Una remontada de ‘dream team’

El Barça sella su pase a la Final a Cuatro tras ganar por siete goles al Rhein-Neckar

Karabatic celebra la victoria del Barcelona
Karabatic celebra la victoria del Barcelonafcb

Con un triunfo de otra época, con una remontada de dream team, el Barça aplastó al Rhein-Neckar Löwen y sacó el billete para la Final a Cuatro de Colonia (31 mayo-1 de junio) . Los azulgrana honraron al Palau, el coliseo donde todo es posible. Incluso dar la vuelta a siete goles de diferencia (38-31 en la ida en Alemania). En unos cuartos de final. Ante el líder de la Bundesliga. Porque para honrar al Palau, Sterbik se vistió de Svensson y Barrufet; Raul Entrerríos fue Masip, Víctor Tomàs rindió tributo a O’Callaghan y Antonio Carlos Ortega. Y Karabatic... Karabatic se erigió en lo que fue y sigue siendo: el único hechicero capaz de generar tanta magia.

BARCELONA, 31-RHEIN-NECKAR, 24

Barcelona: Sterbik; Víctor Tomás (6, 3p.), Gurbindo (3), Sorhaindo (2), Raúl Entrerríos (3), Karabatic (7), Juanín (2) —siete inicial—; Morros, Rutenka (5), Noddesbo, Sarmiento (1), Lazarov (2, 1p) y Ariño.

Rhein-Neckar Löwen: Landin, (Stojanovic); Groetzki (7), Petersson (4), Myrhol (1), Schmid (3), Ekdahl Du Rietz (2), Gensheimer (2) —siete inicial—, Isaias Guardiola, Manojlovic, Gorbok (5), Gedeón Guardiola y Sigurmannsson.

Marcador cada cinco minutos: 2-1, 4-2, 7-5, 8-8, 12-11, 15-11 (descanso); 17-14, 19-15, 21-16, 24-20, 28-21 y 31-24.

6.800 espectadores, lleno, en el Palau Blaugrana.

La urgencia colapsó al Barcelona durante buena parte del partido. Las imprecisiones se sucedían en el conjunto azulgrana, ansioso por abrir diferencias cuanto antes. Pero una remontada así requiere de una tortura para el equipo rival. Una gota malaya que se inició en la recta final de la primera parte. Quizás en el minuto 22, cuando Karabatic anotó su primer gol. Cuando ya no hubo discusión y el francés jugó en ataque y en defensa. No hay sobre el 40x20 mundial un jugador tan determinante como el galo en forma. Metió Karabatic el miedo en el cuerpo a los alemanes, vulnerables entre tanto estruendo, anulados en ataque Gensheimer y Myrhol. Solo Landin los mantuvo con vida, porque opciones de victoria no tuvieron. El líder de la Bundesliga sucumbió de forma estrepitosa: logró los mismos goles que en toda la primera parte del partido de ida.

Le costó al Barça, sin embargo, alcanzar la épica. Lo tuvo en sus manos Rutenka cuando faltaban 14 minutos para completar los 120 de la eliminatoria. Vencía el Barça por seis goles y el bielorruso erró un lanzamiento que activó al Rhein-Neckar. De la remontada se pasó a una ventaja de solo tres tantos. Estéril. No dejó pasar la segunda ocasión. Apenas quedaban cinco minutos para claudicar y el Barça se situó 27-21. Sterbik agrandó su ya gigantesca leyenda y detuvo un penalti a Gensheimer, aquel muchacho que seis días atrás había marcado 14 goles. Y fue el capitán, Víctor Tomàs, en la siguiente jugada quien puso el 28-21. Los siete goles de diferencia eran ya una realidad. Suficientes, pues era imposible que el Rhein-Neckar alcanzara los 31 del Barça en la ida.

Se desgañitaba Xavi Pascual en el banquillo azulgrana mientras Svensson, ayudante del técnico alemán, miraba a la nada. El exportero sueco saboreó durante muchos años lo que estaba padeciendo. Guardián junto a Barrufet del eterno dream team de la segunda mitad de los noventa, veía cómo la magia del Palau sentenciaba a su equipo.

El triunfo del Barcelona es un balón de oxígeno, al menos estadístico, para el balonmano español, que los últimos seis años ha luchado por el máximo cetro continental. Desde que el Teka ganase la Copa de Europa en 1994 al menos un equipo español ha alcanzado las semifinales, que han ganado en 13 ocasiones: cinco de ellas un Barça para el recuerdo. Un dream team que vislumbra reencarnación.

Resultados. Cuartos de final. Vuelta: Veszprem, 31; PSG, 26. Vardar, 27; Flensburg, 25. Hoy: Metalurg-Kiel (31-21 la ida para el Kiel).

Sobre la firma

Javier Lafuente

Es subdirector de América. Desde 2015 trabaja en la región, donde ha sido corresponsal en Colombia, cubriendo el proceso de paz; Venezuela y la Región Andina y, posteriormente, en México y Centroamérica. Previamente trabajó en las secciones de Deportes y Cierre del diario.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS