El Dépor atasca a un Valencia sin lustre y Mestalla abronca a Nuno

La afición critica el juego del cuadro de Nuno tras no pasar del empate ante el Dépor

Negredo, Mustafi luchan por un balón con Sanabria.
Negredo, Mustafi luchan por un balón con Sanabria.Kai Försterling (EFE)

El Dépor evidenció que al Valencia le falta juego y sincronía en su fútbol. Con poco, el conjunto coruñés atascó al grupo de Nuno, que recibió la filípica de la grada por lo ofrecido en el terreno de juego por su equipo y por la decisión de retirar a Negredo cuando buscaba la victoria con más pasión que criterio, en el típico empuje final del conjunto che al calor de Mestalla. Seguro en defensa, al Dépor le faltó ambición en los momentos de aturdimiento del Valencia y en los últimos minutos del partido que disputó en superioridad por la expulsión de Barragán. Los gallegos dieron por bueno un empate final en una plaza complicada y ante un rival de empaque que no acaba de encontrarse, aliviado con la clasificación de la Champions, pero lejos de ser un equipo reconocible y con lustre. Los aficionados valencianistas se lo hicieron saber bien a Nuno tras el pitido final

VALENCIA, 1; DEPORTIVO, 1

Valencia: Ryan; Barragán, Mustafi, Vezo, Gayà; Danilo (Parejo, m. 62), Javi Fuego, De Paul; Santi Mina (Feghouli, m. 62), Negredo (Alcácer, m. 76) y Rodrigo. No utilizados: Domenech; Orban, Enzo Pérez, Alcácer y Piatti.

Deportivo: Lux; Laure, Arribas, Sidnei, Fernando Navarro; Mosquera, Borges; Juanfran (Jonathan, m. 72), Fayçal, Luis Alberto (Luisinho, m. 28); y Lucas Pérez. No utilizados: Manu; Juan Domínguez, Lopo, Manu y Cardoso.

Goles: 0-1. M.39. Lucas Pérez. 1-1.M. 45. Negredo.

Árbitro: González González. Expulsó a Barragán por doble amonestación (m.84). Mostró cartulina amarilla a Lux y De Paul.

Unos 45.000 espectadores en Mestalla.

Tres cambios en la alineación con respecto al partido del Mónaco efectúo Nuno. Parejo, Enzo Pérez y Feghouli se quedaron en la suplencia sustituidos por Danilo, De Paul y Santi Mina. Negredo dejó de nuevo en el banquillo a Alcácer. Repitió defensa con Mustafi y Vezo como pareja de centrales. En el palco se encontraba Peter Lim con la última adquisición, Abdennour, el central tunecino fichado al Mónaco por unos 30 millones de euros, la incorporación más importante del Valencia del magnate de Singapur para la presente temporada. Por su parte, Víctor Sánchez no pudo contar en Mestalla con los lesionados Cani y Oriol Riera ni con Fede Cartabia cedido por el Valencia y que le impide por contrato enfrentarse a su club.

“Empieza un sueño” rezaba en una pancarta situado en la grada de animación de Mestalla. La afición valencianista se encuentra encantada con la entrada del equipo en la Champions y desde la grada se lo hace saber. No así con el juego que está desarrollando en el inicio de curso.

El Dépor tuvo la primera ocasión nada más iniciarse el encuentro tras un gran pase al espacio de Lucas Pérez al que acudió Luis Alberto para sortear con un toque a Ryan sin encontrar portería. Ordenado el conjunto gallego, transmitía un aparente control de la situación. El Valencia le faltaba armonía en el juego, vertical y sin pausa al igual en los tres partidos que ha disputado de competición en apenas dos semanas. Al Dépor le bastaba con estar organizado para contener al conjunto de Nuno desconectado entre líneas.

Antes de llegar a la media hora de juego, la afición che comenzó a mostrar desaprobación con lo que acontecía sobre el terreno de juego. El Dépor, que perdió por lesión a Luis Alberto a los 28 minutos, se mostraba conforme con el desarrollo del partido. Apenas era exigido en defensa e inquietaba más de la cuenta en el área de Ryan. El portero australiano volvió a evidenciar en una acción que el juego aéreo no es su principal cualidad.

Cuando asomaba el descanso, en una acción individual de Lucas Pérez el Dépor se adelantaba en el marcador. El atacante coruñés se adentró en el área mientras los centrales che reculaban. Sin nadie que le saliera al paso, Lucas Pérez lanzó un precioso disparo combado que batió a Ryan por su palo derecho. El descontento de Mestalla se generalizó. A balón parado encontró el Valencia el remedio a sus males en el último instante del primer acto. A la salida de un córner, Santi Mina peinó el esférico que fue a parar a Negredo que, sin ninguna marca, acertó a embocar. Un alivio para el Valencia. Un aviso para el Dépor.

Lux sacó una mano prodigiosa en un remate de Danilo en una nueva acción a balón parado al inicio del segundo acto. Reclamó el Valencia que el esférico había traspasado la raya de gol. Empujaba el grupo de Nuno con más raza que raciocinio. Recurrió el técnico portugués a Parejo para intentar aclarar el juego y a Feghouli para agitarlo. Pulcro en el despliegue, al Dépor le faltaba maldad llegado al área de Ryan. A falta de un cuarto de hora, retiró Nuno a Negredo por Alcácer y Mestalla increpó al técnico portugués por su decisión. Para entonces el Valencia ya estaba lanzado hacia la portería de Lux. Sin encontrar premio. Nuno escuchó la primera gran pitada de la exigente afición de Mestalla.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS