La UEFA carga contra Serbia

Platini señala a Belgrado tras los incidentes del dron que sobrevoló el estadio

El jugador serbio Filip Djuricic se lamenta mientras, al fondo, jugadores de Serbia y Albania se pelean.
El jugador serbio Filip Djuricic se lamenta mientras, al fondo, jugadores de Serbia y Albania se pelean. koka sulejmanovic (EFE)

La UEFA abrió este miércoles un doble procedimiento disciplinario contra las federaciones de Serbia y de Albania tras los graves incidentes generados por la irrupción en el terreno de juego de un dron reivindicativo albanés, y que desembocó en una pelea entre jugadores y aficionados en medio del campo, en el partido entre ambas selecciones en la noche del martes en Belgrado, clasificatorio para la Eurocopa de 2016.

“Ha sido uno de los días más duros de mi carrera”, dijo el seleccionador de Albania, el italiano Gianni de Biasi. “La herida de Kosovo sigue abierta y debería haberse tenido en cuenta en la organización del partido”, lamentó. Por su parte, la federación serbia acusa a los albaneses de haber provocado el incidente con fines políticas, a siete días de la visita del primer ministro albanés a Belgrado 68 años después.

El organismo presidido por Michel Platini aseguró haber recibido los cuatro informes oficiales, redactados por el árbitro, su agente de seguridad, su observador así como por los supervisores enviados por el organismo internacional. Con ellos, el Comité de Control, Ética y Disciplina determinará el 23 de octubre las responsabilidades de cada federación.

El Comité de Disciplina culpa al equipo local de los disturbios tras la invasión de campo

La UEFA acusa a la federación serbia de haber sido responsable de los disturbios que provocaron la suspensión del encuentro en el minuto 43, cuando el resultado todavía se mantenía 0-0, tras la invasión de campo de una parte de sus aficionados, que lograron sortear el dispositivo policial que había sido desplegado previamente en el estadio del Partizán de Belgrado, repleto en aquella noche por 20.000 hinchas serbios, y se liaron a puñetazos con los futbolistas albaneses.

El organismo internacional le reprocha una “organización insuficiente”, según el expediente de la UEFA, que recoge también las infracciones caracterizadas del lanzamiento de bengalas y proyectiles y el uso de un puntero láser por los hinchas serbios en contra de la delegación albanesa.

Serbia se enfrenta a un duro castigo, que le podría llevar hasta la exclusión de las eliminatorias para el próximo torneo continental de dentro de dos años en Francia, puesto que la federación serbia es reincidente: ya fue sancionada en octubre de 2010 con un partido de suspensión y una multa de 120.000 euros tras los disturbios perpetrados dentro del estadio de Génova por sus aficionados durante un encuentro ante Italia, saldado con 16 heridos y por el que fueron condenados cuatro ultras serbios en marzo de 2011 con penas de cárcel por un tribunal italiano. También se le dio el partido por perdido.

Albania también se enfrenta a una sanción por la irrupción de la bandera nacionalista

La Federación Albanesa también se enfrenta a una posible sanción. La UEFA la acusa de haberse negado a reanudar el partido, pese a la petición de Serbia, que propuso que se acabara el encuentro. El árbitro, el inglés Martin Atkinson, rechazó la iniciativa de la delegación local al estimar que las condiciones de seguridad mínimas no estaban reunidas.

Lorik Cana, el capitán de la selección albanesa y exjugador del Marsella y del PSG, afirmó ayer en la radio francesa RMC, tras relatar que él y sus compañeros tuvieron que esperar hasta tres horas para salir de los vestuarios en los que se habían refugiado tras el estallido de violencia y abrirse un camino hacia el aeropuerto para volver a Tirana, que la seguridad física de la delegación albanesa corría peligro, destacando enfrentamientos con guardias de seguridad serbios. La Federación Albanesa emitió un comunicado por la tarde en el que aprobó las recriminaciones de Cana palabra por palabra, reprochando a los organizadores del partido por haber creado "una emoción nacionalista extrema" en los prolegómenos del encuentro.

La UEFA incrimina también a Albania por “exhibir una pancarta ilícita”, refiriéndose al dron que sobrevoló el terreno de juego con una bandera que representaba a los territorios que Albania reclama como suyos. Este miércoles, Olsi Rama, el hermano del primer ministro albanés, Edi Rama, negó la autoría del incidente, pese a que la policía de Belgrado lo considera sospechoso de haber manipulado desde el palco oficial la aeronave no tripulada. Rama había entrado en el estadio con su pasaporte estadounidense puesto que la UEFA había prohibido la entrada a los seguidores albaneses por motivos de seguridad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS