Eusebio Unzué: “No corro para ser segundo”

El máximo responsable de Movistar lleva desde 1983 acudiendo al Tour, carrera que ha ganado siete veces desde la dirección

Eusebio Unzue, durante la segunda etapa en Utrecht.
Eusebio Unzue, durante la segunda etapa en Utrecht.jesús rubio (as)

Desde 1983 Eusebio Unzue (Orco yen, Navarra, 1955) acude con un equipo al Tour, que ha ganado siete veces, cinco con Indurain, con Perico y con Pereiro. Este año ha ganado por equipos por primera vez desde 1999 y ha colocado a dos corredores en el podio, lo que le ha evitado las crítica.

Desde 1983 Eusebio Unzue (Orco yen, Navarra, 1955) acude con un equipo al Tour, que ha ganado siete veces, cinco con Indurain, con Perico y con Pereiro. Este año ha ganado por equipos por primera vez desde 1999 y ha colocado a dos corredores en el podio, lo que le ha evitado las crítica.

Pregunta. Usted siempre ha dicho que desde su puesto es difícil ver la poesía, el arte, en el ciclismo…

Más información
El sentimental podio de Valverde
El agridulce despertar de Colombia con Nairo
El ataque imposible y hermoso de Nairo no basta contra Froome

Respuesta. Poesía, poesía… pero cuando he visto la cantidad de mensajes y whatsapps que he recibido, siento un poco de orgullo por lo que hemos contribuido a lo que la gente ha sentido este Tour. Hemos capitalizado muchas de las emociones en la carrera. Este Tour ha despertado mucha emoción por lo competitivo y nuestra capacidad para ilusionar con Nairo y Alejandro…

P. ¿Y no ha recibido críticas por ser demasiado defensivos, por querer amarrar puestos secundarios?

R. Siempre, siempre…

P. El aficionado no está de acuerdo con su lado cerebral, excesivamente analítico…

R. Sí, la gente no está de acuerdo, y yo lo entiendo, pero a veces pienso que es el camino para conseguir el objetivo en algunos momentos, y otras veces es el momento de actuar y de hacer cosas a lo loco poniendo en riesgo todo. No corro para hacer segundo, pero cuando veo que quien me gana ha sido superior estoy felicísimo por haberlo conseguido y por saber defenderlo.

Nairo es el hombre que genera más expectación y cariño en estos momentos

P. ¿Este Tour ha corrido para ser primero?

R. Siempre, siempre. Y hasta el último momento Nairo me ha demostrado que con él no se pueden hacer las cosas de otra manera. Hasta a falta de ocho kilómetros, cuando ha arrancado en Alpe d’Huez, el Tour ha estado tambaleándose, y a Froome, impecable todo el Tour, le han salvado los dos soldados que ha tenido.

P. De hecho, mirando las diferencias producidas solo por circunstancias deportivas, Quintana ha sido mejor que Froome, quien hizo su mayor diferencia cuando las caídas del dique.

R. Lo que pasa es que el ciclismo, como bien decía José Miguel Echávarri, es salud, suerte y forma. Salud y forma hemos tenido, suerte no todos los días.

Lo que necesita Nairo es descansar bien del Tour, antes que pensar en la Vuelta.

P. ¿Sin la etapa de Zelanda habría ganado Quintana el Tour?

R. Si hacemos un reseteo de hoy al primer día, es así, pero es un análisis estúpido. De esa etapa estoy más orgulloso por cómo nos defendimos que quejoso por lo que perdimos.

P. Pero Quintana, desde el primer momento, ya vio que allí perdía el Tour.

R. Es verdad. Y el tiempo le ha dado la razón. Pero yo valoro que ese día fuimos capaces de salir vivos de una situación en la que nos quedamos como nos quedamos a 55 kilómetros de meta. Tuvimos también la suerte de que Nibali también se hubiera cortado. Y al final ahí se salvó el Tour, porque si no llegan a estar disputándolo Alejandro y Nairo, ¿qué Tour nos habría quedado? Pero lo peor fue el minuto de Pirineos. El acumulado se fue a tres minutos que le permitieron a Sky hacer un Tour no cómodo, comodísimo, con solo Nairo y Alejandro a quien vigilar.

P. Y, pese a todo, no perdieron las esperanzas.

R. Siempre respondió Froome a nuestros ataques, pero en Mende ya le vimos que Nairo comenzaba a hacerle sufrir un poco, se ratificó un poco después, pero el espacio solo lo empezó a abrir en La Toussuire. Hemos tenido mucha montaña y no hemos sido capaces de recortarlo. Él se ha defendido muy bien. Ha gestionado con tranquilidad la ventaja y de su pérdida de forma final le ha salvado el equipo, que para eso está. Y para nosotros, con Alejandro y Nairo creciendo cada día, no ha sido suficiente la mucha montaña que ha habido. Alpe d’Huez era solo la última oportunidad, y la hemos afrontado borrachos de entusiasmo, porque Nairo nunca desfallece en la tercera semana. Quisimos atacar desde lejos pero los cambios de viento, que empezó a soplar de cara en la Croix de Fer, nos echó los planes abajo, aunque lo intentamos. Y tampoco esperaba un Sky al nivel que ha estado.

P. ¿Es Nairo una de las razones de la ilusión que antes decía que vuelve a generar el ciclismo?

R. En estos momentos es el hombre que genera más expectación y cariño. Por su juventud, por sus rasgos, por unas características que en el ánimo de la gente le dan una ventaja sentimental. Pero viendo cómo se ha tratado a Froome, a él también le ha tocado vivir la crudeza de cómo el público machaca a veces a sus ídolos, y Froome no se lo merece. Ha sido un digno ganador. Un tipo espectacular en el ciclismo actual.

P. Quintana y Valverde disputarán la Vuelta. ¿Tiene clara la jerarquía en España?

R. ¿Con 35 años, qué le puedo pedir a Alejandro, que ha estado desde enero ganando? Claro que le puedo pedir que me gane la Vuelta, porque su cabeza lo necesita para correr. Solo se activa sabiendo que puede ganar. El día que descubra que no puede, Alejandro lo dejará. A él le gustan los retos, pero no podemos abusar permanentemente. Sería más cómodo compartir liderazgos, porque los dos suman.

P. Nairo tendrá ganas de Vuelta, una carrera de la que se cayó yendo de líder en 2014.

R. Lo que él necesita sobre todo es descansar bien del Tour, antes que pensar en la Vuelta. Hay que liberarle la cabeza de objetivos, pero ya sabe que si le quitas la Vuelta en su calendario no queda nada atractivo, y hay demasiado espacio de aquí a su próximo gran objetivo, el Tour del 16. Al margen del resultado debe hacerla.

P. Pero él solo sabe salir a ganar.

R. Los grandes son grandes por eso, porque aparte de ser mejores son más ambiciosos que los demás.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS