DIARIO DEL PALOMERO
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Comunicado, chicos malos y otros peores

Captura del momento en el que la policía rescata del río Manzanares a un ultra del Deportivo que había sido arrojado por seguidores radicales del Frente Atlético
Captura del momento en el que la policía rescata del río Manzanares a un ultra del Deportivo que había sido arrojado por seguidores radicales del Frente AtléticoAS

27/11 Jueves

Un día es como un discurso, un libro o una película. Lo más importante y trabajado debe ser su comienzo y final, que es donde te la juegas. Las primeras horas suelen marcar ánimos y energías para el resto de la jornada. Las últimas condicionan el descanso nocturno, básico para la estabilidad física y mental. Por eso hay que tener cuidado en lo que sé hace en esos momentos cruciales. No es bueno discutir con tu pareja cuando estás a punto de meterte en la cama, pues te puede desvelar. Y tampoco resulta aconsejable escuchar a Rajoy mientras desayunas enarbolando en el Congreso la bandera de la lucha contra la corrupción, pues son elevadas las posibilidades de que te pueda alterar el sistema nervioso de forma irreversible y para todo el día. ¿Cómo sé puede liderar esta cruzada contra el choriceo cuando al lado de tu despacho han montado una fábrica de embutidos sin, supuestamente, darte cuenta de nada? ¿Cómo sé puede liderar esta cruzada cuando ya no te quedan manos sin quemar después de ponerlas en el fuego por los Fabras, Matas, Bárcenas y compañía? Si esto fuese la crónica política de Toni Martínez en Todo por la radio, ahora sé escucharía uno de sus audios más famosos: ¿Cómo lo vas a hacer así, marichocho?

Rajoy, en el Congreso de los Diputados
Rajoy, en el Congreso de los DiputadosULY MARTÍN

Apago la radio , pero el diablo espera en cualquier esquina. Por ejemplo, en el taxi que me lleva a la estación del AVE de Barcelona donde nuestro presidente sigue bla, bla, bla con no sé qué medidas que me suenan a otras medidas anteriores que nunca se pusieron en marcha, pero bueno, igual soy yo que soy muy desconfiado. Cuando me siento en mi vagón no puedo menos que soltar un ufff de alivio ante la perspectiva de tres horas a mi bola sin distracciones ni interferencias, pero me dura no más de diez segundos, hasta que compruebo que me ha tocado justo delante uno de esos personajes molestos y maleducados a los que al parecer no sé les pasa por la cabeza ni por un solo segundo que su ininterrumpida cháchara por el móvil casi a grito pelado pueda molestar. Antes de llegar a Tarragona tengo que tomar una decisión. Levantarme, arrancarle el móvil de sus manos, abrir la puerta del vagón aunque vayamos a 300 kilómetros por hora, que para eso uno es de Bilbao y tirarlo al campo, o simplemente cambiarme de sitio. Opto por la segunda opción, que estoy un poco resacoso de la fiesta de la entrega de los Ondas y no creo que me venga bien meterme en un follón. Como la prensa deportiva del día viene bastante coñazo (la de Madrid dale que te pego con la racha de los blancos, la de Barcelona que si Messi por aquí, Messi por allá) decido que mejor echar una cabezadita y llegar fresco a casita.

Sergio Rodríguez tira a canasta ante Langford
Sergio Rodríguez tira a canasta ante LangfordJuanJo Martín (efe)

Siendo jueves, es día de Euroliga. Juegan Laboral Kutxa, Real Madrid y Unicaja. Ganan los vitorianos, que además son homenajeados por alcanzar los 25.000 puntos (insisto, esto de los récords y celebraciones se nos está yendo de las manos) y pierden malagueños y madridistas, algo inusual en este último caso, pues hacía más de un año que no lo hacían en el Palacio. Quizás es un pensamiento muy retorcido, pero creo que en el Madrid hasta se agradece alguna derrota que les distancie de lo ocurrido la temporada pasada donde no dejaron de ganar hasta que se decidieron los títulos. Lo que es seguro que es ninguno de los aficionados blancos va a ver alterado su sueño por una derrota anecdótica e intrascendente en una fase donde para los grandes equipos, con la clasificación casi asegurada de antemano (lo hacen cuatro de cada seis equipos) no deja de ser anecdótica e intrascendente.

28/11 Viernes

El otro día leí a no me acuerdo quien decir que todo este debate agotador y rallado sobre el Tostón de Oro le venía muy bien al fútbol pues llenaba una zona de baja intensidad de la temporada. Casi resuelta la primera fase de la Champions, con los octavos a disputar en febrero, las ligas completando la primera vuelta y el parón de Navidad, los dimes y diretes sobre este asunto mantienen la atención mediática. Si nos atenemos al espacio que poco a poco va ocupando, hay que reconocer que si se trata de una táctica 'marketiniana', es todo un éxito.

Imagen del Balón de Oro de 2012
Imagen del Balón de Oro de 2012MIGUEL MEDINA (AFP)

El último episodio ha tenido lugar hoy mismo, cuando el Real Madrid sé ha sentido obligado en sacar una nota criticando el posicionamiento de Platini a favor de concederlo a un alemán, pues son los campeones del Mundo. Bien hecho, pues el presidente de la UEFA debería ser imparcial y tener la boca cerrada en estos temas. Ahora bien, igual al que redactó la nota se le fue calentando poco a poco la mano o el último párrafo de la misiva lo dictó la madre de Cristiano Ronaldo, pero en mi modesta opinión, el final sobraba. La defensa que había que hacer ya sé había hecho, afeando una mala conducta a Platini. ¿Por qué enredarla con el panegírico a Ronaldo? Aunque sea bastante cierto lo que se dice de la temporada del portugués, al ser una opinión interesada pierde todo su efecto más allá del mimo a su jugador bandera. No me parece buena estrategia combinar en una misma nota una petición de imparcialidad con la parcialidad de su opinión posterior sobre que lo justo sería dárselo a Ronaldo. Además, y aunque sea improbable, ¿qué pasaría si cuando se anuncien los tres finalistas, estuviese Kroos entre ellos?

Doellman entra a canasta ante la defensa del UCAM Murcia
Doellman entra a canasta ante la defensa del UCAM MurciaToni Albir (EFE)

En otro orden de cosas, se celebra en el Palau Blaugrana que su equipo de baloncesto ha conseguido la victoria 1.000. La sección fue creada en 1929, hace 84 años, lo que si dividimos mil entre ochenta y cuatro, salen algo menos de 12 victorias al año. Pocas ¿no? Ah, espera, que son 1.000 victorias en Liga ACB. Pero, ¿y las anteriores, las conseguidas entre 1929 y 1983, las peleadas por un montón de jugadores y entrenadores? No, esas no cuentan. Ahhhhh. Pues nada, enhorabuena al Barça, todo un clásico de nuestro baloncesto. Y a los que jugaron antes del 83, aunque no sumen en estas cuentas tan particulares, también.

Y ya que estamos dando enhorabuenas, otra para Carlos Sáinz Jr. que correrá con Toro Rosso la próxima temporada de F1. Anda que como un día se le ocurra llegar antes a la meta que Fernando Alonso, tenemos el lío montado.

29/11 Sábado

Canal Plus estrena el documental Bad Boys, dedicado a los Detroit Pistons de finales de los ochenta principios de los noventa. Me da un buen ataque de nostalgia pues en aquella época mi conexión emocional con la NBA era total. Tanta que eran tiempos donde cogía el petate en el mes de junio y frecuentaba las finales de la NBA. Así pude ser testigo directo de los dos títulos que conquistaron, el primero en 1989 abrasando 4-0 a unos Lakers que perdieron el juego y el ánimo con la lesión de Magic y al año siguiente superando también con claridad 4-1 a los Portland Trailblazers donde jugaba Drazen Petrovic. Los nombres salen sin ningún esfuerzo memorístico. Thomas, Dumars, Vinnie Johnson, Lambier, Rodman, Salley, etc. dirigidos por el mítico Chuck Daly. Genuinos representantes del baloncesto que se hacía en la costa Este, duro y sin concesiones, los Pistons hicieron de la bronca todo un arte. Con unos cuantos provocadores profesionales y algún otro con el cableado cerebral algo suelto, se ganaron a pulso su apodo. Eso sí, y de eso va el documental, siendo mal encarados no ganas dos anillos consecutivos, que debieron ser tres si contamos que el del 88 frente a los Lakers lo tuvieron en la mano. Porque por encima de otras consideraciones, su talento baloncestístico era incuestionable, y lo completaban con una visión del deporte como una batalla donde no se hacían prisioneros. Se trataba de ganar o ganar, y cada partido lo disputaban en dos frentes, el deportivo y el psicológico.

El documental es de obligada visión para cualquier aficionado no ya al baloncesto, sino al deporte en general. Como los estadounidenses son maestros en esto de contar historias, combina a la perfección momentos de todo tipo, declaraciones e imágenes, el pasado y el presente. Explica a la perfección cómo se fue forjando ese equipo, las circunstancias deportivas y también sociales de aquellos años, las diferentes personalidades que se juntaron hasta completar un colectivo que para lo bueno y para lo no tan bueno, dejó una huella imborrable. Total, que sé te pasa volando la hora y media y cuando termina quieres más.

30/11 Domingo

A primeras horas del día una noticia sacude redacciones y conciencias. Un aficionado del Dépor, componente de los Riazor Blues, muere como consecuencia de la batalla campal que se desarrolla a orillas del Manzanares entre gallegos y los ultras del Frente Atlético. Las imágenes son de una violencia extrema, sobrecogedoras, difíciles de ver sin que se te encoja el alma ante tanta atrocidad. Las preguntas surgen rápidamente y resultan difíciles de explicar unas cuantas circunstancias que posibilitaron la salvajada. Que nadie tuviese noticias de la quedada entre ultras, que no hubiese dispositivo policial, que con los antecedentes no sé hubiese declarado partido de alto riesgo, etc. Eso sí, varios dirigentes tanto del Atlético de Madrid como del Dépor se apresuran en alejar responsabilidades. “Esto no tiene nada que ver con el fútbol”, dice el presidente atlético Enrique Cerezo. Pues creo que se equivocan. Sí que tiene que ver con el fútbol, pues es alrededor del fútbol donde expresan su fanatismo, en muchas ocasiones con el beneplácito de sus equipos.

Imagen de televisión de la comparecencia de Cerezo y Fernández
Imagen de televisión de la comparecencia de Cerezo y Fernándezefe

El ruido que provoca de lo que haces no deja escuchar lo que dices”. Esta frase se la oí a un experto en comunicación y verbaliza la importancia del comportamiento ante la pura y simple palabrería. Hay un concepto muy manido por estas latitudes que es el de la tolerancia cero. Se usa, entre otras ocasiones, para el dopaje, la corrupción, las actitudes machistas, la violencia de género y también para los grupos ultras. Pero una cosa es lo que se dice, y otra la que se hace. Y en este tema, de tolerancia cero, pues ha habido bien poca. Salvo casos como el de Laporta y los Boixos o últimamente el Madrid con los Ultra Sur (más vale tarde que nunca) seguimos viendo en muchos campos como a estos grupos se les permite (o directamente se les da) la entrada, se les acomoda bien juntitos y a veces hasta se les ensalza por animar tanto, aunque dentro de su repertorio haya canticos racistas, xenófobos o simplemente insultantes. Aparecen donde no tienen que aparecer y logran espacios que no deberían ocupar. No, eso no es tolerancia cero. Tolerancia cero es un compromiso para hacerles la vida imposible, para no dejarles entrar en el campo, para perseguirles con todas las herramientas que existen, para denunciar públicamente y sin ambigüedades cualquier comportamiento reprobable, para decir, con la palabra y los actos, una y mil veces, que no representan a nada ni gozan de la más mínima simpatía. Mientras no se haga ni se demuestre, eso de que no tienen nada que ver con el fútbol no habrá quien se lo crea.

Homenaje a Fernando Martín en el Palacio de los Deportes
Homenaje a Fernando Martín en el Palacio de los DeportesJESUS ALVAREZ (AS)

Para no terminar en negativo, por la tarde se homenajea a Fernando Martín en el Palacio de los Deportes, a pocos días de que se celebre el 25 aniversario de su fallecimiento. El acto me parece excesivamente clásico, con unos cuantos exjugadores escoltando a su hermano Antonio, un vídeo que no va más allá del corta y pega y un regalo, la camiseta firmada por los actuales componentes de la plantilla, carente de imaginación. Pero solo por ver al Palacio en pie ovacionando a un jugador mítico al que nadie hemos olvidado, se puede dar por bueno. Mientras tanto, alimentar la esperanza de que algún día aprenderemos a hacer estas cosas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS