fútbol | 25ª jornada

Benzema es el irreemplazable

Ancelotti vacila entre Jesé y Bale para cuando regrese Cristiano, pero no duda de la necesidad del punta francés

Benzema celebra su gol al Getafe.
Benzema celebra su gol al Getafe. Gabriel Pecot (AP)

La noche del domingo y la mañana del lunes pasado registraron una agitación inusual en los dirigentes del Madrid, así como en la frecuencia de las llamadas telefónicas entre los despachos de ACS y las dependencias de Valdebebas y el Bernabéu, con ramificaciones en todo tipo de mensajeros. La respuesta de Carlo Ancelotti en la conferencia de prensa de Getafe a la pregunta de si se planteaba dejar fuera a Jesé en beneficio de Bale atendiendo exclusivamente al coste histórico del galés (entre 90 y 100 millones de euros), desató la alarma institucional. “Soy un entrenador, no un administrador”, dijo el técnico. Al día siguiente, comenzaron a contactarle empleados del club dando muestras de preocupación. La cuestión flotaba en el aire. ¿Qué pensaba hacer ante la posible disyuntiva de elegir a tres delanteros de entre Cristiano, Benzema, Jesé y Bale? Ancelotti disipó las dudas con su sencillez habitual: si Jesé seguía en su espléndido estado actual y Bale no lograba despegarse de la inhibición que lo aflige últimamente, en Gelsenkirchen, el próximo miércoles frente al Schalke 04, no le quedaría más alternativa que apostar por el canterano. Bale iría al banquillo a menos que dé un paso al frente hoy contra el Elche (16.00, C+Liga y GolT) y abandone el letargo.

La sentencia de Ancelotti viajó de boca en boca hacia la directiva y la ansiedad cobró nuevas dimensiones en los corrillos del club. En el reflujo de intercambios, algunos de los mensajeros preguntaron al técnico que por qué no alineaba a Cristiano, Jesé y Bale. Este orden de prioridades, de tono político, incluye a los tres delanteros más populares entre la afición. La réplica de Ancelotti fue inmediata, serena y razonada: si hacía eso dejaba fuera del equipo a Benzema, el único de los cuatro atacantes que resulta insustituible. Puede que la hinchada no le tenga en gran estima, pero, dijo, el francés hace cosas que solo están a su alcance.

A la directiva del Madrid le intriga conocer el descarte del técnico cuando vuelva Cristiano

Ancelotti opina que el más importante de todos los delanteros es Karim Benzema y ofrece dos argumentos. Primero porque cree que, hoy por hoy, el punta de 26 años está en mejor estado de forma que sus compañeros. Es el que más ha rendido en 2014 y, siguiendo principios de mérito indispensables para mantener el buen clima de trabajo, debe jugar. Segundo, porque Jesé, Bale y Cristiano son futbolistas del mismo corte. Los tres pueden intercambiarse en las dos bandas y por detrás del ariete. Pero sufren si juegan de puntas puros porque son definidores que necesitan espacios para desequilibrar. Se encuentran incómodos en la posición del nueve, justamente ahí donde Benzema se maneja con holgura. No hay en toda la plantilla un jugador que sepa alternar como él las zonas del delantero centro y el media punta, y esto es decisivo en un esquema diseñado para que los extremos acaben las jugadas.

Benzema es, según Ancelotti, el gran experto en bajar desde el área de penalti a la zona de volantes para encontrar los espacios y entrar en contacto con el balón cuando el Madrid tiene la posesión. De este modo logra facilitarles la pelota en posiciones ventajosas a los demás atacantes. A partir de ahí sabe acompañar las jugadas, y una vez que pisa el área lo mismo da opciones de pase que define a un toque.

“Cuando Karim se retrasa”, dice el técnico, “nos da ventaja en la posesión y crea más peligro para los dos extremos”. Ancelotti cree que Isco tiene más potencial jugando entre líneas. El problema que observa es que al malagueño le falta la potencia y la velocidad de Benzema para completar la segunda fase de la maniobra, camino de la portería.

Antes de enfrentarse al Getafe, dos jugadores de gran peso en la plantilla señalaron a Ancelotti lo mismo que piensa él: en este equipo Benzema es indispensable. En el vestuario de Valdebebas lo sabe la mayoría. En el Bernabéu, solo los más observadores.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS