El Unicaja sucumbe al sprint de Navarro

El Barcelona remonta siete puntos de desventaja en el último cuarto y continúa en su línea ascendente (83-79)

Navarro, ante Dragic.
Navarro, ante Dragic.Albert Olivé (EFE)

Navarro volvió a ser providencial para el Barcelona cuando el Unicaja empezaba a fundirle los plomos. Ganó el equipo de Xavi Pascual, que cuenta por victorias todos sus partidos en el Top 16 y se afirma en su línea de juego ascendente, aunque no exenta de algunos bajones notables en ciertas fases de sus partidos y ciertas disfunciones como su mal entre juego, con solo dos recuperaciones y 12 pérdidas. En cambio, dominó el rebote, fue certero en el tiro y forzó muchos más tiros libres que su rival gracias a su agresividad en el interior de la zona y a la movilidad de sus pívots.

BARCELONA, 83; UNICAJA, 79

Barcelona: Marcelinho (10), Navarro (12), Papanikolaou (12), Lorbek (6), Tomic (9) –equipo inicial-; Dorsey (6), Abrines (7), Oleson (3) y Nachbar (13).

Unicaja: Calloway (3), Dragic (4), Kuzminskas (9), Canner-Medley (12), Hettsheimer (8) –equipo inicial-; Sabonis (2), Vidal (8), Urtasun (2), Suárez (15), Granger (8) y Stimac (8).

Parciales: 25-24, 19-18, 22-26 y 17-11.

Árbitros: Ankarali (Turquía), Ziemblicki (Polonia) y Anastopoulos (Grecia).

Palau Blaugrana. 4.521 espectadores. Cuarta jornada del Top 16 de la Euroliga.

Navarro, tras un receso en el banco, volvió a la cancha cuando el equipo de Joan Plaza, de la mano de Caner-Medley y de Suárez, dominaba por siete puntos (61-68) y se veía ya cerca el final del tercer cuarto. Un triple de Oleson y una canasta de Dorsey apretaron el marcador, mientras que el propio Caner-Meddley fallaba dos triples. A partir de ahí, ya en el tercer cuarto, Navarro apretó el acelerador con ocho puntos consecutivos y le dio oxígeno al Barcelona, que enfiló el final con una buena ventaja (79-70) tras un parcial de 13-2. El Unicaja, que no pudo contar con Fran Vázquez ni Toolson, sucumbió porque perdió el hilo en los instantes en los que pudo marcar distancias y porque no acertó a cerrar en defensa.

El Barcelona cuadró una actuación muy compacta. Navarro lo abanderó en los instantes cruciales, pero casi todos sus compañeros respondieron con eficacia durante los minutos de los que dispusieron. Sada y Marcelinho, pese a que hizo evidente su enfado en el momento en que Pascual lo relevó en el tercer cuarto, lograron darle rapidez al juego y lideraron algunas circulaciones de balón que desballestaron la defensa malagueña. Papanikolaou y Nachbar se mostraron resolutivos y contrarrestaron las magníficas prestaciones de Suárez, Caner-Medley y Suárez.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS