice nada. No amañé el partido. Sé que en algún momento todo acabará, estoy tranquilo.

No amañé ningún partido. La verdad
no te mata, pero
te hace más fuerte

P. ¿Qué sacó de toda la polémica?

R. He visto cómo la gente puede cambiar muy rápido. Y que la verdad no te mata, te hace más fuerte. Eso es cierto. Quiero ver el lado positivo de todo esto. Estoy en el Barcelona, puedo ganar títulos que no tengo en mi palmarés, tengo opciones de ganar de nuevo la Champions, algo que con el Montpellier no hubiese sido posible... Si este caso no hubiera ocurrido, igual me hubiese quedado en el Montpellier, jugando sin placer.

P. ¿Cómo ve a España?

R. Aunque no han ganado con claridad los últimos partidos, tienen un gran espíritu de equipo, con jugadores con mucha experiencia. Y Julen ha vuelto. Será un partido muy duro.

P. ¿Cómo se siente en una liga anónima como la española?

R. Es el único punto débil de España. Falta un poco de afición. Es un poco flojita después de la desaparición del Atlético. Antes se fueron otros como el Portland. En León también hay problemas... Pero he aprendido que en la vida no lo puedes tener todo. Intentar que cada vez haya más gente en el Palau, en los pabellones, es algo que, por lo menos, se puede mejorar.

P. ¿Y qué hace en Barcelona?

Ahora, cada partido que juego bien
me dicen: ‘Vuelves
a ser el mejor

R. En Barcelona puedo salir tranquilo a la calle. Me reconocen, pero tampoco tanto. En Francia no puedo ir a sitios donde haya mucha gente. Bueno, igual si me escondo con un gorro... Barcelona es un placer. Los compañeros me han recibido muy bien. Me encanta ir a cenar con mis amigos, con mi novia, siempre procuro conocer nuevos sitios. Pensar que en 10 días voy a estar en Barcelona me hace feliz. Además, tenemos la playa, puedo ir a ver partidos de basket...

P. ¿Es más de Navarro entonces que de Messi?

R. Uffff, es difícil... Es muy difícil decidir. Los dos me gustan. Con Navarro he coincidido, es un tío simpático. Una vez le pedí que se hiciese una foto conmigo...

Sobre la firma

Javier Lafuente

Es subdirector de América. Desde 2015 trabaja en la región, donde ha sido corresponsal en Colombia, cubriendo el proceso de paz; Venezuela y la Región Andina y, posteriormente, en México y Centroamérica. Previamente trabajó en las secciones de Deportes y Cierre del diario.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS