Atasco en Mestalla

Sin elaboración ni remate, Valencia y Athletic empatan a nada

Beñat pugna con javi Fuego (en el suelo).
Beñat pugna con javi Fuego (en el suelo).Juan Carlos Cardenas (EFE)

Termino el Valencia el partido con tres delanteros y no encontró el gol. Pobló el Athletic el centro del campo y no halló el juego en 90 minutos. No hubo elaboración ni remate por parte de nadie y el encuentro terminó en empate a nada, con apenas fútbol ni intención. Le valió al Athletic el orden para contener a un Valencia que juega a impulsos, con más pasión que talento, sostenido por su poderosa pareja de centrales y por Alves que solo intervino en una ocasión al final del encuentro que salvó a su equipo. No le funcionó esta vez ni la estrategia al conjunto de Nuno, que se quedó por primera vez en esta temporada seco en Mestalla tras vencer en los cada uno de los cinco partidos precedentes con tres goles a favor en el marcador. En Mestalla hubo atasco.

Ausente Parejo, repitió Nuno la alineación y el sistema (4-4-2) empleado ante el Villarreal en El Madrigal. Y al igual que sucedió ante el conjunto castellonense, el esférico fue en muchos momentos del rival, el Athletic que anda buscando su identidad en esta primera parte de la temporada. No le importa al Valencia, siempre intenso, esperando su momento que no llegó.

Valencia 0 - Athletic 0

Valencia: Alves; Barragán, Mustafi, Otamendi, Gayà; Feghouli (Carles Gil, m. 80), Javi Fuego, Andre Gomes, Piatti (Negredo, m. 68); Rodrigo y Alcácer. No utilizados: Yoel; Cancelo, Vezo, Roberto y Filipe Augusto.

Athletic: Iraizoz; Iraola, Exeita, Laporte, Balenziaga; Iturraspe, Mikel Rico; Unai López (Ibai Gómez, m. 52), De Marcos, Mikel Rico, Viguera (Kike Sola, m. 77); y Guillermo (Beñat, m. 39). No utilizados: Herrerín; San José, Bustinza y Gurpegui.

Árbitro: Del Cerro Grande. Amonestó a Iturraspe.

Unos 40.000 espectadores en Mestalla.

Llegó el Athletic a Mestalla con dos bajas capitales. No pudo contar con su goleador Aduriz y el agitador Muniain, ambos lesionados. Valverde tuvo que inventarse un nuevo once. Y sigue intentando averiguar quién puede hacer de Ander Herrera tras su marcha al United. En el baile en la mediapunta, esta vez le tocó a De Marcos ejercer de tal, mientras un delantero, Viguera se ubicó en la zona izquierda del ataque vasco. Tuvo que rectificar Valverde una vez más y antes del descanso con la retirada de Guillermo. La entrada de Beñat recompuso el puzle, al ubicarse por detrás de Viguera, ya en su posición natural como centro delantero. De Marcos pasó al costado derecho y Unai López al izquierdo. En la segunda mitad, Beñat se ubicó de organizador y Mikel Rico en la mediapunta. Cada cambió efectuado por Valverde en las últimas Jornadas ha supuesto un baile de posiciones sin hallar el rendimiento adecuado. Explicación o causa quizá del mal arranque de curso aliviado en las dos últimas jornadas.

Organizado el Athletic, era incapaz, sin embargo, de inquietar a Alves, inédito en el primer acto. Nada extraño en los leones que les está costando un mundo fabricar ocasiones y encontrar el gol, con siete tantos en 11 partidos. Una explicación tangible del mal arranque del conjunto de Valverde. Lo contrario que el Valencia desatado cuando divisa el área contraria. Llegada la media hora, decidió el conjunto de Nuno que el encuentro tenía un perfil bajo, correcto y sin picante. Y aumentó la intensidad y dieron comienzo los arrebatos. E Iraizoz sintió el aliento de los delanteros y centrocampistas ché, cada vez más presentes en sus dominios. Tampoco el Valencia se prodigó en remates. Un disparo de cerca de Piatti que repelió Iraizoz fue todo el bagaje ofensivo del Valencia en el primer acto y en el partido

Atascado en ataque, sin juego entre líneas, inéditos Alcácer y Rodrigo, decidió Nuno que su equipo necesitaba más pólvora. E ingresó en el terreno de juego Negredo sustituyendo a Piatti, con media hora de juego por delante. Tres delanteros para derribar al Athletic. Todo resultó baldío. No sucedió nada.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS