“¿Por qué no haces la crono más llana?”

Chris Froome valora correr la próxima Vuelta tras conocer que tendrá una contrarreloj larga

Froome asciende un puerto durante la última Vuelta a España.
Froome asciende un puerto durante la última Vuelta a España. jaime reina (afp)

Tras su derrota final en la etapa de los Ancares, a Chris Froome se le acercó el director de la Vuelta, Javier Guillén, quien encomió su espíritu, su lucha, la batalla que había librado con Alberto Contador. También le dijo que, por supuesto, la Vuelta siempre estaría encantada de tenerle entre sus combatientes. Y el británico, convencido de que si había terminado segundo de nuevo en la Vuelta era debido, principalmente, a su pobre prestación en la contrarreloj de Borja, le respondió: “Muchas gracias, Javier, pero ¿estas cronos de la Vuelta no podrían ser más llanas?”

“Y yo le respondí ya entonces”, recuerda Guillén, “que el año próximo, es decir, para la edición de 2015, la contrarreloj caería justamente en una región más llana. Y allí comenzó lo que podría llamarse nuestra conversación...”

El diálogo entre la Vuelta y uno de los así llamados cuatro tenores de las carreras por etapas (junto a Vincenzo Nibali, Alberto Contador y Nairo Quintana) prosiguió, vía mensajes telefónicos y se intensificó después de la presentación del recorrido del próximo Tour. En París, el 22 de octubre, se decidió que la edición de 2015 de la grande boucle batiría el récord de menos kilómetros contrarreloj individual: solo 14 y todos en el prólogo. En caliente, sin resistir la frustración que le causó la noticia, Froome anunció que probablemente renunciaría a un Tour que tan poco pensaba en él y que no regresaría en 2015 a defender un título, el de 2013, después de la caída que frustró su Tour del 14, y que basaría su temporada en el eje Giro-Vuelta, ya que la corsa rosa le regalaba una contrarreloj de 60 kilómetros.

La Vuelta del 15 será, como de costumbre, de finales explosivos y de llegadas en alto”, dice Guillén

“Yo le recordé entonces”, dice Guillén, “que nuestra crono seguiría el estándar habitual de las últimas Vueltas, unos 40 kilómetros, y que sería en terreno llano o de falsos llanos”.

En su última edición, la Vuelta contó con la participación de Contador y Froome, que no habían incluido la carrera en su primera planificación, ya que ambos se retiraron del Tour, caídos. Para evitar tal incertidumbre en el futuro, y dado que Contador ha anunciado que en 2015 correrá Giro y Tour, Guillén busca asegurarse la participación de los mejores. “Con Alejandro Valverde y Nairo Quintana ya cuento. El Astana aún no ha decidido si Nibali correrá el Giro. Tener a Froome sería magnífico”, dice Guillén. “Pero eso no quiere decir que vayamos a hacer un recorrido a su medida. La Vuelta del 15 [salida de Marbella el 22 de agosto] será como la de los últimos tres años, de finales explosivos y de llegadas en alto que aspiro a que sean todos inéditos. Y, de todas maneras, Froome no me ha dicho que vaya a venir”.

En el último mensaje que recibió de Froome, el líder del Sky le daba a Guillén las gracias por la contrarreloj que había planeado y le aclaraba que sería el equipo el que decidiera su calendario. Sin embargo, en el diario L'Équipe Froome ha declarado que había descartado casi definitivamente medirse a Contador en el Giro porque teme el frío y la lluvia que suelen reinar en mayo en Italia, tan malos para sus crónicos problemas respiratorios, y que muy probablemente en 2015 prepararía el doblete Tour-Vuelta, ya que el Tour es la carrera que crea los campeones y la Vuelta se había molestado en hacerle una contrarreloj a su gusto.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS