HISTORIAS DE UN TÍO ALTO | PAUL SHIRLEY
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El valor y el precio

Ricky, en un partido con los Timberwolves.
Ricky, en un partido con los Timberwolves.AS

Cuando veo las noticias de ampliaciones de contrato como las que han firmado Klay Thompson, de los Golden State Warriors, y Ricky Rubio, de los Timberwolves de Minnesota, mi cerebro quiere decidir si los jugadores en cuestión valen ese dinero.

En el caso de Thompson, al que los Warriors pagarán 69 millones de dólares a lo largo de los cuatro próximos años, todas mis neuronas empiezan a gritar. A pesar de su inspirado inicio de temporada, Thompson no ha demostrado precisamente que sea una pieza insustituible de ninguna máquina baloncestística. Es un buen tirador y un defensor por encima de la media, pero no creo que los niños corran dentro de poco con camisetas con "K. THOMPSON" en la espalda, que es mi prueba para saber si alguien debería ganar más de 17 millones de dólares al año.

Mi cerebro se siente un poco mejor con respecto al contrato de Rubio, principalmente porque sólo es de 55 millones de dólares. Pero los expertos en rendimiento de mi cerebro no están muy de acuerdo. Aunque Rubio es mucho más comercializable que Thompson (he visto a gente vestida con camisetas de RUBIO), también es verdad que Rubio no sabe tirar. Y no ha demostrado que pueda hacer ganar partidos a un equipo de la NBA por sí solo.

Entonces, ¿los Warriors y los Timberwolves han arruinado su respectivo futuro con malos contratos? Probablemente no. Porque es muy posible que mi cerebro también se equivoque.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS