“Vengo a terminar el trabajo de 2007”

Alonso vuelve a McLaren, donde vivió su curso más amargo, con un contrato que recoge una cláusula de escape

Alonso y Button en la presentación de McLaren.
Alonso y Button en la presentación de McLaren. Handout (Getty Images)

Hay detalles aparentemente intrascendentes que por sí solos pueden reflejar la realidad mucho mejor que el discurso más elocuente. Una barba, por ejemplo, como la que Fernando Alonso lució este jueves en el acto que certificó su regreso a McLaren, hubiera sido considerada hace unos años un auténtico desafío hacia Ron Dennis, el patrón de la escudería británica y un tipo absolutamente obsesionado por la imagen que transmite. Sin embargo, las cosas han cambiado mucho de un tiempo a esta parte, tanto para la estructura de Woking como para el piloto español, así que ambos vuelven a reencontrarse por necesidad y compartiendo un mismo interés. A los 33 años, Alonso vuelve a McLaren para culminar el proyecto que se puso en marcha en 2007 y que entonces terminó como el rosario de la aurora, tanto en la vertiente deportiva como en la institucional: el equipo le regaló el título a Ferrari; el asturiano huyó a Renault a final de curso, asqueado por el trato de favor que consideró que se le dispensó a Lewis Hamilton en su debut; y el constructor tuvo que hacer frente a una multa de 72 millones de euros por el famoso Spygate.

“Todos cambiamos mucho en siete años. Yo, cuando tenía 25, veía las cosas de forma distinta. Ahora soy más maduro, he aprendido y como ha dicho Ron, esto también le ha ocurrido a McLaren. Además, Hamilton y Button tampoco tienen nada que ver”, convino Alonso en el acto de presentación, que arrancó a las 11:30 de la mañana y que tuvo lugar en el Technology Center, el futurista cuartel general que la marca posee a las afueras de Londres. Al margen de Dennis, el ovetense coincidió allí con Jenson Button, 34 años, con quien formará la pareja más veterana de la parrilla; con Kevin Magnussen, que ejercerá de probador y reserva; y con Yasuhisa Arai, director general de Honda, que adquiere un papel determinante como suministrador de motores,

Estoy entusiasmado y muy determinado, pero sé que conseguir objetivos puede requerir tiempo" Fernando Alonso

“Visité la fábrica de Honda en Japón y me di cuenta del compromiso que adquiere, tanto ella como el propio equipo. Se ha fichado a gente muy importante como Peter Prodromou [jefe de aerodinámica]. No es que eso te haga tomar la decisión, pero sí es una señal inequívoca de lo que desea McLaren. Por lo demás, hasta ahora conseguí cosas que nunca pensé que lograría. Gané grandes premios y títulos. Pero 2007 no fue del todo bien. Este regreso es para poner las cosas en su sitio y terminar el trabajo de entonces”, remachó Alonso.

Los cerca de 35 millones de euros por temporada que se llevará el bicampeón del mundo de 2005 y 2006, el mayor contrato firmado nunca en la historia del certamen, probablemente le ayuden a cicatrizar las heridas que todavía pueda tener abiertas. El acuerdo se ha estipulado como multianual, se revisará al término de cada ejercicio y contiene una cláusula de escape. Ese es el comodín que se guarda Alonso para poder abandonar el barco en el supuesto de que se le presente una opción más atractiva, especialmente si quien llama a la puerta es Mercedes.

Más información
Fernando Alonso, el amante despechado
Ron Dennis: “Alonso quiere ganar y fichará por aquel que le ofrezca más opciones”
Alonso: “Ferrari pierde un piloto y gana un ‘tifoso”
Un lustro teñido de rojo

Así las cosas, hay varias incógnitas que todavía deben resolverse. Una de las importantes radica en saber qué papel jugará Dennis en todo el tinglado después de que recuperara el timón a principios de 2014 y, más que eso, cómo mezclará con su nueva estrella en caso de que tenga que hacerlo. En este sentido será clave la figura de Éric Boullier, el director, que seguramente hará de puente entre el ejecutivo y el corredor. “Con Ron hemos ido teniendo reuniones a lo largo de los últimos meses y ambos compartimos la misma pasión por las carreras y la ambición por ganar. Algunas veces no nos entendimos, pero desde el momento en que aceptas que eso puede pasar, el compromiso es total”, quiso recalcar Alonso, que en esta nueva etapa se llevará con él a Andrea Stella, quien ha sido su ingeniero de pista en Ferrari, además de a Fabrizio Borra y Edoardo Bendinelli, sus fisioterapeutas. Otro punto a tener en cuenta gira alrededor de los patrocinadores que hay en cartera, aunque seguramente el interrogante más relevante sea el que atañe al rendimiento del propulsor Honda.

Después de seis años de ausencia, el ala dorada ha decidido volver a la F-1 aunque inicialmente sólo como proveedor, y su empeño ha sido definitivo llegado el momento de convencer a Alonso para que abandonara Ferrari tras un lustro de promesas que él considera incumplidas desde el punto de vista técnico. No obstante, habrá que esperar a los ensayos que se llevarán a cabo en Jerez a principios de febrero para poder valorar algo mejor las posibilidades reales de la propuesta. La primera toma de contacto, en Abu Dabi, no fue demasiado halagüeña: cinco vueltas en dos días enteros de entrenamientos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS