Guerra abierta en el baloncesto

El Consejo Superior de Deportes y la ACB se enzarzan por el ascenso del Ourense. Miguel Cardenal presiona para inscribir al conjunto gallego a pesar de las irregularidades en el proceso y Francisco Roca cambia de guion y se resiste a una Liga de 19 equipos

Manifestación de aficionados del Ourense en julio reclamando una plaza en la ACB para su equipo.
Manifestación de aficionados del Ourense en julio reclamando una plaza en la ACB para su equipo.Brais Lorenzo (EFE)

Atendiendo al acuerdo adoptado en la Asamblea General Extraordinaria del pasado lunes, y desoyendo la resolución del Consejo Superior de Deportes (CSD) del 11 de agosto, la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) presentó hace dos días el calendario de la Liga Endesa que comenzará el 10 de octubre sin contar entre su nómina de equipos con el Ourense. Después de una retahíla de reuniones, comunicados, alegaciones, burofaxes, correos, auditorías, querellas y mensajes cruzados, Gipuzkoa y Fuenlabrada, descendidos en la pista, permanecían en la competición, mientras que Burgos y Ourense, ascendidos por méritos deportivos, se quedaban fuera de la Liga por sus problemas económicos. Sin embargo, este tampoco ha sido el capítulo final del novelón. El playoff de los despachos que comenzó hace ya tres meses no ha concluido aún.

El conflicto político-administrativo entre la ACB y el CSD se ha enquistado definitivamente tras un recorrido plagado de defectos de forma, intereses contrapuestos y volantazos burocráticos. Ahora, la organización presidida por Francisco Roca se resiste a asumir una Liga con 19 equipos por imagen y saturación de fechas y la institución dirigida por Miguel Cardenal insiste en forzar la inscripción del Ourense por el compromiso adquirido con el equipo gallego. El crédito de Abanca para lograr el pago del canon y la extensión de la cesión de los derechos de explotación del pabellón Paco Paz de 20 a 50 años para dar viabilidad a la auditoría redecoró la contabilidad del club.

Miguel Cardenal recibe a la directiva del CB Ourense el pasado 15 de julio en la sede del CSD / BENITO ORDÓÑEZ (La Voz de Galicia)
Miguel Cardenal recibe a la directiva del CB Ourense el pasado 15 de julio en la sede del CSD / BENITO ORDÓÑEZ (La Voz de Galicia)

Cardenal: “La ley es la ley y se va a cumplir”

“No podemos consentir que se cierre la Liga”, apunta Cardenal. “Nuestra función es salvaguardar el cumplimiento de la ley.La última resolución de la ACB es extraordinariamente sorprendente. Quien se somete a un procedimiento lo que no puede hacer es decir ‘si este procedimiento me resulta favorable lo acato y si no me gusta pues digo que no me vale’. Se puede ir a los tribunales pero primero hay que acatar la resolución. Aunque no nos gusten, las leyes hay que cumplirlas. No vamos a ser condescendientes con esto como no lo podemos ser con el tema de los pasaportes falsificados y las nacionalizaciones irregulares. Lo pueden llevar donde lo quieran llevar, pero la ley es la ley y se va a cumplir. Habrá noticias pronto”, cierra contundente el presidente del CSD.

“No teníamos más opción que hacerlo así, los estatutos establecen que no se puede subir a la ACB en causa de disolución”, explicó Roca en su valoración tras la asamblea del lunes, en la que anunció un recurso contra el CSD en la Audiencia Nacional. “No hay razones para que ningún juez pueda paralizar la competición. Nos parece que es una injerencia en la capacidad autoorganizativa de la ACB y vamos a intentar que un tribunal nos dé la razón al respecto”, concluye Roca.

La cronología de los hechos tiene su primera muesca el 14 de junio, fecha límite para que los equipos ascendidos formalizaran su inscripción con la presentación del canon y la auditoría indispensables para entrar en la ACB. Entonces, la Liga, interesada en agilizar el anquilosado proceso de ascensos y descensos para superar el descrédito de la competición, apostó por flexibilizar sus estatutos para esperar al Ourense.

Estatutos de la ACB con las condiciones del informe de auditoria para acceder a la inscripción en la competición
Estatutos de la ACB con las condiciones del informe de auditoria para acceder a la inscripción en la competición

Lote de irregularidades

La auditoria del Ourense a 30 de junio con patrimonio neto de -714.200 euros y con la confirmación de la no presentación de la documentación económica ante el CSD.
La auditoria del Ourense a 30 de junio con patrimonio neto de -714.200 euros y con la confirmación de la no presentación de la documentación económica ante el CSD.

La auditoría del club gallego reflejaba un patrimonio neto negativo de 714.200 euros y el incumplimiento de la obligación de toda sociedad anónima deportiva de rendir cuentas semestrales y anuales al propio CSD (R.D. 1.251/1999), infracción repetida al menos en los últimos cinco ejercicios (situación castigada con multas de entre 150.000 y 450.000 euros), circunstancias que situaban al club en causa de disolución y que son totalmente incompatibles con el apartado 8. c1 y c4 de los estatutos de la ACB. A pesar de ello, Roca concedió una moratoria que se estiró hasta el 30 de junio. “Les falta presentar la auditoría, porque la presentaron ya pero tenían unas cositas que corregir”, reconocía de forma difusa el propio Roca en una entrevista en Radio Marca el 19 de junio.

Para entonces, la Asamblea de Clubes del 3 de julio ya había tomado la “resolución definitiva” de no inscribir a Burgos y Ourense. El Fuenlabrada, presidido por el diputado socialista José Quintana se había querellado contra Roca como principal perjudicado por la ampliación “ilegal” del plazo al Ourense; y Miguel Cardenal se había comprometido con José Manuel Baltar, hijo del histórico político del PP, Xosé Luis Baltar, antiguo gestor del club gallego, a velar por los intereses del club orensano. El CSD, que se declaró “incompetente” ante la demanda del Burgos, atendió con “tramitación de urgencia” el procedimiento del Ourense.

Ante el advenimiento de una Liga impar de 19 equipos, la ACB pidió al CSD que “en caso de aceptar las tesis del Ourense” optara también por “desinscribir” al Fuenlabrada. Sin embargo, en la resolución del 11 de agosto Cardenal se limitó a estimar el recurso orensano instando a Roca a inscribir al club en la competición. A pesar de intercambiar, según Gavilanes, “más de 15 correos” con el Ourense “entre el 11 y el 26 de agosto” para requerirle los 5.000 euros de la regularización del IPC del canon, para formalizar su inscripción telemática en la competición e incluso para acondicionar las condiciones de la pista para afrontar en la Liga Endesa, la ACB resolvió dejar fuera a los gallegos. A tres días del comienzo del Eurobasket, en mitad de un mar de burocracia e intereses, en el baloncesto español no se habla de las estrellas de este deporte sino de otro viaje al despropósito. Sigue la partida. Cardenal moverá ficha en breve.

Gavilanes, presidente del Ourense: “Lo que nos cuenta la ACB no nos vale”

“Lo que nos cuenta la ACB no nos vale. Por eso hemos solicitado el amparo del Consejo Superior de Deportes (CSD)con el fin de que proceda a la ejecución forzosa de su propia resolución del 11 de agosto para que ordene a la Liga nuestra inscripción definitiva o, en caso contrario, que acuerde la paralización de la competición”, resume el presidente del Ourense, Antonio Gavilanes.

Desde el club gallego se tiene la certeza de haber resuelto su situación patrimonial antes del 30 de junio gracias al acuerdo con la Diputación orensana para ampliar el contrato de explotación del pabellón de 20 a 50 años. “Si no estamos en la ACB todavía no es por no presentar las actas económicas sino porque el auditor de la ACB se niega a aplicar como valor contable el acuerdo por el pabellón que supone 1,2 millones de euros que evitan la causa de disolución. El CSD, en cambio, dice que sí es aplicable”, explica el dirigente, que niega que tenga el compromiso del CSD de garantizar su presencia en la competición a pesar de las declaraciones en medios locales del abogado del club, Miguel Juane, en las que a la pregunta de si el Ourense jugará en la ACB la próxima temporada respondía con un “por supuesto, y lo digo con total rotundidad”. El tuit del 20 de agosto de la diputada del PP por Ourense Ana Vázquez Blanco confirmó las afinidades del club gallego con el presidente del CSD, Miguel Cardenal.

“Si no existe el incentivo del ascenso lo lógico es que la ACB se declarase abiertamente una Liga cerrada”, cierra Gavilanes.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS